Sábado, 26 de marzo de 2016

MENU

Arotxa: “Los seres humanos decimos mucho sin hablar”

En entrevista exclusiva con El Telescopio, el caricaturista Rodolfo Arotxarena, contó que busca comunicarse con el lector “sin palabras, por la vía del silencio y desde el humor gráfico”. “Hay veces que mis dibujos son meras aproximaciones al personaje, no siempre logro captar lo que me propongo, eso sí, cuando lo pesco lo pesco”, dijo.

 

Por su parte, se definió como una persona autodidacta a la cual le gusta dibujar o pintar series cerradas y reveló que su mayor premio en el oficio “es tener una familia de fierro y el reconocimiento permanente de la gente que me sigue”.

 

artoxa1¿Quién despertó su pasión por el arte?

El destino quizás, mis padres que de alguna manera soportaron que tuviese de niño muchas inquietudes y curiosidades.

 

¿Cómo se sumergió en el mundo de la caricatura? 

Siempre creí que las personas cuando nacemos traemos cosas, unos las desarrollan más otros menos, no lo sé. Crecí en un taller de camisas de medida que tenían mis padres y desde niño veía como cada cliente era diferente a otro.  Sentí desde muy temprano la necesidad de observar al prójimo con insistencia, necesitaba mirar aunque esto parezca presuntuoso. Aprendí que los seres humanos decimos mucho sin hablar.

 

¿Dónde aprendió la técnica?

Soy autodidacta pero tuve la suerte de conocer maestros que de alguna manera contribuyeron a orientarme en el oficio, gente muy generosa como Jorge Centurión, Leonardo Galeandro o Hermenegildo Sábat.

 

¿Cuánto tiempo le llevó aprender y/o perfeccionarse?

“Muriendo y aprendiendo” dice el refrán, todos los días hay cosas para aprender, no termina nunca eso, uno conoce sus limitaciones.

 

¿Quienes son y/o fueron sus referentes en el ámbito artístico? 

El ámbito artístico es muy vasto, conocí personalidades extraordinarias en mi vida.

Con Jorge Centurión, Manuel Espínola Gómez o Hugo Nántes, pasé horas conversando, mirando obras de diferentes artistas e intentando comprender algunos de los misterios del arte. Fue muy enriquecedor para mí el haber conocido gente de diversas disciplinas. Recibí uno de los regalos mas lindos de la vida, tener amigos increíbles el los lugares más insólitos.

 

¿Recuerda su primera caricatura para El País? 

Naturalmente, fue un dibujo de Aníbal Troilo publicado en mayo de 1975 en el suplemento Sábado Show.

 

Desde 1975 hasta la fecha usted se encuentra trabajando en el mismo medio, ¿siente que tiene un plus? ¿Cuál es la receta para permanecer tanto tiempo en el mismo espacio? 

Honestamente no tengo recetas de cómo uno deba ganarse la vida. Permanecer o no en el laburo no solo depende de uno. Hay factores ajenos que operan en la vida; otros tiempos, personas o intereses.

Trabajar y trabajar es fundamental para lograr resultados, el talento solo no paga. Tuve suerte de conocer gente que le gustaba lo que yo hacía, personas respetuosas que me dieron la oportunidad de mostrar mi trabajo en el diario. Siempre estaré agradecido a Eduardo y Daniel Scheck, gente afinada y compuesta que ayudaron y apoyaron a muchos artistas.

 

a3¿Trabaja desde su casa o en la redacción? 

Hace años que trabajo en mi casa, ahí tengo mi taller y el clima apropiado para desarrollar mi actividad. En la redacción trabajé mucho y sin mesa de dibujo, lo hacía en un escritorio de chapa, algo así como dibujar arriba de un “PANZER” jaja. Necesito un clima intimista para hacer lo que hago.

 

¿Cómo prefiere ser conocido, como pintor o caricaturista?

 Como un buen tipo que trabaja moviendo lápices y pinceles. Con la caricatura me gano la vida, con la pintura la relación es otra. Por momentos creo que somos como la letra del tango de Discépolo, “quién más quién menos, Pa´mal comer, somos la mueca de lo que soñamos ser”

 

¿Qué anécdotas puede contar de su viaje a Alemania en 1979 donde tuvo contacto con dibujantes alemanes?

Fue una experiencia extraordinaria que viví a los 21 años y que me abrió la cabeza. Me fui a Europa invitado a los tres meses de haber perdido a mi padre en un accidente automovilístico, mi madre jugó un papel fundamental en impulsarme a que aceptara la invitación que me cursaron. El ánimo no era el mejor en ese momento, pero ella sabía que yo debía aprovechar esa oportunidad. Las oportunidades en la vida son pocas o nulas.

