Sábado, 9 de abril de 2016

MENU

Bocca: la historia detrás de 15.000 firmas

Bocca_1

El jueves 31 de marzo se reestrenó El lago de los cisnes, con lleno total. Las 20.000 entradas correspondientes a todas las presentaciones de esta producción ya estaban agotadas. Luego de una función brillante, Bocca, en ese momento Director Artístico en funciones del Ballet Nacional del Sodre (BNS), apareció brevemente en el escenario y entregó un ramo de flores, saludando al público. En la platea alta los miembros del Consejo Directivo del Sodre lo aplaudían de pie. Horas antes Bocca se había reunido con ellos, habiéndoles planteado que se retiraba de la dirección, en principio, en forma temporal.

Al día siguiente, el jueves 1º de abril, Julio Bocca anunció que había pedido licencia indefinida a su cargo en una carta a la opinión pública:

 

A la opinión pública

Por razones personales he decidido tomarme una licencia temporal como director artístico del BNS, por un plazo que aún no he definido. No se trata de un adiós, sino de un hasta luego.

Durante los próximos meses Sofía Sajac estará al frente del BNS. Sofía ha sido mi mano derecha desde el inicio de esta gestión al frente del BNS y tengo en ella y en el resto del equipo la más absoluta confianza. Yo estaré además a la orden del equipo artístico de la compañía y del Consejo Directivo del Sodre para lo que se necesite.

Durante 2016 participaré como director artístico en la gira internacional del BNS que se presentará en el Festival de Cali de Colombia (junio), en el Teatro Juan Bautista Gutiérrez de Guatemala (noviembre), en el Teatro Coliseo de Buenos Aires (noviembre), en el Teatre del Liceu de Barcelona y en los teatros del Canal de Madrid (diciembre – enero 2017).

Agradezco el gran apoyo del público que ha resultado en un nuevo récord histórico de venta de localidades para El Lago de los Cisnes, superando las 23.000 entradas.

Siguen en el 2016 y 2017 grandes obras que ya hemos programado. Confío en que el público continuará apoyando esta gran compañía que ha logrado consolidarse como una referencia para la región.

Julio Bocca

 

Lo relevante aquí es una licencia que se explica al público, el plazo indefinido de la misma y la mención del “adiós”.

Para quienes no conozcan su trayectoria, es bueno repasar quién es Julio Bocca, más allá del cargo que detentaba. Bocca es hijo de una bailarina, con quien aprendió sus primeros pasos en su escuela de danza en el Gran Buenos Aires, donde vivían. A los siete años entró en la Escuela Nacional de Danza  y un año después al Instituto Superior de Artes del Teatro Colón. En 1981 ingresó a la Compañía de Ballet de Cámara del Teatro Colón, y un año después actuó como solista en un espectáculo dirigido por Flemming Flindt. Debutó como solista en 1982 en el Teatro Teresa Carreño de Caracas, y en 1983 en el Teatro Municipal de Río de Janeiro. A los 18 años ganó la Medalla de Oro en el 5.º Concurso Internacional de la Danza de Moscú (el más importante del mundo). En 1986, Mijaíl Baryshnikov lo convocó para ingresar como primer bailarín en el American Ballet Theatre. En 1990 creó su propia compañía de ballet, el Ballet Argentino, del que es su director artístico desde 2005, con presentaciones regulares en varias partes del mundo. En 1998 fundó, junto al coreógrafo y director Ricky Pashkus, la Escuela de Comedia Musical. En el 2007 finalizó su carrera como bailarín profesional con un gran  espectáculo público y gratuito en Buenos Aires al pie del Obelisco porteño, acompañado de otras figuras de la danza a nivel mundial, frente a más de 300.000 personas. En 2010 fue invitado por el American Ballet Theatre como entrenador de sus solistas y primeros bailarines. En junio de 2010 Bocca asumió la dirección del Ballet Nacional del SODRE en Montevideo, Uruguay. Su gestión al frente del BNS transformó radicalmente a ese cuerpo, dándole un prestigio que le ha permitido realizar giras nacionales e internacionales, presentando espectáculos en España, Italia y varios países de América Latina.

La producción artística de este período fue impresionante, como también lo ha sido el éxito de público logrado: 2010 con Giselle y El lago de los cisnes; 2011 con Un tranvía llamado Deseo, El corsario y El cascanueces; 2012 con La bayadera, 2013 con La sílfide, Hamlet ruso y con Consagración de la primavera y Without Words; 2014 con El Mesías y Don Quijote, y 2015 con Coppelia, Nocturnos y Romeo y Julieta, para culminar este año con el Lago de los cisnes. A esto se agregan varias giras y reestrenos con mejoras de la producción. El BNS ha ido al interior al país, ha realizado presentaciones en lugares abiertos y ha transformado el ballet de un arte elitista en un espectáculo que ha aprendido a apreciar gente de todos los sectores sociales.

El viernes 2 de abril, en un artículo del periodista uruguayo Nelson Fernández para el diario La Nación,  explicaba las razones del alejamiento de Bocca[1]:

“Julio Bocca llevó el ballet del Uruguay a un lugar jamás imaginado, pero no estuvo dispuesto a ceder infinitamente en sus pretensiones de profesionalismo y prefirió dar un paso al costado.

Uruguay quiere retenerlo, porque está orgulloso del arte desarrollado y de galas como la de anteanoche, que emocionan por despliegue, magia, y por el arte en su máximo esplendor.

Pero quienes pueden retenerlo son hombres de gobierno que también tienen sus límites de acción, y que están sometidos a presiones gremiales y esquemas de burocracia típica del Estado.

Uruguay corre el riesgo de perder a Bocca. Desde ayer, el bailarín está de licencia por tiempo indeterminado, y su futuro como director del Ballet Nacional del Uruguay dependerá de cómo autoridades, artistas y funcionarios puedan articular un esquema que asegure las condiciones de trabajo que el maestro pretende.”

En el diario El País, un artículo[2] explicaba que durante el ensayo general previo al estreno de El lago de los cisnes una bailarina le discutió una observación a Bocca, lo que en el mundo del ballet es una falta gravísima. Según las fuentes del diario a eso le siguió una queja de un grupo de nueve bailarines, que son quienes vienen manteniendo una actitud de oposición a  Bocca.  Informado de la situación, Bocca convocó a una reunión de todo el cuerpo de baile en la que se refirió a la situación y leyó un mail sobre la disciplina que la prestigiosa coreógrafa brasileña Marcia Haydee, le escribió después de este episodio en concreto. De acuerdo a uno de quienes participaron en esa reunión, Haydee decía “si un bailarín te contesta así, tienes que echarlo” y que “si un bailarín no se siente cómodo con el director de su compañía, debe buscarse otra compañía porque la vida del bailarín es muy corta”. Bocca manifestó que él transmitía de la misma forma que le habían enseñado, “con disciplina y rigor”. Anunció entonces a su equipo la decisión de retirarse por un tiempo.

Consultada la consejera del Sodre, Hortensia Campanella respecto de la licencia indefinida de  manifestó que, “[p]or razones personales, Bocca nos pidió una licencia”, dijo la consejera. “No es que se retire. Y por supuesto que vamos a decir que sí. Todavía no está formalizado pero nos llegará por escrito y le daremos curso. Obviamente no le preguntamos qué razones personales eran, pero nos dijo que tenía necesidad de apartarse del día a día del Ballet”. Manifestó asimismo que la relación de Bocca con el Sodre “está perfecta”.

