Jueves, 7 de abril de 2016

MENU

Agua que has de beber 2

En julio del año pasado tratamos el tema del agua en El Telescopio (1) Entonces, el énfasis estaba en los efectos de la contaminación de nuestras aguas superficiales sobre el suministro de agua potable.

Ahora trataremos de ver la raíz del problema, centrando el tema en los excesos de fósforo y nitrógeno que sirven de disparador a episodios de “floración de algas”, principalmente cianobacterias, como las que incluso los montevideanos vemos y soportamos en las aguas del Río de la Plata.

El tema del fósforo ha cobrado notoriedad ante la noticia de que se podrían “flexibilizar” los valores aceptados en nuestra legislación (2) que son de 25 partes por millón(ppm) o sea 0.025mg de fósforo por litro de agua.

De acuerdo con una nota de prensa sobre el tema (3), la razón sería lograr que la regulación de los niveles de fósforo en ríos y arroyos “se ‘adapten’ al ecosistema local”. De acuerdo con el Subsecretario del MVOTMA, el Arq. Jorge Rucks ello sería porque: “los recursos hídricos tienen un nivel de fósforo más alto de lo normal”.

La nota de El Telescopio de 2015 decía que no eran de recibo las declaraciones del Senador Mujica en el sentido de que el exceso de fósforo sería un: “problema inevitable del avance productivo y de la necesidad de masificar las fertilizaciones”(4). Se marcaba entonces que caracterizar como  “inevitable” la contaminación, implica aceptar malas prácticas en el manejo de los recursos naturales.

La propuesta ahora de modificar el valor máximo permitido tedría por objeto “legalizar” los valores mas altos de algunos contaminantes, en este caso el fósforo, con lo que se terminaría justificando la destrucción de los ecosistemas fluviales y lacustres que produce el incremento de ese elemento en las aguas.

Eutrofización

El término eutrófico es un vocablo que proviene del griego y significa “bien nutrido”. De allí, la eutrofización es el proceso de incrementar los nutrientes disponibles. Esto se reconoce en muchos trabajos científicos como uno de los mayores problemas que enfrentan  los cursos de agua superficiales e incluso las aguas oceánicas costeras (5).

El fósforo está entre los principales nutrientes que se consideran al analizar las aguas y su concentración sirve incluso como marcador del nivel eutrófico. Así la OCDE clasifica las aguas como:

 

graifco_agua1

 

Como ya se dijo, el límite actual establecido en el Decreto 253/79 es de 25ppm, por lo que no serían aceptables en las aguas superficiales del Uruguay los niveles eutrófico e hipertrófico.

La experiencia cada vez mas frecuente de las “floraciones algales” e incluso las mediciones efectuadas por ejemplo por la DINAMA (6) (7) verifican que los valores reales son superiores al máximo permitido en el caso del Río Negro (6) y también en el 83% de los casos de las mediciones de la cuenca del río Santa Lucia. Para este último río, se ha registrado un aumento de los valores superiores al máximo permitido en los últimos años, lo que es también evidenciado por los análisis realizados en el río Cuareim (6).

Otro resultado de las mediciones es que las concentraciones de fósforo tienden a aumentar a lo largo del recorrido del río siendo mayores entonces medida que nos acercamos a la desembocadura de los cursos de agua.

De acuerdo con la información de la DINAMA (6) un nuevo estándar para el fósforo de 70 ppm habría sido propuesto e incluso es utilizado como referencia en los informes; si bien el informe del GESTA-AGUA fechado en 2008 y repetidamente mencionado en trabajos sobre el tema, propone dos niveles atendiendo que se trate de aguas corrientes (lóticas) o quietas (lénticas) que serían de 100 y 30 ppm respectivamente; en ambos casos superiores al valor actual del decreto 253/79 (8)

La adopción de esos nuevos valores terminaría aceptando como normales o legalmente aceptables concentraciones de fósforo consideradas eutróficas para cursos de agua de regiones templadas.

Fósforo en el agua.

La importancia de las concentraciones de fósforo en el agua está dada porque se le considera el nutriente limitante del crecimiento de los organismos base de la cadena trófica, como son las algas. El fósforo llega a los cursos de  agua en forma inorgánica como resultado de la escorrentía de las cuencas y la erosión de los suelos. Las formas orgánicas llegan por la actividad biológica de los productores primarios (vegetales) y los animales.

