Domingo, 21 de febrero de 2016

MENU

Ancap en fascículos (1)

FASCICULO No. 1

 

Estimado Lector;

Aquí estoy de vuelta escribiéndole.

No lo hice los últimos dos domingos.

Le pido disculpas por no hacerlo pero le estaba escribiendo a otro, al Senado, sobre Ancap.

Y andaba corto de tiempo, le confieso. El amigo @dannyvile resumió en estas página lo que estaba pasando. Como buen abogado sabe lo que es que se te venga encima un plazo procesal.

Finalmente el Lunes pasado presenté el informe y el Miércoles lo discutimos en la Cámara junto con el de otros colegas y aquí estoy de vuelta, escribiendo.

Escribir es vengarse por haber leído tanto afirmaba Jorge Luis Borges.

Así que un poco en venganza por haber leído tanto documento y testimonio en este enero es que le vuelvo a escribir sobre Ancap.

Los informes que presentamos son extensos, por momentos muy técnicos y densos.

De ahí que se hace difícil leer todo los informes completos (salvo los Senadores, la gente de Ancap, los periodistas y algunos otros interesados que tenemos que leerlos si o si).

Por lo que me pareció que, quizás, sea interesante contarle durante algunos domingos el mío, en entregas semanales.

Recuerdo que cuando era niño recibía la revista Billiken. Traía fascículos coleccionables sobre diversos temas. Lo mismo hacen todavía algunos diarios. Creo que alguno está hoy sacando uno sobre los clásicos del fútbol.

Bueno, le propongo para este y los domingos por venir una serie de fascículos sobre Ancap.

Aquí va el primero.

 

FASCICULO No.1:  Las Causas del Desastre

Con seguridad usted escucho o leyó de todo sobre los motivos del desastre económico financiero de Ancap.

A cada rato surgían explicaciones y acusaciones.

Un día el Vice presidente Raúl Sendic dijo que fue culpa del Ministerio de Economía de Astori y Lorenzo.

Luego Astori y Lorenzo dijeron que todo fue culpa de la Ancap de Sendic y Coya.

En el medio aparecieron otras figuras. Mújica, defendió a Sendic y atacó a Astori, y Valenti, defendió a Astori y atacó a Mújica y Sendic.

Eso lo vivimos durante varios meses.

Lo increíble fue el final de esta telenovela el miércoles pasado en el Senado.

En el informe que presentaron dijeron que en realidad Ancap hizo las cosas bien y que todo era un operativo comunicacional “de los medios y la derecha“.

Ya no de Sendic ni de Astori, sino de los medios de comunicación y la derecha.

Les faltó decir que también era culpa del Fondo Monetario, del Banco Mundial, el Imperialismo Yanqui, la Oligarquía, el Poder Judicial y alguna otra cosa.

Pero esta vez estuvieron medidos.

Solo acusaron a la derecha y los medios de comunicación.

También hicieron autocrítica, lo que parecía bueno.

Es decir, nos contaron a todos, en qué se habían equivocado.

Si, aunque no lo crea realizaron una autocrítica muy dura: afirmaron que cometieron el error de no construir un relato sobre el tema y por ende dejaron el campo libre “a la derecha y los medios de comunicación“.

Fue una autocrítica un poco complaciente para quienes cometieron la macana que cometieron. Macana que merece ser analizada punto a punto.

Primer punto: esto no es una cuestión de la derecha, la prensa, o de la construcción de un relato.

Se trata de analizar hechos, testimonios y documentos para saber como fue posible llegar a que una de las principales empresas del país esté al borde de la quiebra.

Por lo que lo primero que hay que hacer es reconocer que lo que se hizo fue un desastre. Porque ahora lo niegan, si aunque sea increíble ¡lo niegan!

Van algunos datos que surgen de la información oficial.

Ancap debía en el 2004, aproximadamente 300 millones de dólares.

Eso subió en el 2015 a 2.300 millones de dólares de deuda. Si, 2.000 millones de dólares más de deuda, pero el problema es la construcción del relato.

Ancap tenía en el 2011, un patrimonio de 1.100 millones de dólares.

En el 2014 ese patrimonio era de 400 millones de dólares y en el 2015 de acuerdo con nuestros cálculos de 200 millones de dólares.

Es decir bajó el patrimonio en 900 millones de dólares pero es culpa de los medios de comunicación que lo informaron.

Ancap perdió en el 2015 más de 200 millones de dólares. En el 2014 perdió 330 millones y en el 2013, 170 millones.