Ese mismo día leí dos tuits que llamaron mi atención, uno del Dr. Luis Alberto “Ney” Castillo y otro del Ing. Enrique Baliño:

 

Bocca_2

 

Ninguno de los dos necesita presentaciones. Ney Castillo es –entre otras cosas- médico pediatra y oncólogo, y entre sus últimos logros está haber sido uno de los cofundadores de la Fundación Pérez Scremini, que se ha hecho cargo del servicio de oncología pediátrica del Pereira Rossell. Baliño tuvo una muy exitosa carrera dentro de IBM y actualmente es consultor, especializado en soluciones de desarrollo de habilidades de liderazgo y gestión para ejecutivos, y de cambio organizacional. Los tuits de ambos expresaban una gran frustración, una clara conciencia de la potencial e irremediable pérdida que se avecinaba y la necesidad de hacer algo. Recuerdo que la sensación que tuve cuando los leí fue que no bastaba con el decir, sino que había que hacer. Evidentemente me fui a dormir rumiando eso, porque al día siguiente, el domingo, ya tenía claro que iba a organizar una petición. Consulté con mi amigo, el Dr. Oscar Ventura, que me recomendó utilizar la plataforma www.change.org, de la que no sabía nada hasta ese momento. La plataforma me fue guiando amigablemente en los diversos pasos a seguir, uno de los cuales era formular el petitorio e indicar a quién iba dirigido. Fue así que opté por la siguiente redacción:

 

Señora Ministra de Educación y Cultura

Dra. María Julia Muñoz

                Entendemos innecesario exponerle el enorme enriquecimiento que fue para la cultura nacional la incorporación del bailarín Julio Bocca como Director del Ballet Nacional del Sodre, como tampoco la inconmensurable pérdida que sería su alejamiento.

                Los abajo firmantes, ciudadanos y residentes uruguayos, elevamos a Ud. nuestro petitorio de que, en ejercicio de las potestades ejecutivas que posee, proceda a adoptar las medidas que aseguren las condiciones profesionales que el Bailarín Julio Bocca requiere para mantenerse al frente del Ballet Nacional del Sodre.

Deliberadamente plantee el objetivo (retener al Maestro Julio Bocca) pero no un diagnóstico del problema o las vías específicas para solucionarlo. Eso obedece tres razones. En primer lugar, ante un problema tan reciente cualquier diagnóstico corría serio riesgo de ser susceptible de ser erróneo o incompleto. En segundo lugar, qué es lo que específicamente hay que hacer es una tarea de quien detenta el cargo de Ministra, no de los ciudadanos que recurrimos a ella. En tercer lugar, el objetivo fundamental era generar una fuerza –la opinión organizada de los ciudadanos- que ayudara a las autoridades que deben resolver el problema a neutralizar las presiones y rigideces a las que hacía referencia Nelson Fernández. Ese domingo se recogieron 1.800 firmas.

El martes 5 de abril el diario La Diaria publica un interesante artículo de Lucía Naser[1].  En el mismo se plantea que el estilo de trabajo de Bocca en busca de la excelencia había provocado tensiones a lo largo de los años, estilo de trabajo que se inspiraba en el modo en que lo hacen “los mejores del mundo” en el área del ballet, del cual él mismo era uno de ellos, siendo el ballet uno de los lenguajes artísticos más apegados a la disciplina y el rigor. En contrapartida, decía la periodista que “ante la revolución estética y de gestión impulsada por el argentino, hubo en Uruguay un notable e inédito crecimiento del gusto por el ballet, y el BNS pasó de ser considerado una institución decadente y casi vergonzosa a una ejemplar y representativa de cierta uruguayez cultural ideal, de lo que ‘alguna vez fuimos’ y de lo que, siguiendo esa lógica, quizá podríamos volver a ser si se aplicaba rigor, orden y disciplina.” La periodista hace referencia al petitorio, que al día anterior ya había alcanzado las 5.000 firmas, y manifiesta que habiendo dicho Bocca que no era un “adiós” sino un “hasta luego”, no había mucho motivo de preocupación. La periodista afirma asimismo que la excelencia y la autosuperación no son a su criterio incompatibles con los paros o bailarinas que se rebelan, y que en realidad el estilo de Bocca –autoritario, rígido, basado en el disciplinamiento- no es compatible con los ideales de la izquierda. En palabras de la periodista, “quizá habría que hacer una petición en internet, más que para que se quede Bocca, para que podamos hablar sobre qué pasa con nuestra cultura y qué imágenes y versiones de nosotros mismos estamos coreografiando”.

Un artículo en el diario El Observador[2] recordaba los primeros enfrentamientos de Bocca al frente del BNS. En agosto de 2010 debió suspenderse una función de Giselle por un paro de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE). En aquella ocasión, refiriéndose al episodio, Bocca había declarado a ese diario: “Esta fue la primera y la última vez. Si cancelo otra vez, es porque el teatro se vino abajo” y afirmó asimismo que la suspensión había sido “una falta de respeto al público”, y que renunciaría de ocurrir nuevamente. Poco después hubo un paro general durante el cual no se suspendió la función, mientras afuera del teatro se veían pancartas que decían “Para que el ballet del Sodre no ‘baile’ y que Julio cierre la ‘boca'”. Los enfrentamientos continuaron luego con los músicos de la Orquesta Sinfónica del Sodre (Ossodre), los que mantenían un conflicto salarial con las autoridades del instituto. Bocca fue criticado por optar por grabaciones en vez de música en vivo en varios de sus espectáculos.

Ese mismo martes el periodista Jaime Clara habló del tema del alejamiento de Bocca en su columna del programa Desayunos Informales de Teledoce[3]. Explicó que su alejamiento era la culminación de “una larga telenovela” cuyo inicio había comenzado desde el mismo momento de su asunción como Director Artístico del Ballet Nacional del Sodre. Clara planteó que había habido tres grandes factores de fricción. En primer lugar, la opinión negativa de Bocca con relación a la sindicalización de los bailarines. En segundo lugar, su estilo de dirección riguroso y duro. En tercer lugar, el cambio de autoridades culturales con el cambio de gobierno, que había implicado a Bocca comenzar desde cero un nuevo proceso de relacionamiento y acuerdo, perdiéndose todos los avances que se habían logrado con las autoridades anteriores. A este último respecto, en una entrevista que le realizaron en el programa Código País, decía Bocca:

“Vengo sintiendo desde hace un tiempo que aquí, en los países latinos, esa cosa que avanzamos, que está todo bien y podemos seguir avanzando, entonces hay un cambio, viene otra gente, vamos para atrás y tenés que comenzar de nuevo y es como que tenés que especificar todo de nuevo, enseñar de nuevo y bueno, es como que uno se cansa.”

Clara explicó que la gota que derramó el vaso fue un incidente con cinco bailarines casi en el estreno de El lago de los cisnes, con los cuales Bocca fue muy duro, como solía ser. Como consecuencia de ello el cuerpo de baile se divide. Algunos se solidarizaron con estos cinco bailarines y otros respaldando a Julio Bocca.

Clara comentó que no se sabía en ese momento si el Consejo Directivo del Sodre había participado de esa decisión o si es unilateral de parte del Bocca. También mencionó que el Ministerio de Educación y Cultura tampoco ha dicho nada. Clara manifestó que su opinión era que el Consejo Directivo del Sodre debía informar públicamente qué había sucedido y cuál sería su actitud. Manifestó también lo irregular de la designación de Sajac como directora interina sin que hubiera habido ninguna resolución al respecto que él conociera. Comentó sobre la recolección de firmas en reclamo del regreso de Bocca y alertó sobre el riesgo de malinterpretar el hecho de que Bocca vaya a acompañar la gira internacional del BNS como indicador de que todo está bien. En primer lugar, esta gira internacional se explicaba porque Bocca era el director y porque iba en ella, a tal grado dependía de su prestigio personal. En segundo lugar, Bocca ya había comprometido su prestigio con esta gira y no iba a arriesgarlo no acompañando al BNS, independientemente de cuál fuese su decisión final. Clara finalizó resumiendo que la pelota estaba en la cancha del Consejo Directivo del Sodre. La periodista María Noel Marrone le recordó que estaba en proceso la recolección de firmas –iniciativa que atribuyó al “otro grupo”- con el petitorio a la Sra. Ministra de Educación y Cultura, la Dra. María Julia Muñoz, a lo que Jaime Clara confirmó que efectivamente tampoco la Ministra, de quien depende el Sodre, había hecho manifestaciones al respecto. Finalizó diciendo que hay “problemas muy profundos, que no sé si se van a solucionar”. Al finalizar ese martes se habían recolectado 10.000 firmas.

El miércoles 6 de abril finalmente el Consejo Directivo del Sodre emitió un comunicado:

El Consejo Directivo del Sodre, ante la solicitud de licencia del Maestro Julio Bocca, quiere expresar su total apoyo a la labor que ha estado desarrollando al frente del Ballet Nacional, dándole un impulso extraordinario a nuestro Cuerpo Estable.

Como todos los uruguayos interesados en el desarrollo del arte nacional, y en especial de la danza, nos sentimos orgullosos de contar con el trabajo del Maestro y le agradecemos el compromiso que expresa en su comunicado hecho público el viernes pasado, tanto hacia el equipo del BNS, como hacia este Consejo.

Nuestra responsabilidad es seguir trabajando para que todo el Sodre, los funcionarios, los Cuerpos Estables, las Escuelas, sus salas, Archivos, todos sus servicios, alcancen el nivel de excelencia que espera y merece el público uruguayo. Y confiamos en que el Maestro Bocca nos acompañe en ese propósito con la seriedad y brillantez que ha venido demostrando hasta ahora.

El equipo del BNS seguirá siendo el mismo y la dirección interina estará a cargo de la Maestra Asistente de la Dirección Artística Sofía Sajac.

De este comunicado la frase relevante es “Y confiamos en que el Maestro Bocca nos acompañe en ese propósito con la seriedad y brillantez que ha venido demostrando hasta ahora.”, que debe leerse: no tomaremos ninguna iniciativa. Al finalizar ese día se habían recolectado 12.500 firmas.

El jueves 7 de abril el Ministerio de Educación y Cultura finalmente emite un comunicado, cuyo texto es el siguiente:

A la opinión pública

Ministerio de Educación de Cultura sobre el alejamiento temporal del maestro Bocca

La gestión de estos seis años de Julio Bocca al frente del Ballet Nacional Sodre es épica; nunca antes vista en la historia de la danza en Uruguay.

Logró posicionar a la compañía de danza estatal en un lugar de referencia a nivel regional y de relevancia en el corazón de los uruguayos. Y sobre todo marcó el camino a recorrer.

Demostró, también que los logros se alcanzan con excelencia y calidad artística, pero que son el resultado del talento, el esfuerzo y la disciplina.

No hay calidad sin sacrificio personal y entrega, eso lo tiene el Maestro y lo trasmite de maravilla, sembrando lo más destacado en un cuerpo de ballet que ocupe los mejores sitiales del mundo.

Este alejamiento temporal del maestro Bocca pone transitorio fin a un ciclo que marcó una nueva edad de oro del BNS. En este sentido, el Ministerio de Educación y Cultura ha recibido con inquietud esta noticia-que no ha dejado a nadie indiferente- y quiere dejar de manifiesto el profundo agradecimiento del Gobierno hacia Bocca, por todo lo que ha hecho por la cultura y el arte en nuestro país. Y compromete todas las gestiones necesarias para que pueda iniciar una segunda etapa al frente del BNS, si él así lo dispone.

El gran reto por delante es generar las condiciones necesarias para que esta compañía continúe siendo la mejor de la región y juegue en las primeras ligas del mundo.

Estamos preparados para mantener lo ya logrado, seguir apuntando a la excelencia, comprometiendo múltiples agentes y factores, internos y externos, públicos y privados, institucionales y artísticos, que confluyan para seguir haciendo de este proyecto un éxito nacional e internacional. Para comenzar un nuevo ciclo del BNS, que esté a la altura de los nuevos desafíos.

Ya estamos trabajando en ello.

Ministerio de Educación y Cultura

 

De todo el comunicado, lo relevante es la frase “Y compromete todas las gestiones necesarias para que pueda iniciar una segunda etapa al frente del BNS, si él así lo dispone.” Al mismo tiempo, si se analiza con cuidado, parece decir “si vuelve, lo recibiremos con los brazos abiertos”. El diario La Nación decía, ese mismo jueves[4]: “En la plataforma Change.org hay una solicitud llamada “No queremos perder a Julio Bocca”. En cuatro días, ya ronda las 15.000 firmas. Entre ellas, la de Raymond Lukens, el director artístico del American Ballet Theatre (ABT), la compañía que durante años integró el bailarín argentino. ‘Bocca es un visionario que cualquier gran compañía de ballet sería feliz de tener como su líder artístico’, escribió.” Efectivamente, tal como lo indica La Nación, el jueves 7 de abril se llegó a las 15.000 firmas.