Esa concentración “natural” se puede ver incrementada por aportes puntuales o difusos generados por las actividades humanas como son los vertidos domésticos, los industriales o los de la actividad agropecuaria intensiva en forma de agroquímicos y desechos orgánicos.

Fósforo en el suelo.

Naturalmente se reconoce que nuestros suelos son pobres en este mineral y su agregado mediante aplicación de fertilizantes ha sido práctica común en especial atendiendo las necesidades de leguminosas y horticultura como se reseña en el libro “Manejo y Fertilidad de Suelos” editado por el INIA (9).

El fósforo en nuestros suelos se encuentra mayormente en formas insolubles que no pueden ser fácilmente asimiladas por los seres vivos y la porción disponible para los procesos biológicos es generalmente muy inferior al total en el suelo.

El Ing.Agr. José Zamalvide de la cátedra de fertilidad de suelos de la Facultad de Agronomía de la UDELAR cuantifica esas concentraciones en 0.05ppm para el fósforo en solución (9), aquel que es accesible para los procesos biológicos y valores totales de apenas 100ppm para el fósforo total.

Así el agregado de fósforo mediante la fertilización es necesario, en especial si atendemos que al cosechar los vegetales o retirar los animales se está retirando también fósforo que ha sido asimilado por estos en los procesos de crecimiento y maduración.

El problema está en hacer el agregado del fósforo en forma racional y eficiente para reducir los costos, tanto en operaciones como insumos, y paralelamente reducir el pasaje de este nutriente a los cursos de agua donde su incremento no genera efectos positivos.

La conservación de los suelos, más allá de la pobreza en fósforo reseñada, es básica entonces ya que de acuerdo con el Ing. Agr. Carlos Beloqui de la Cátedra de Suelos de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UDE, es indispensable, para controlar los vertidos de fósforo controlar los procesos erosivos.

Control del fósforo

Las autoridades nacionales parecen confiadas en que medidas de control y mejoras de gestión pueden llegara reducir hasta en un 60% los vertidos de fósforo y otros nutrientes en los cursos de agua (10).

Queda entonces el interrogante de si se deben cambiar los valores máximos permitidos en la legislación atendiendo a la situación actual de incremento de la disponibilidad de fósforo en las aguas superficiales.

Seguramente la respuesta está en un análisis de las condiciones naturales de cada cuenca, buscando la generación de una línea de base que haga abstracción de las actividades humanas agregadas.

Establecida esa línea, se deberían implementar las medidas  de control y manejo necesarias para evitar o al menos minimizar las alteraciones que se puedan generar en las concentraciones de nutrientes,  atendiendo a los múltiples usos que hacemos del agua y su necesaria sustentabilidad.

Establecer nuevamente un valor único para la concentración de fósforo, como en el decreto 253/79 (2), especialmente si solo se busca flexibilizar la norma, no sería lo mas adecuado.

 


 

  1. http://eltelescopio.com.uy/agua-que-has-de-beber/
  2. http://www.mvotma.gub.uy/ciudadania/item/10003601-decreto-253-079.html
  3. http://www.elpais.com.uy/informacion/analizan-flexibilizar-estandares-fosforo-rios.html
  4. http://mpp.org.uy/2011-12-07-22-57-14/todas-las-noticias/1687-mujica-no-debemos-caer-en-una-mentalidad-conservadora
  5. http://globalpnetwork.net/sites/default/files/Smith_and_Schindler_2009_Eutrophication_science_where_do_we_go_from_here.pdf?cachebust64473593821=80085883608
  6. http://mvotma.gub.uy/calidad-del-agua.html
  7. http://mvotma.gub.uy/images/santa_lucia/Evoluci%C3%B3n%20de%20la%20calidad%20en%20la%20cuenca%20del%20Santa%20Luc%C3%ADa%20-%2010%20a%C3%B1os%20de%20informaci%C3%B3n%20OK.pdf
  8. http://www.ciu.com.uy/innovaportal/file/30555/1/Dec.%20253_79_modificaciones%202008.pdf
  9. inia.uy/Publicaciones/Documentos%20compartidos/111219240807135249.pdf
  10. www.elpais.com.uy/informacion/nueve-empresas-omisas-santa-lucia.html

 

Raúl Viñas

Autor: Raúl Viñas

Magister en Ciencias Meteorológicas, docente en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de la Empresa y la Escuela de Meteorología del Uruguay. Vocero de grupo ambientalista Uruguay Libre de Megaminería.