Domingo, 28 de febrero de 2016

MENU

Ancap en fascículos (2)

Fascículo No. 2: los gastos en publicidad. La contratación de agencia. La contratación de medios. Un caso emblemático: la radio de quebracho.

 

Estimado Lector:

Como le prometí la semana pasada le presento este segundo fascículo sobre lo que sucedió en Ancap.

Esta segunda entrega esta destinada a uno de los capítulos mas sonados del trabajo de la Comisión Investigadora: el de la contratación de la Agencia de Publicidad y de avisos y trabajos a través de ella.

Cuando se analizaron los estados contables de Ancap llamó la atención el enorme aumento que tuvieron los gastos en publicidad.

Daniel Martínez, el hoy Intendente de Montevideo, al declarar ante la Comisión dijo que él, cuando fue Presidente, puso orden en la publicidad de Ancap.

Con no disimulado orgullo contó que en los 3 años en que estuvo en Ancap redujo el gasto. En el 2005 lo llevó a 0, en el 2006 fue de 400 mil dólares y en el 2007 de nuevo 0. Justificó el gasto del 2006 en que se cumplían 75 años del ente.

Ese gasto que Martínez dijo que llevó a 0 en el 2005 fue de casi 11 millones de dólares en el 2013 y otro tanto en el 2014.

Resultó obvio que en la Comisión Investigadora posáramos la atención en esto.

Fue así que conocimos una serie de hechos y actos que no adjetivo para que el lector se forme su propia impresión.

Todo empezó en el año 2007. Mientras Martínez en la Presidencia de Ancap llevaba el presupuesto de publicidad a 0 en Alur S.A. su director general, Leonardo de León, recorría el camino inverso.

Alur es una sociedad que pertenece en más de un 95% a Ancap.

En 2007 De León resolvió contratar una Agencia de Publicidad para Alur por lo que invitó a 2 empresas a que le cotizaran. Recibidas sus propuestas, en lugar de optar por una sola de ellas, contrató a las 2.

En la Comisión le preguntamos cuáles fueron los motivos por los que sólo invitó a 2 agencias. Contestó que invitó a 2 como podía haber “invitado a 4 o 5“. Es decir, no respondió.

Junto con ello Alur decidió gastar 400 mil dólares en publicidad en una campaña ese año.

Nótese que mientras Martinez en la presidencia de Ancap bajaba el presupuesto en publicidad a 0 en Alur se aumentaba de 0 a 400 mil dólares.

El Director Creativo de una de las 2 agencias que contrató era un viejo conocido de De León, según reconocieron.

Al poco tiempo este conocido creó una nueva agencia. Ante ello, Alur abandona a la antigua agencia y contrata a la nueva. En esta su conocido ya no era director creativo sino socio y propietario.

En el año 2011 es Ancap quien resuelve contratar una Agencia de Publicidad. Para eso hace una Licitación Pública. Se presentan 9 agencias al llamado. Entre las que se presentaron estaba la agencia que trabajaba con Alur (la del conocido de De León).

En esta licitación se planteó un problema.

Se pedían antecedentes de trabajos y la que era la agencia de Alur presentó como antecedentes trabajos realizados 26 meses antes. El problema era que la agencia había sido creada 23 meses antes (o sea había presentado antecedentes que no eran de ella).

Desde el Tribunal de Cuentas se hizo notar esto y se sugirió rechazar la oferta.

Ancap no hizo caso a esa observación y adjudicó la licitación de todas formas a la agencia cuestionada.

Hubo más cosas irregulares.

En el contrato que se firmó entre Ancap y la Agencia que era agencia de Alur y ahora además de Ancap, se estableció cuanto se pagaría por el trabajo.

Ancap abonaría una retribución fija más lo que se llama “comisión de medios“. Esa comisión de medios quedaba fijada en el 1,5% de lo que Ancap gastara en pautar en medios de comunicación (diarios, canales de televisión, radios, internet, etcétera).

También se pactó algo que no es habitual: que el medio le facturaría a la Agencia por sus servicios y que esta le facturaría ello a Ancap.

Es decir que, si Ancap decidía poner un aviso en una radio, no contrataba directamente a la radio sino que le ordenaba a la agencia que lo hiciera. La agencia contrataba a la radio, le pagaba y Ancap le pagaba a la agencia.

El ex presidente de la Asociación de Agencias de Publicidad afirmó que eso no es lo habitual cuando se trabaja con el Estado.

Cuando vino a declarar el dueño de la Agencia le preguntamos si él, además de la retribución fija, y del monto pactado como comisión de medios, cobraba por fuera alguna suma más.

Se negó a responder. Le reiteramos, varios senadores, la pregunta y se negó una y otra vez a contestar.

El Senador Mieres le puso delante copias de unas facturas de las que surgía que la Agencia cobró  un 17% por contratar para Ancap un estudio de mercado.

No lo negó ni admitió. Se negó a contestar.

Por ello solicitamos que se libraran oficios preguntando a medios si la Agencia cobraba además del 1,5% pactado en el contrato como comisión de medios, algo más.

Muchos medios no contestaron. Otros se negaron a dar la información al Parlamento. Pero una radio de la capital informó que la Agencia le cobraba el 20% de la publicidad que les mandaba.

