Martes, 2 de junio de 2015

MENU

Anzalone: “El 4% de los niños de hasta tres años padece inseguridad alimentaria grave”

Anzalones

Foto: Marcos Harispe

 

Pablo Anzalone es licenciado en Ciencias de la Educación, diplomado sobre Formulación y Evaluación de las Políticas Públicas e Innovación. Además, es el Director de la División Salud de la Intendencia de Montevideo (IM) desde el 2010, función que supo desempeñar en el periodo 2005-2007.

En entrevista exclusiva para El Telescopio, Pablo Anzalone conversó sobre las políticas que se llevan adelante desde la IM, su entredicho con la ministra Marina Arismendi por las cifras del programa Uruguay Crece Contigo, realizó cuestionamientos a algunas de las acciones implementadas desde el gobierno e incluso dio su opinión tras las elecciones municipales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido el 17 de mayo como el Día Mundial de la Hipertensión Arterial (HTA). Según estimaciones de la OMS, el exceso de sodio causa 1,7 millones de muertes en el mundo por año. Reducir la cantidad de sal consumida por la población es la intervención más efectiva y de menor costo para disminuir la hipertensión.

El 19 de junio se cumplirá un año desde que la  comuna implementó la medida de retirar los saleros de las mesas de bares y restoranes. Ha sido “una de las medidas más mediáticas que se tomaron desde la División Salud de la Intendencia capitalina”. Anzalone explicó que parte de esta mediatización es gracias al debate generado por el legislador nacionalista Luis Alberto Heber, quien “acusó a la IM de preocuparse por la mayonesa y no por los basurales”.

Por su parte, también criticó al diario El País diciendo que “durante tres días -y a pesar de que me contacté con ellos para explicarles que no se prohibía la mayonesa-, mantuvo un titular que vinculaba el decreto con la prohibición de la misma”. Aun así, considera que el debate fue positivo ya que puso en agenda el tema de la HTA y las consecuencias que trae para la salud el consumo abusivo de sal.

Con más de 11 meses de aplicación, la medida tiene una evaluación positiva y cuenta con un alto índice de aceptación. “Si bien se sancionó a comerciantes que no acataron la medida, estos apenas sobrepasan los 30”, dijo.

En este sentido, Anzalone explicó que “no se trata de prohibir la sal ni los condimentos sino de limitar el incentivo al consumo excesivo” y agregó que “no hay cifras oficiales pero se estima que la mitad de los clientes no solicita el salero”.

Para que haya un resultado positivo, el jerarca dijo que los establecimientos gastronómicos tendrán que poner a disposición de los consumidores -que así lo soliciten- condimentos alternativos a la sal, y  deberán contar con “cartelera interna a la vista del consumidor”, en la que esté la leyenda “Menos sal, más vida, el consumo excesivo de sal de sodio es perjudicial para la salud”. Idéntica frase deberá ser incluida al pie de las cartas de cada menú.

Como complemento, la Intendencia realizó  diez talleres en los cuales participó el personal de 146 comercios para ver formas alternativas de darle sabor a las comidas. “Es una actitud de preocupación de la empresa por la salud de sus clientes”, señaló.

En Uruguay el consumo de sal sería de diez gramos por persona por día, lo cual duplica las recomendaciones de la OMS. Las cifras de hipertensión han ido en aumento alcanzando hoy al 37,8% de la población. “Una gran parte de la población con hipertensión desconoce que la padece, muchos no se controlan ni cuidan su dieta”, afirmó.

DISCREPENCIAS GENERADAS

Hace dos semanas fueron presentados los números del programa “Uruguay Crece Contigo”. Luego de esta presentación, se desató una polémica entre Anzalone y la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi a raíz de una lectura realizada por el Director quien sostuvo que el 4% de los niños de hasta tres años sufren inseguridad alimentaria. Al ser consultada por Subrayado la Ministra señaló “Pregúntele a Anzalone. No está pasando en el Uruguay” pero la semana pasada admitió el caso.

El jerarca ratificó sus dicho y señaló “Si, el 4% de los niños de hasta tres años padece inseguridad alimentaria grave”. Para reafirmar esto, el jerarca se basa en los criterios de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) y en los números que arrojó el plan “Uruguay Crece Contigo”.

El Director de Salud confesó que deben revisarse las políticas en materia social, al tiempo que se debe trabajar desde todos los estamentos del estado para enfrentar lo que califica como un “grave problema”.

Anzalone agregó que “Debemos tener en cuenta los problemas que esto puede traer. Los niños que a los dos años sufren un retraso del crecimiento debido a la nutrición inadecuada tienen muchas posibilidades de no alcanzar su pleno potencial educativo y productivo”.

Finalmente, cree que más allá de los recortes que se impulsan desde el Poder Ejecutivo, existe la voluntad política para solucionar este problema: “A la hora de diseñar el presupuesto se puede recortar en cualquier cosa pero no en salud, los recortes pueden ser en Defensa. No pretendo que se le baje el sueldo a la tropa pero si a los oficiales, ellos tienen sueldos altos”, sentenció.

ELECCIONES MUNICIPALES Y POLÍTICAS DE SALUD

Con respecto a la anterior administración del ex presidente José Mujica, Anzalone señaló que “Fue un desastre, tres ministros en un periodo hace que sea imposible mantener una línea y darle continuidad a las políticas de salud”. En cambio, ve con buenos ojos y es optimista en cuanto a lo que pueda realizar el actual ministro Dr. Jorge Basso.

Consultado por los resultados de las pasadas elecciones municipales, destacó la victoria en Salto, Paysandú, Río Negro, Rocha, Canelones y Montevideo pero espera que se realice una autocrítica dentro del Frente Amplio tras perder Maldonado, Artigas y dos municipios dentro de Montevideo (CH y E). En el caso particular de la capital dijo que “perder estas dos alcaldías obliga no solo reformular el mapa político, sino también a redoblar esfuerzos a la hora de trabajar” en esas zonas.

El Telescopio.

Autor: El Telescopio.

  • Oscar N. Ventura

    Muy interesantes las declaraciones de Anzalone. Queda en el aire saber qué pasa cuando esos niños crecen. Supongo que parte de esa “inseguridad alimentaria” se soluciona porque van a la escuela donde reciben algo de alimentación, pero como demuestra el reciente episodio de liceales con hambre, hay una capa de la sociedad que, pese a nuestra actual bonanza económica, no logra acceder al nivel mínimo que le permita desarrollarse.