Sábado, 12 de marzo de 2016

MENU

Aporte a la persecución feroz

Hasta el momento Raúl Sendic ha brindado una única versión pública (ante el Plenario del Frente Amplio) sobre sus estudios superiores. Las autoridades del Frente Amplio difundieron en su página web el video de la misma. Dieciocho minutos relatando la vida difícil que ha tenido, la persecución “feroz” de que ha sido víctima por parte de la oposición y de la prensa, y pidiendo disculpas por una sola cosa: “el no haber traído consigo,  a su regreso de Cuba en 1985, los documentos que lo acreditaran como Licenciado en Genética Humana.”  El resto del discurso abundó en elogios a los logros del Frente Amplio, a sus dirigentes principales, a la militancia, y a sí mismo.

Indicó que en 1979, a los 17 años, emigró a Cuba (¿exiliado?[1]);  que al poco tiempo empezó a estudiar Medicina; y que con ese motivo “se enganchó” en el tema de la Genética. Relató que canalizó su entusiasmo por la Genética participando de un programa de formación de personal docente/investigador en dicho tema, impulsado por Fidel Castro, y liderado por una profesora franco cubana, la Dra. Liane Barbolla, quien según Sendic en 1980 regresó de Francia donde había completado un posgrado en Genética. Dijo textualmente Sendic: “Hicimos la Licenciatura, que era un curso intensivo de un año y que se complementaba con dos años de investigación y docencia. Y eso fue lo que hicimos. En el año 81 Fidel Castro manda preparar un programa para establecer estadísticamente y trabajar en la prevención de enfermedades hereditarias y malformaciones genéticas. Trabajamos en ese programa…” “Ese fue el trabajo que hicimos y complementariamente seguimos completando nuestra carrera de Medicina que era algo paralelo y eso estaba, en ese momento…en el Instituto Superior de Ciencias Básicas y Preclínica ‘Victoria de Girón,’ que es donde hicimos nuestra carrera de Medicina.”

Cabe destacar cómo evolucionó la enseñanza de la Medicina en Cuba y en qué estado se hallaba entre 1980 y 1985, para lo cual transcribo algunos párrafos de la página web del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana (ISCM-H) [2]

“En 1960 se inició la “Reforma Universitaria,” la cual estableció para la enseñanza de la Medicina dos escuelas: la de Medicina y la de Estomatología, formándose así la Facultad de Ciencias Médicas que exitosamente comenzó a preparar masivamente a médicos y estomatólogos que satisficieran las crecientes necesidades del sistema de Salud que se iniciaba.”                                                           

“Hasta mediados de los años sesenta las Escuelas de Medicina y Estomatología de la Universidad de La Habana fueron los únicos centros del país que formaban médicos y estomatólogos. Luego comenzaron a formarse otras escuelas en Santa Clara, dentro de la Universidad Central de Las Villas y en Santiago de Cuba, etc.”

“En 1976 se creó el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana (ISCM-H), como una universidad independiente de la Universidad de La Habana que se encargara de la formación de pregrado y postgrado de los especialistas del área.”

 “Funciones y logros (del Instituto)”

“Tiene como función primordial la formación académica e integral de alumnos de Medicina, Licenciatura en Enfermería, Estomatología, Tecnología de la Salud y Psicología mención salud, en el pregrado”.

“En el postgrado, se  encarga de la formación de especialistas y la superación de profesores, investigadores y otros profesionales propios y no propios del sector, a través de cursos de postgrados, diplomados, maestrías y doctorados”.

“Entre los logros se destacan acontecimientos históricos como la Campaña Nacional de Alfabetización en 1961, la Reforma Universitaria en 1962 y la creación del Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas «Victoria de Girón» en este propio año, la constitución de los Institutos Superiores de Ciencias Médicas en 1976.”

De la descripción anterior, formulada por las propias autoridades del ISCM-H, se desprende que en 1980 éste albergaba en su seno al Instituto Superior de Ciencias Básicas y Preclínica ‘Victoria de Girón,’ en el cual Sendic afirma haber cursado varios semestres de pregrado de Medicina entre 1980 y 1984, lo cual le fue reconocido por la Facultad de Medicina de la UDELAR en 1985.

Sendic comenzó sus estudios de Medicina como máximo a los 18 años, o sea muy lejos de un nivel de posgrado, que sólo puede ser cursado por quienes ya se han recibido de médicos. Vale destacar que el ISCM-H otorga títulos de Licenciado sólo en cuatro disciplinas: Enfermería, Estomatología (Odontología), Tecnología en Salud y Psicología mención Salud. Más aún, la materia Genética Médica e Inmunología se cursaba recién en el cuarto semestre de la carrera de Medicina, o sea que en el caso del joven Sendic, a fines de 1981 o principios de 1982 cuando tenía a lo sumo 20 años.

Otra precisión importante tiene que ver con el desarrollo de la Genética en Cuba. El artículo ´El Programa Nacional de Diagnóstico, Manejo y Prevención de Enfermedades Genéticas y Defectos Congénitos de Cuba: 1981-2009´ de la Dra. Beatriz Marcheco Teruel[3] reseña ese desarrollo. Vale la pena citar algunos pasajes de este extenso y pormenorizado artículo vinculados con los argumentos que presentó Sendic ante el Plenario del Frente Amplio.

En la Introducción la Dra. Marcheco Teruel señala que: “La genética médica es la ciencia de la variación biológica humana dada su relación con la salud y con las enfermedades. La genética clínica es la parte de la genética médica que se ocupa de la salud individual del ser humano y su familia, es la ciencia que se ocupa del diagnóstico, la prevención y el manejo de las enfermedades genéticas.”

Según indica el articulista, Cuba desarrolló ambas ramas en forma importante durante los últimos 55 años. “En el 2011 se cumplirá el 30 aniversario de la introducción del Programa Nacional de Diagnóstico, Manejo y Prevención de Enfermedades Genéticas y Defectos Congénitos de Cuba, que es el resultado de la voluntad política del gobierno Cubano y de la permanente preocupación del líder de la Revolución, Comandante Fidel Castro Ruz, por la salud, el bienestar del pueblo y el desarrollo científico de nuestro país.” En el artículo se ve con ojos muy positivos el desarrollo de los programas de salud en Cuba. Si tuviera alguna distorsión es en favor del gobierno Cubano. Señala que el programa de Genética Clínica se inició en 1981, cuando Sendic habría cursado su 2º año de Facultad de Medicina en el Instituto Superior de Ciencias Básicas y Preclínica ‘Victoria de Girón,’.

Este programa nacional de desarrollo de la Genética Clínica, que tomó ocho años para implementarse en  todo el país, es al parecer, al que hizo referencia Sendic en su presentación afirmando haber trabajado en él. Una secuencia posible, aunque poco probable por lo lineal, podría haber sido: en el 80 empieza sus estudios de Medicina, en el 82 paralelamente a dichos estudios hace el año intensivo de capacitación en docencia e investigación en Genética y durante el 83 y 84 sin interrumpir sus estudios de medicina trabaja en el programa nacional de Genética Clínica lanzado a mediados de 1981.

¿Cuáles eran los antecedentes del desarrollo de la Genética Humana en Cuba? Del artículo de la Dra. Marcheco Teruel se desprende que “Fue el doctor Beguez-Cesar, pediatra cubano, quien realizó por primera vez la caracterización clínica del síndrome de Chediak-Higashi en 1943”… “En la década de los 60 se introduce en el país la citogenética clínica en el servicio de endocrinología del Hospital Pediátrico Pedro Borrás por el doctor Ricardo Güell, y en el Hospital William Soler por la profesora Lianne Borbolla, pionera también en el desarrollo de la genética clínica en el país.”[4]

Prosigue la Dra. Marcheco Teruel, “A inicios de la década de los 70 con la creación del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CENIC) como expresión de la voluntad de la dirección del país de desarrollar las investigaciones científicas en estrecho vínculo con las universidades, se organizan los primeros cursos relacionados con esta especialidad. En el primer semestre de 1971 se organizó un curso por el doctor Luis Herrera en conjunto con el profesor Pablo Amati del Instituto de Genética y Biofísica de Nápoles. A partir de este curso fueron agrupándose investigadores motivados por la temática y surgieron grupos de trabajo en la Universidad Central de Villa Clara, Instituto de Hematología e Inmunología en Ciudad de La Habana y en el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas (ICBP) Victoria de Girón. Este último grupo lideró a partir del curso escolar 1971-1972 el desarrollo de la genética médica en el sistema nacional de salud, a partir del desarrollo de un programa de formación en la especialidad de genética clínica.”

Llegamos al año 1979 en que el joven Sendic, aún adolescente, llegó a La Habana, se inscribió como estudiante de Medicina en el Instituto ICBP ya mencionado e ingresó a primer año en 1980. Prosigue la Dra. Marcheco Teruel, “El 30 de julio de 1981, en el marco de una exposición de tecnologías médicas desarrolladas por investigadores cubanos, el Comandante en Jefe Fidel Castro dio instrucciones para el desarrollo de un programa nacional de diagnóstico, manejo y prevención de enfermedades genéticas y defectos congénitos. El programa planteado se trazó entonces los siguientes objetivos:

– Diagnóstico prenatal masivo de malformaciones congénitas por cuantificación de alfafetoproteína en suero materno y estudios ultrasonográficos durante la gestación.

– Prevención de la anemia falciforme mediante el asesoramiento genético y el diagnóstico prenatal.

– Diagnóstico prenatal de cromosomopatías, sobre todo en lo referente a la prevención del síndrome de Down.

– Detección masiva de fenilcetonuria en recién nacidos, a fin de evitar el retraso mental por esta causa.

– Establecimiento de servicios de asesoramiento genético para toda la población”.

Cabe destacar que ninguno de esos objetivos puede vincularse directamente con las actividades de docencia e investigación relatadas por Sendic en su presentación ante el Plenario del Frente Amplio. Las acciones que Sendic afirma haber realizado para este programa nacional son de observación clínica postnatal en busca de malformaciones congénitas. En cambio los objetivos planteados procuran la detección prenatal de estas patologías y ello, mediante avances tecnologías que desbordan la observación clínica.