Perdieron 700 millones de dólares en tres años pero es culpa de la oposición que lo denunció.

Hace unas semanas se aprobó una ley por la que todos los uruguayos pusimos 650 millones de dólares en Ancap.

Podría seguir pero creo que esto ya es elocuente prueba de que la cosa no está ni estuvo bien.

¿Qué pasó?¿De quién es la culpa?

Veamos las explicaciones que nos dieron.

Un día Sendic y Otheguy afirmaron que las pérdidas se debían a que Ancap subvencionaba el boleto de omnibus capitalino.

Astori y hasta el propio Coya de Ancap los desmintieron. Les aclararon que Ancap es agente de retención de un impuesto y no el que lo paga. Es decir retiene un dinero que no es de Ancap sino que paga el que consume gasoil.

Todos terminaron aceptando que esta no era causa del desastre.

Otro día, desde el Ministerio de Economía dijeron que el desastre se debía a que Ancap había aumentado la masa salarial, en términos reales, en un 56%. Más que cualquier organismo público, es decir más que los maestros y los policías. Sin el permiso del Ministerio de Economía.

Desde Ancap, Sendic y cia dijeron que eso era cierto pero la culpa era del Ministerio que no los había dejado ponerlo en la tarifa de la nafta. Esto es, no los dejaron cobrarlo al pobre ciudadano que carga combustible en su moto, auto, tractor o bus.

Desde el MInisterio de Economía le dijeron que para incluirlo lo tendrían que haber reclamado, lo que no hicieron. Y, si lo hubieran hecho, le habríamos dicho que no, aclararon por las dudas.

Es que lógicamente, afirman que no se puede pasar una ineficiencia de esas a doña María y don José, o como decía Tomás Linn a los nabos de siempre.

Aquí encontramos una causa.

Si bien los sueldos en Ancap son de los mas altos del Estado, sus autoridades igualmente aumentaron la masa salarial (la cantidad de empleados, los salarios, las horas extras).

Como Ancap obtiene dinero de vender combustible y no lo incluyeron en la tarifa, aquí esta una primer causa de pérdidas: subieron los costos internos y perdieron dinero.

Pero hay más.

El Directorio de Ancap, el Ministro Astori y más de un gerente aseguraron que otra causa del desastre fue que existieron problemas de gestión.

Una gran verdad. Hubo problemas de gestión.

Le preguntamos al Presidente de Ancap cuáles eran estos problemas. Queríamos conocerlos para ver si podíamos ayudar a solucionarlos.

No nos pudo contestar. Evidentemente el también era parte del problema porque si afirma que hay un problema de gestión pero no dice cuál es, es parte de él.

Van dos causas identificadas: el aumento de los costos internos (masa salarial y distribución) y gestión. Hay más.

Mújica y varios senadores el otro día dijeron que la causa del desastre fueron las enormes inversiones que se hicieron en Ancap.

La cátedra económica les dijo, palabras más, palabras menos, que eso era una burrada.

El Ec. Lorenzo, el ex gerente Piñeyro y varios explicaron que una inversión por sí sola no explica una pérdida.

El asunto es sencillo: si uno invierte en comprarse un auto en 20 mil pesos no pierde dinero. De su patrimonio salieron los 20 mil pesos pero entró un auto que vale 20 mil pesos.

¿Se entiende?

Con Ancap pasa lo mismo. Si se invierte en una planta desulfurizadora 200 millones de dólares, salen los 200 millones, pero entra una planta que vale 200 millones. Entonces ni se pierde ni se gana.

El problema se plantea cuando el auto o la planta que vale 20 cuesta 40 o que mantenerlo o pagarlo es 40.

Eso es lo que pasó en Ancap.

Pensaba construir una planta que costaba 90, después 150 y terminó pagando 420 millones.

Esa planta era rentable para pagar los 90 o 150, pero no para 420 millones.

Eso pasó en la desulfurizadora, en las plantas de cemento, en las de cal y en casi todo lo que encaró Ancap.

Mújica no construyó la frase adecuadamente. No fueron la inversiones las que tuvieron la culpa. Fueron: las “malas“ inversiones hechas por Ancap y “los errores de estimación de las mismas“.

Van tres buenas causas ya y un descarte. Hay más.

Al principio de la investigadora apareció el viejo y gastado recurso de echarle la culpa a otro.

Buscaron en el baúl de los recuerdos y encontraron un argumento: la culpa la tuvieron las decisiones anteriores al 2005 o sea los gobiernos de los partidos tradicionales.

Trataron de volver a ello tibiamente porque, en el fondo, ya ni ellos creen eso.

