Domingo, 16 de julio de 2017

MENU

Buscando Culpables

¿Quién mató al Cabo Wilson Coronel?
¿Fue el delincuente que le disparó dos veces?
¿Fue el otro malviviente que, presuntamente, lo esperaba afuera para huir con él?
¿Fue el dueño de la pizzería que lo contrató en forma irregular?
¿Fue el mismo Coronel al trabajar en forma irregular?
¿Fueron todos?
Al tenor de las declaraciones de los jerarcas del Ministerio del Interior, en especial de su subsecretario, parece que los que mataron a Wilson Coronel fueron todos.
Sin embargo las del Sub Secretario ponen el énfasis en el hecho que el infortunado policía estaba trabajando en forma irregular.
Fue lo primero que señaló, de forma insensible, el jerarca.
Luego cargó contra el comerciante que lo había contratado.
Hasta se realizó una denuncia penal en contra del mismo.
Que el Ministerio se centre en la responsabilidad del fallecido y de quien lo contrató es no sólo insensible sino equivocado.
Quién mató a Wilson Coronel fue el delincuente.
Ese que todos vimos en la filmación de los noticieros y que con una frialdad espantosa le disparó dos veces.
Es a encontrar a ese delincuente, identificarlo y apresarlo que debe dedicar sus primeros esfuerzos el Sub Secretario y su ministerio.
Esta reacción ministerial no es nueva.
Ya van varias veces que intentan echarle la culpa a las víctimas de los homicidios.
Hace un tiempo frente a el asesinato de una joven a la salida de un baile en el departamento de Canelones el Ministro dijo que los padres no debía permitir que fuera a esas fiestas.
Ante el asesinato de un comerciante el Ministro dijo que quien no andaba en cosas raras no debía temer.
Después aconsejó no andar con ropa de marca.
Todo esto traslada el foco de la culpa del delincuente a la víctima.
Si te roban ropa de marca, es porque la estabas usando, no debes usarla.
Si asesinan a una joven es porque los padres permitieron que fuera a una fiesta. No debieron dejarla ir.
Si matan a un policía en una pizzería la culpa es del dueño del comercio por haberlo contratado en forma irregular o del propio funcionario por trabajar de esa forma.
¿Y el delincuente no tiene nada que ver?
¿El que entró a robar y mató fríamente? ¿De ese no va a hablar el subsecretario?
La actitud ministerial no es otra cosa que un intento de quitarse la responsabilidad que tiene.
Al igual que el Ministro sabe que la inseguridad crece, que los homicidios y las rapiñas cada día son más.
Estos hechos derrumban el discurso y relato oficial de que todo está mejorando.
Entonces en lugar de aceptar las cosas que suceden intentan torpe e insensiblemente culpar a las víctimas o a terceros.
Digámoslo en forma clara: el responsable de lo sucedido fue el delincuente.
Pretender que la responsabilidad es del comerciante o del policía asesinado es no sólo un torpe intento de auto exoneración. Es un profundo error.
El razonamiento ministerial es este: si el comerciante no lo hubiera contratado en forma irregular el policía no habría estado ahí y por ende no habría sido asesinado.
Si el policía no hubiera estado trabajando de forma irregular no habría estado en el lugar y por ende no habría sido asesinado.
¿Porqué hace esto el Ministerio del Interior?
¿Para defender al delincuente?
No, ni por un instante puede sostenerse que es por eso.
Lo hace para trasladar su propia responsabilidad a otros.
El Ministerio nos debe dar seguridad, debe evitar que estos hechos sucedan. Cómo no puede parar el aumento del delito, la violencia, opta por desviar la responsabilidad.
Lo interesante es lo que sucede si seguimos el razonamiento ministerial y nos preguntamos los verdaderos motivos por los que el comerciante contrató al policía y este estaba trabajando en forma irregular.
El comerciante contrató al policía para que le brindara seguridad en su comercio, sencillamente porque el Ministerio no le da seguridad.
Porque si no hubiera inseguridad, si los comerciantes pudieran trabajar tranquilamente como podían hacerlo hace doce o quince años, el dueño de la pizzería no habría contratado al policía.
Por ende, siguiendo el razonamiento ministerial, es el propio Ministerio del Interior el responsable del asesinato.
El policía trabajaba en forma irregular en la pizzería.
¿Porqué lo hacía?
No tenía más remedio que hacerlo porque el Ministerio le paga en la mano 16 mil pesos por mes. Por ende no le alcanza para vivir y tuvo que buscar un trabajo.
¿Qué tipo de trabajo? Ese que constituye su especialidad: la seguridad.
Como el Ministerio que le paga los 16 mil pesos por mes no le permite trabajar en lo que sabe hacer, no tuvo más opción que hacerlo de forma irregular.
De nuevo, ¿quién es el responsable si seguimos el razonamiento ministerial?
El Ministerio.
Lo que nos lleva al principio: el responsable directo y primario del homicidio es el delincuente.
Haría bien el Subsecretario y su Ministerio en concentrarse en encontrarlo, apresarlo y someterlo a la Justicia.
No buscar responsables por caminos que llevan al propio Ministerio.

Pedro Bordaberry

Autor: Pedro Bordaberry

Abogado, Senador, 57 años.