Diría que fue el primer ACV (accidente cerebro vascular intelectual) que tuve, un cambio importante donde comprendí cosas que me sirvieron en la vida profesional.

 

54a12c68200aa¿Cuál cree que fue la mejor exposición que ha realizado? Ha estado en varios países como Brasil, Estados Unidos, Australia, Hungría y Alemania… 

Es difícil hacer esa evaluación, cada lugar que visité dejó un saldo de crecimiento como artista y como persona. Después de haber recorrido -y desde muy joven- unos cuantos lugares en el mundo, centré mi atención en cerrar el foco en las cosas locales. Mostré mi obra en el interior de mi país pero, una de las exposiciones que mas recuerdo con cariño fue la de la “Parroquia de San Pedro del Durazno”, algo muy emotivo y mágico para mí. La muestra se llamaba “Caudillos”, fue la primera muestra de pintura que no era caricatura.

 

¿Cómo le surgió la idea de realizar series temáticas sobre candombe?

Eso me ha pasado con algunas cosas nuestras. Me gusta eso de dibujar o pintar series cerradas y no volver sobre el tema. Concluyo la serie y punto. Siempre sentí mucho el candombe y su entorno, me atrapaba rítmica y plásticamente. Llegué a salir en las llamadas durante 8 años.

 

¿Qué significa que sus trabajos hayan sido reconocidos internacionalmente? ¿Dónde siente que tiene mayor público?

Me reconforta saber que todavía haya gente en este mundo que repare en dibujos o pinturas, mi lugar en el mundo es este, aunque me enoje con ciertas cosas que podrían mejorar tengo asumido que soy sapo de este pozo.

 

a2¿En qué sección del diario cree usted que se siente más cómodo como ilustrador? 

La sección no es algo que me de mayor o menor comodidad para ilustrar. El desafío de visualizar el tema en imágenes es lo que me incita o anima. Dibujé en información nacional e internacional, en deportes, espectáculos, revistas y suplementos…me faltó solo dibujar en fúnebres…jaaaaaa

 

¿Cómo cree que es la aceptación de los políticos frente a sus trabajos? ¿Cuál es su límite ante la caricatura política?

Sinceramente no me ocupo de andar atrás de eso, hago lo mío y punto. Mi límite es respetar para que me respeten.

 

¿Qué intenta reflejar con sus caricaturas?

Comunicarme con el lector sin palabras, por la vía del silencio y desde el humor gráfico. Hay veces que mis dibujos son meras aproximaciones al personaje, no siempre logro captar lo que me propongo, eso si…cuando lo pesco lo pesco.

 

¿Cuánto incide la observación en una caricatura?

Y…es muy importante, fundamental andar con los ojos bien puestos. Trato de sobrellevar la realidad que es mucho más dura que cualquier dibujo. Este género no es solo estirar orejas y narices, intento ver cosas del modelo que permitan descubrir facetas ocultas en él. De una misma persona se pueden hacer infinidad de caricaturas, tantas como estados de ánimo del modelo y del artista.

 

¿Piensa que hacer caricaturas es rentable? 

No me gusta nada ese enfoque de si  “es o no rentable”, esto no son acciones ni bonos del tesoro para pensar en rentabilidad, depende cómo se haga el trabajo, a mi me ha ido muy bien en un medio que nunca fue fácil.

Con respecto a la pregunta, hace muchos años estaba trabajando una mañana en la redacción del diario “Mundocolor”, me avisaron había un pibe en la puerta que quería hablar conmigo, le dije al portero lo dejara subir. Era un muchacho de 15 años, aparentemente quería hacer caricaturas. Se me presentó y la primera pregunta que me hizo fue si yo podía vivir de mis dibujos, que si no él se dedicaba a otra cosa. Me dejó absorto, después me enteré que el papá era quien le daba manija, me dio mucha pena, nunca más lo vi. El respeto desgraciadamente es algo que parecería hace tiempo cotiza en baja.

 

5490626d37e62¿Cómo califica la labor del Ministerio de Educación y Cultura frente al ámbito cultural?

 Diría que por momentos hace Agri – Cultura.

 

En declaraciones a El Telescopio, la ministra Muñoz ha dicho que no se iba a ocupar de la cultura. ¿Se nota?

 La Doctora Muñoz, se nota y mucho.

 

¿Cuál fue el premio que le generó mayor orgullo?

He recibido distinciones y reconocimientos que son otra cosa y estoy muy agradecido por ello, pero… mi mayor premio es tener una familia de fierro y el reconocimiento permanente de la gente que me sigue.

 

Finalmente, ¿cómo observa al Uruguay de hoy? ¿En qué debemos mejorar como sociedad?

Se ha hablado tanto, pero tanto y tanto de tanta cosa que, me parece mejor…seguir dibujando.

 

 

Autor: Marcos Harispe (@Marcosharispe)

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio