Sábado, 27 de mayo de 2017

MENU

A golpes se aprende… ahora también los drones

Estamos llegando a un punto donde varios dispositivos se están apoyando en el uso de inteligencia artificial para crear sistemas de conducción autónoma. Ahora llega el turno de los drones quienes están aprendiendo a volar y librar obstáculos mediante el método de prueba/error, método bastante popular en los seres humanos.

Ingenieros en robótica de la Universidad Carnegie Mellon están presentando los resultados de un curioso experimento de enseñanza para el vuelo de drones, el cual se basa en dejar al drone en una habitación para que el mismo, por medio de impactos, sepa delimitar la zona para evitar colisiones y aprenda a identificar otros objetos. Todo sin la ayuda de los seres humanos.

 

IA-CMU-Drones

Aprendiendo de los errores

En total se obtuvieron 11.500 impactos dentro de 20 escenarios interiores durante 40 horas de pruebas, lo que hizo que al final se lograra hacer un mapa interno de la zona donde el drone logró volar de forma autónoma de principio a fin. Pero no sólo se trataba de que el drone reconociera los objetos fijos como paredes, sino que también reconociera personas y objetos en movimiento con el fin de evitarlos para no chocar.

El objetivo de este experimento es mejorar la navegación autónoma con drones, lo cual podría ayudar en zonas donde se desconoce el camino o las condiciones del lugar, donde el mismo drone podría ser capaz de trazar una ruta para tareas de rescate o que muestre cómo salir de ahí.

 

 

 

Cada uno de los drones usados en las pruebas fueron programados para volar a baja velocidad con el objetivo de chocar sin dañarse, después de este impacto el drone regresaba al punto de partida y se dirigía en una nueva dirección, así hasta cubrir todas las rutas posibles. Todos estos datos se almacenaban para nutrir una red neuronal, que posteriormente serviría para programar otros drones para hacer el recorrido a gran velocidad evitando todos los obstáculos, incluso aquellos en movimiento, como personas.

El drone también cuenta con una cámara que le ayuda grabar el recorrido e identificar objetos, pero aún le cuesta trabajo reconocer puertas de cristal y espejos. Aún con esto los resultados fueron destacables. Los responsables del proyecto creen que en un futuro se podría desplegar una flotilla de drones que ayuden a mapear zonas con el objetivo de mejorar el desempeño de otros vehículos autónomos.

El informe en PDF de “Aprendiendo a volar a los golpes” de Dhiraj Gandhi, Lerrel Pinto, y Abhinav Gupta, del Instituto de Robótica de la Universidad Carnegie Mellon, se puede leer en su totalidad en el siguiente enlace:

Fuentes: Xataka | IEEE Spectrum

Romana Ferrer

Autor: Romana Ferrer

Creativa gráfica / Desarrolladora Web / Escribiendo desde la burbuja