Domingo, 20 de marzo de 2016

MENU

Ancap en fascículos (5)

Estimado lector;

Seguimos con las entregas en fascículos de lo sucedido en Ancap. En esta ocasión con dos hechos que ocuparon los titulares de la prensa: la construcción de un buque y una triangulación con la empresa Trafigura.

En los últimos años Ancap incursionó en una gran cantidad de actividades. Algunas de ellas vinculadas con su actividad principal (los combustibles) y otras no.

Entre estas actividades se encontraban algunas que llamaron la atención a la Comisión Investigadora.

Una de ellas fue la construcción de una embarcación y dos barcazas para transportar combustible de Montevideo a Juan Lacaze y Paysandú.

Desde el punto de vista logístico la decisión de construir las barcazas y el buque (un empujador o remolcador) fue acertada.

Ancap debe trasladar combustible a Colonia y a Paysandú y llevarlo en camiones por carretera tiene un costo muy alto.

Por ello estudió la posibilidad de comprar un buque para hacer los fletes e hizo un llamado. Como las cotizaciones que se le presentaron eran muy superiores a lo que tenía previsto invertir exploró otros caminos.

Entre ellos fue hacer un convenio con la Armada Nacional para que construya el empujador y las barcazas.

Hasta ahí todo pareció razonable. El problema surgió cuando se firmó el convenio entre la Armada y Ancap. En el mismo se incluyó una cláusula en que se expresaba que quien haría el diseño de la embarcación era una firma argentina.

Dicha firma, pese a que se le pagó 700 mil dólares, no fue contratada mediante licitación lo que va en contra de las normas legales. Cuando se le preguntó a Ancap los motivos por los que se contrató a esta empresa nos contestó que la misma fue propuesta por la Armada.

Preguntada la Armada expresó exactamente lo contrario: quien la propuso fue Ancap. Como prueba de ello suministró un mail del responsable de la empresa argentina donde claramente esta expresa que la contactaron Ingenieros navales de Ancap.

Ante esta contradicción le solicitamos a Ancap aclaraciones y que realice una investigación. Lamentablemente, la investigación que hizo fue llamar ¡por teléfono! a los ingenieros. Estos le comunicaron que no era cierto lo que afirmaban la Armada y la empresa argentina. Como prueba de ello citaron un documento por el cual hace más de 20 años dicha empresa había trabajado para la Armada.

Entendemos que el proceder de Ancap no es el adecuado. Esperamos que los nuevos directores ordenen una investigación administrativa para aclarar el tema. También que no se limite a dos llamadas por teléfono.

La contratación por 700 mil dólares, en forma directa y contraviniendo las normas legales es un asunto grave. No se puede resolver con un par de llamadas telefónicas.

Otro tema que llamó la atención a la Comisión Investigadora fue la operativa que Ancap realizó con la empresa Trafigura.

Trafigura es una empresa que intermedia en la compra y venta de petróleo y combustibles refinados.

A fines del 2009 Ute estaba necesitada de gasoil puesto que el país enfrentaba una sequía y necesitaba generar energía con combustible por la falta de agua en las represas.

Para suministrarle el gasoil a Ute, Ancap había comprado a Trafigura gasoil. Pero cuando había comprado varios embarques llovió en el país, las represas se cargaron de agua y por ende Ute no necesitó más el gasoil.

En ese momento llegaron a Uruguay funcionarios de Petroecuador que ofrecieron a Ancap petróleo. En la conversación surgió que Ecuador necesitaba gasoil. Por ello Ancap ofreció comprar petróleo y pagar con el gasoil que había adquirido a Trafigura.

Se firmó un acuerdo y Ancap ordenó a Trafigura entregar el gasoil a Petroecuador.

Hasta ahí todo claro, conveniente y sensato.

Dada los buenos resultados de ese negocio Ancap y Petroecuador firmaron un acuerdo por el que Ancap compraría petróleo a Ecuador y preferentemente lo refinaría en Uruguay.

Así las cosas Trafigura fue más allá. Le ofreció a Ancap hacer un negocio por el que le pagaría una comisión. El mismo consistía en que Ancap le compraría a Trafigura combustible refinado para venderle a Ecuador. También Ancap le compraría a Ecuador petróleo que Trafigura a su vez le compraría a Ancap.

Para Ancap no habían riesgos. Compraba petróleo que previamente Trafigura le aseguraba le compraría. Compraría combustible refinado que Petroecuador le compraría.

Por ello le pagarían una pequeña comisión. Pero había un problema.

La pregunta que debería haberse hecho Ancap y no se hizo era ¿Cuáles eran los motivos por los que Trafigura le pedía a Ancap que comprara y vendiera en lugar de comprar ella directamente?

Si se lee la prensa ello era porque el gobierno de Ecuador la había acusado de ser mafiosa y no le permitía hacer negocios con Petroecuador.

Es decir no podía ingresar a Ecuador y Ancap le hacía de pantalla para poder hacer negocios.

Ancap ganó 6 millones de dólares con esta operativa de la que habían antecedentes del año 2001.

Más allá de la legalidad o ilegalidad de lo que se hizo, a nuestro juicio Ancap no puede andar prestándose para hacer de “hombre de paja“ o representando a una intermediaria que no puede hacer negocios en un país.

Eso, sin lugar a dudas, afecta el prestigio y la seriedad de la empresa y del país.

Lo triste del asunto es que hoy en día Trafigura esta de nuevo haciendo negocios directamente con Petroecuador puesto que el gobierno de ese país cambió de opinión.

Lo que parece indicar esta operativa así como la contratación en forma directa del diseño del Ky Chororó es un actuar desprolijo e irregular de Ancap.

El próximo domingo entregaré el último fascículo, el sexto, donde hablaremos del futuro, de lo que se viene.

Felices Pascuas.

Pedro Bordaberry

Autor: Pedro Bordaberry

Abogado, Senador, 55 años.

  • enrique gonzalez

    Lo que no queda claro es ¿porqué no se usa el remolcador que proveyó la armada y se contrata a un precio astronómico uno argentino? estaría bueno que se aclararan las razones que dieron los usuarios de viajes de placer por el río !