Le preguntamos al ex Presidente de Ancap, Raúl Sendic, si tenía conocimiento de esto y nos contestó que no lo tenía. Lo consultamos acerca de si esto estaba bien y nos dijo que ello “no era correcto“.

Al propietario de esa agencia que ganó la cuestionada licitación de Ancap, que trabajaba para Alur sin licitación y que cobraba esa comisión no pactada en el contrato, lo consultamos acerca de su relación con el entonces director general de Alur, Leonardo De León.

Respondió que lo conocía pero no recordaba desde hace cuanto ni de dónde. Preguntado si la Agencia o él habían realizado aportes a campañas políticas, de nuevo, dijo no recordar y que consultaría registros y nos informaría por escrito.

No lo hizo.

Como no lo hizo lo volvimos a citar. En ese momento se negó a volver a declarar.

El lector se irá formando su opinión sobre todo esto.

Máxime cuando se cobra un porcentaje sobre el gasto y ese gasto aumenta desde el 0 en que lo dejó Martínez a 10,7 millones de dólares en el 2013 y el 2014.

Al dueño de la Agencia se le preguntó por el famoso caso de la Radio de Quebracho. Respondió que él en eso no se metía y sólo recibía ordenes de Ancap.

Por ello le preguntamos al Gerente de Ancap encargado del tema publicidad. Este nos dijo que la radio en cuestión presentó una nota en el año 2014 pidiendo 5 mil dólares para comprar equipos para poder emitir.

Se trataba de una radio comunitaria que, como tal no podía ni emitir ni poner publicidad. Ancap tampoco puede regalarle a un privado los equipos. Por ello contestó en primera instancia en forma negativa.

Pese a esa negativa del Gerente, dos semanas más tarde desde el directorio se ordenó que se le dieran los 5 mil dólares. Ello a cambio de una pauta publicitaria que se tramitó a través de la agencia.

Varios hechos llamaron la atención.

En primer lugar, que los equipos se compraron y la radio empezó a emitir en mayo del 2015. Pero el auspicio, los avisos, fueron en el 2014.

En segundo lugar, que el dueño de la radio y quien pidió el dinero era el candidato a Alcalde en Quebracho por el Frente Amplio, lista 1001.

En tercer lugar, que en la nota que presentó dijo que el dinero era para instalar la misma (o sea que la radio no existía).

De apuro Ancap trató de enderezar el problema. Intentó hacerlo mientras sesionaba la Comisión Investigadora.

Los servicios de Ancap le preguntaron por oficio al propietario de la radio y candidato a Alcalde por el Frente Amplio como era posible haber emitido publicidad antes de comprar los equipos. Contestó que lo hizo emitiendo con equipos caseros. Como prueba adjuntó un acta notarial en que dos vecinos del lugar dicen haber escuchado la radio en algún momento (no la publicidad de Ancap).

Fue peor la enmienda que el soneto porque la URSEC había clausurado la radio antes de eso, justamente, por emitir con equipos caseros.

Ante todo esto le preguntamos al Gerente de Ancap encargado del tema si esto era habitual en el Ente. Nos contestó con una crudeza brutal: si Usted me pregunta porque Ancap pone avisos en las radios tengo que contestarle que es porque lo decide el Directorio. Repreguntamos si eso era habitual y nos contestó que si, que eran uno o dos casos por semana.

Quiere decir que, según el Gerente, esta era una operativa que se repetía en forma habitual y el los 5000 dólares de la Radio de Quebracho son sólo la punta de un enorme iceberg.

El ex Presidente de Ancap Raúl Sendic al declarar, negó esto.

Sin embargo, su compañero, Juan Gómez dijo que el Directorio tenía esa potestad de agregar medios al plan.

En fin, creo que a esta altura ya se formó, estimado lector, una buena idea de lo que pasó en Ancap en la publicidad.

Adjetívelo Usted

Hasta la semana que viene.

 

Próximo Fascículo: Número 3: La División Cemento Portland. Las inversiones en las Plantas de Portland. La Inversión en la Planta de Cal. Los Fletes.

Pedro Bordaberry

Autor: Pedro Bordaberry

Abogado, Senador, 55 años.

  • enrique gonzalez

    Comparto que cuanto más se avanza en el conocimiento de los hechos , más escandalosa resulta la conducta de los directores de ANCAP y su staff gerencial. Reitero lo ya dicho aquí mismo y que terminó usando el ex presidente Mujica en su tarea de confundir, ensuciar, ocultar. Qué hicieron los directores de la oposición ? Porqué no advirtieron de todo esto? Dónde estaban? Se sumaron al carro y aprovecharon o se beneficiaron de la repartija ? Hay que denunciarlos por nabos o cómplices. No es posible que – desde su natural bajeza – Mujica ahora quiera transferirle a la oposición la responsabilidad de todo esto.

  • Termo y Mate

    Pedro, cuando un “error” se repite una y otra vez genera mucha sospecha. Acá, sabiendo solamente lo que dice la nota y lo que se ha publicado en medios, pareciera haber una maniobra de desvío de fondos que merece ser investigada en profundidad. Nadie desvía fondos hacia un “amigo” sin llevar tajada. Cómo se cobró esa tajada?