Obviamente la implementación del programa requirió la formación de personal médico y no médico. Dice la Dra. Marcheco Teruel al respecto: “En los primeros años de la década de los 80 se pusieron en marcha programas de pesquisa prenatal de anemia por hematíes falciformes y alfafetoproteína a los que se les unió con posterioridad la pesquisa de fenilcetonuria. Estos programas de pesquisa prenatal y neonatal como parte de la atención a la salud materno infantil, completaron su extensión a todo el país en 1988, para ello se llevaron a cabo cursos intensivos de Genética Médica con el objetivo de preparar a especialistas involucrados en la atención materno-infantil de todas las provincias del país, fundamentalmente especialistas en pediatría y en ginecoobstetricia.” Nótese que el énfasis es en la especialización en Genética Clínica de médicos recibidos que  ya realizaron una especialización (como Pediatría o Ginecobstetricia y que se embarcan en una especialización adicional dentro de su esfera de conocimiento.

En un relato tan minucioso y completo llama la atención que la Dra. Marcheco Teruel no mencione la Licenciatura de un año de curso intensivo, seguido por dos años de docencia e investigación en Genética Humana, que sostiene haber cursado Sendic.

Es posible que el Programa Nacional de Genética Clínica haya requerido la capacitación de ayudantes de diverso tipo; de laboratorio, de campo, clínicos, de estadística, etc. Es posible que los estudios adicionales a la carrera de medicina y los trabajos de campo a que refiere Sendic hayan tenido lugar. Es también posible que el propio Sendic haya realizado como afirma, esa capacitación adicional. Pero ello no constituye una Licenciatura sino una Ayudantía.  Es impensable por múltiples razones (carga horaria, conocimientos previos, metas a alcanzar, etc.) admitir que  estudiantes de los primeros años de Medicina, como en el caso de Sendic, hayan alcanzado una capacitación a nivel de Licenciatura en Medicina Genética. Nótese asimismo, que ni el título de Licenciado en Genética Humana, ni el contenido de esa supuesta carrera son mencionados en el minucioso y completo artículo de la Dra. Marcheco Teruel.

Lo más probable es que Sendic cursó estudios de Medicina, que colaboró como simple ayudante en el programa de diagnóstico, manejo, y prevención de enfermedades genéticas y defectos congénitos, juntando información clínica para un posterior cálculo estadístico, lo que puede ser meritorio, y hasta interesante, pero poco conducente para obtener una Licenciatura, la cual no es mencionada en ninguno de los documentos examinados. Todo indica que Sendic no tiene una Licenciatura en Genética Humana expedida por el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínica ‘Victoria de Girón,’ como afirmó rotundamente ante el Plenario del Frente Amplio el Sábado 5 de marzo de este año. Este escenario tentativo pero probable, es coherente con el haber retornado a Uruguay, cuatro años después del inicio del programa en Cuba, con documentación válida respecto a sus estudios de Medicina, pero sin ninguna documentación sobre su supuesta Licenciatura.

Por último, esta interpretación es congruente con la respuesta que Sendic le brindó a la periodista de El Observador cuando ésta lo presionó para que indicase inequívocamente si hizo o no una Licenciatura. Sendic contestó: “No, no la hice.” En ese momento pareció estar diciendo la verdad. En la presentación ante el plenario de su partido político, al afirmar lo contrario, incurrió una vez más, en una grotesca falsedad. Como en instancias previas esa falsedad no es atribuible a la oposición, ni tampoco a una parte de la prensa. Esa atribuible exclusivamente al Sr. Sendic quien, por su investidura de Vicepresidente de la República, con ese tipo de conductas debilita la institucionalidad democrática del país.

 

 

[1] En su presentación Sendic explica primero que la emigración de su familia a Cuba fue voluntaria y acordada con el régimen dictatorial, pero más adelante hace referencia a su condición de “exiliado”,

[2] http://www.ecured.cu/Instituto_Superior_de_Ciencias_M%C3%A9dicas_de_La_Habana

[3] Especialista de Segundo Grado en Genética Clínica. Doctora en Ciencia Médicas. Profesora titular. Investigadora titular. Directora del Centro Nacional de Genética Médica (bvs.sld.cu/revistas/rcgc/v3n2_3/rc)

[4] La literatura científica menciona un artículo de la Dra. Borbolla. “Liane Borbolla, Barquet Chediak A. ¨Hemolytic Anemia of viral etiology; review of the literature and presentation of a case in convalescence from chickenpox with positive Coombs test¨ in Rev Cubana Pediatr, 1953 Sept 25 (9) 567/64

Alfredo Solari

Autor: Alfredo Solari

Médico, especialista en Salud Pública y Administración de Salud, de extensa trayectoria en dichas disciplinas en el MSP y en diversos organismos internacionales. Fue Ministro de Salud Pública en dos oportunidades y Senador de la República en el período 2010 - 2015. Promueve buenas prácticas de crianza apoyando a madres en situación de stress crónico"