El Semanario Búsqueda publicó un artículo en el cual afirmó que Julio Bocca recibió una oferta por un millón de dólares anuales para dirigir el American Ballet Theatre de Nueva York (ABT)[5]. Según dicha publicación, “la gloria” de dirigir el ABT habría sido la razón por la cual solicitó “la licencia temporal”, decisión precipitada por el altercado del ensayo. Búsqueda resalta que la petición pública para que Bocca permanezca ya había recibido unas 14.000 adhesiones e informa asimismo que el elenco completo del BNS —76 bailarines— había firmado una carta de respaldo entregada a Bocca el viernes 1º en la que se reconocían “algunos desafortunados acontecimientos” que ocurrieron antes del estreno de El lago de los cisnes y le expresaba el apoyo y compromiso para seguir trabajando juntos: “Valoramos los logros obtenidos en diversas áreas (condiciones de trabajo, producciones locales, giras nacionales e internacionales, reconocimiento del público) y creemos que el camino propuesto (…) es el adecuado para seguir renovando los desafíos y cumpliendo las metas”. En dicho artículo también se recogían manifestaciones de la consejera Campanella rechazando enfáticamente que los bailarines no tuvieran permitido su agremiación sindical: “No es así porque en Afusodre hay una representación del Ballet Nacional con dos delegados”.

Hasta aquí la cargada cronología de menos de una semana, en la cual la petición jugó un papel clave en promover reacciones que no parece evidente se hubieran dado en su ausencia.  Quiero ahora transcribir algunos de los mensajes de algunas de las personas que firmaron el petitorio. Algunos de ellos expresan la visión de personalidades del ballet mundial respecto de la situación que estamos pasando. Otros son mensajes de uruguayos que viven aquí y en exterior. En aquellos casos de mensajes en inglés ha agregado una traducción.

 

Bocca_3

 

Los Directores Artísticos de las compañías de ballet necesitan respaldo para hacer lo que tienen que hacer para lograr un ballet de la mejor calidad posible, para deleitar a las audiencias y permitirles diferenciar entre lo adecuado y lo excelente.

Maina Gielgud, Londres, Reino Unido

 

Bocca_4

Julio Bocca fue un verdadero artista, a diferencia del 95% de los terribles directores artísticos a nivel mundial. Creo que puede ser un director brillante.

Austin Eyler, Cary, NC

 

Bocca_5

 

Soy el Director Artístico del Currículum de Entrenamiento Nacional del American Ballet Theatre (ABT NTC, por su sigla en inglés). Julio Bocca es uno de los más grandes artistas de su generación y estoy honrado de conocerlo. Tuve la fortuna de enseñar el ABT NTC en el Sodre, invitado por él. Mientras estuve en Montevideo pude ver dos actuaciones de la Compañía de Ballet del Sodre. Las producciones estuvieron a la altura del más alto nivel mundial, verdaderamente un tesoro artístico. El trabajo de Julio Bocca en Uruguay ha sido nada menos que excelente. Además de ser un artista que es una leyenda, Bocca es también un visionario que cualquiera de las grandes organizaciones de ballet en el mundo estaría feliz de tener como su líder artístico. Julio Bocca es un tesoro artístico, que llevó a la Compañía de Ballet del Sodre a transformarse en una compañía de primer orden en Latinoamérica.