Por eso fue que vinieron por lana y salieron trasquilados.

En la Comisión se probó que Ancap en el conjunto de las decisiones tomadas antes del 2005 ganó. Ganó y sigue ganando mucho dinero con Ducsa, Gasur, Carboclor y varias más.

Otros vendrán que bueno te harán dice el viejo dicho y aquí aplicó perfectamente.

Otro descarte.

Entonces surgió una nueva explicación: el endeudamiento.

Varios trataron de echarle la culpa al enorme endeudamiento que tiene Ancap.

Tienen razón. Si uno debe mucha plata tiene que pagar muchos intereses porque nadie presta sin cobrar. Otra causa identificada (y reconocimiento de que quienes desde el 2005 aumentaron las deudas de Ancap en 2000 mil millones se equivocaron).

Junto con eso apareció le echaron la culpa al dólar.

Como Ancap debía muchos dólares, nos dijeron, cuando el dólar subió Ancap perdió plata.

Sensato y lógico razonamiento.

Salvo que la premisa menor es equivocada o incompleta.

Porque en los últimos diez años el dólar bajó en seis y sólo subió fuertemente en el último. Quiere decir que el dólar le jugó más a favor que en contra en el período y Ancap pese a ello perdió en casi todos los años.

Esta fue una picardía que enseguida quedó expuesta: hay que contar los años en que el dólar jugó en contra y los que jugó a favor.

Fueron mas a favor por lo que esta es una mala explicación.

Hay otros factores que influyeron en la debacle.

Como el despilfarro en el manejo de algunos gastos.

Por ejemplo, el de la publicidad, el de la contratación de consultores o el de las fiestas. Algunos dicen que esos gastos, en un déficit de 300 millones, son poca cosa. Afirman que la publicidad fue de 10,7 millones de dólares en el 2014 cuando se perdieron 330 millones, lo que no influye tanto.

No es así.

Ese gasto desmedido prueba la forma en que procedían quienes manejaban a Ancap y como pensaban sobre los dineros públicos.

Hay más explicaciones pero no lo quiero aburrir amigo lector.

Creo que estas son las más importantes y se las resumo.

Descartadas la subvención al boleto y las decisiones anteriores al 2005, nos quedan como causas reconocidas: 1) el aumento de los costos internos (masa salarial y distribución), 2) las malas inversiones, 3) los problemas de gestión, y 4) el gasto electorero en publicidad y fiestas.

Estas nos acercan bastante a lo que pasó.

Queda una causa más, para mi la más importante.

Es la orientación de los que estaban al frente de Ancap.

Ellos sostienen que las empresas públicas pueden tener balances negativos, pueden generar pérdidas y hasta se puede tener déficit y ser eficiente.

Les falto decir y además cobrar el combustible más caro de la región.

Ese desarrollismo mágico por el que se puede perder dinero in eternum, para siempre.

Ese desarrollismo que explica el aumento de los los costos internos, los gastos en publicidad, endeudarse en 2000 millones, tener problemas de gestión e invertir mal.

Es lo que perseguían: tener déficit y pérdidas.

Lo lograron.

Hasta el domingo que viene.

 

 

Próximo Fascículo No. 2: Gastos en Publicidad. Contratación de Agencia. Contratación de Medios. Un caso emblemático La Radio de Quebracho.

Pedro Bordaberry

Autor: Pedro Bordaberry

Abogado, Senador, 57 años.

  • Waldemar López Perdomo

    Muy bueno el 1º Capítulo, esperamos que tambien lo sean los próximos.
    Sobre este tema hay que hablar en forma permanente hasta los próximos comicios. No se olvide que la memoria es debil. Sin sacarle importancia a este asunto pues la tiene y mucha. El verdadero tema sobre el que hay que machacar hasta que se rompa el mito, se refiere a la respuesta sobre: 1º Que fue y que es hoy el FA. 2º Que fue y que es hoy el Partido Socialista. 3º Que fue y que es hoy el Partido Comunista. 4º Que fue historicamente el anarquismo en el Uruguay. Y finalmente que fue en nuestra historia y que es hoy el Partido Colorado. Un abrazo. Arqto. López Perdomo.

  • Fernando Sapriza

    Muy bueno. Seria interesante calcular además cuanto se “queda” ANCAP actualmente con la baja del crudo, que es un sobreprecio a pagar extra. 300 millones/año? porque a no olvidar que el barril esta a menos de la mitad que la paramétrica. Ese dinero también se puede contar como “pasivo” de estas bestias.