Raymond Luckens, Nueva York, NY

 

Bocca_6

Bocca_7

Bocca_8

Bocca_9

Bocca_10

Bocca_11

 

Cuando este jueves Búsqueda publicó que Bocca había recibido una oferta para ser el Director Artístico del prestigioso American Theatre Ballet con un contrato de un millón de dólares al año muchos se abatieron, pensando que Uruguay no puede igualar esa oferta. Contestaré aquí, para finalizar, lo mismo que dije entonces en un tuit al respecto: los uruguayos no tenemos dinero para ofrecer, pero sí respeto, compromiso, deseo de superación, cariño y admiración. 15.000 personas han dado su testimonio de ello y han expresado que, si Julio Bocca se va, desean que el motivo no obedezca a la permanencia de defectos remediables, pacíficamente tolerados, que debe padecer al frente del desafío que implica colaborar en la construcción de una cultura nacional, democrática y de prestigio mundial.

 


 

[1]     “Julio Bocca le pone pausa a su trabajo con el ballet del Sodre”, Nelson Fernández, La Nación, 02/04/2016.

[2]     “Un hasta luego que se hará sentir”, El País, 02/04/2016, http://www.elpais.com.uy/divertite/teatro/hasta-luego-que-hara-sentir.html

[3]     “Callarse o no la Bocca”, La Diaria, Lucía Naser, 05/04/2016, http://ladiaria.com.uy/articulo/2016/4/callarse-o-no-la-bocca/

[4]     “Julio, en Bocca de todos”, Brunella Tedesco, El Observador, 05/04/2016, http://www.elobservador. com.uy/julio-bocca-todos-n891737

[5]     Desayunos Informales, Teledoce, Columna de Jaime Clara, 05/04/2016, http://www.teledoce.com/programas /desayunos-informales/primera-manana/las-claves-del-alejamiento-de-bocca-del-ballet-del-sodre/

[6]     “Julio Bocca, ¿operación retorno?”, La Nación, 07/04/2016, http://www.lanacion.com.ar/1887081-julio-bocca-operacion-retorno

[7]     “Julio Bocca considera una propuesta del American Ballet de Nueva York”, Semanario Búsqueda, Nº1861 – 07 al 13 de Abril de 2016.

Leonardo Veiga

Autor: Leonardo Veiga

Contador Público, Universidad de la República; Licenciado en Administración, Universidad de la República; Master en Dirección y Administración de Empresas, IEEM; CPCL, Harvard Business School, EE.UU., PhD Universidad de Navarra. Es profesor de Gestión de la Innovación y de Economía Política (IEEM/UM) y de Prácticas Desleales de Comercio y Defensa Comercial (CEA/ADAU). Es miembro del directorio del Centro de Innovación Tecnológica SEPÉ. Fue consultor del Programa Nacional de Desburocratización (PRONADE), del Plan de Desregulación del Comercio Exterior y las Inversiones (PLADES), miembro del Board del Global Entrepreneurship Monitor, Director del MBA del IEEM/UM y Coordinador de la carrera de Contador Público en la FCCEE/UM.

  • enrique gonzalez

    Es doloroso que la mediocridad y el emparejar para abajo, símbolo de toda esta administración que venimos sufriendo hace años, nos cargue con un nuevo perjuicio, este como todos los relativos a educación y cultura son invaluables. Cuanto significará para la cultura, el prestigio del país y futuras generaciones de artistas que hoy se forman en BNS? Cuánto significará perder ese valor intangible que tiene Bocca y que es reconocido en el Mundo? Para nuestros gobernantes , en especial nuestra ministra, más valor tiene salir disfrazada y aporrear un tambor (porque ella tampoco aprendió nada de ese arte genial) que preocuparse por las cosas que se exigen de su cargo. Y seguimos hablando del cambio de ADN, ya lo hicieron nos llevaron a una miserable mediocridad y sumergido a los más indefensos en la ignorancia.

  • carlos

    Muy buena e ilustrativa la nota del columnista la cual nos hace pensar que esta tornándose muy difícil cambiar el pensamiento y comportamiento de ciertos sectores que hoy gobiernan o tienen gran injerencia en el gobierno de nuestro pais. ¿Estaran nuestros nietos condenados a vivir en un país mediocre o tendrán que emigrar ,como ya lo hicieron muchos, para desarrollar sus aptitudes en lugares donde no se combata la superacion personal y la competencia bien entendida?