Jueves, 12 de julio de 2018

MENU

Calidad y equidad. El ejemplo de Vietnam en las pruebas PISA

El pasado 4 de julio se realizó en la sede del Instituto Internacional de Planificación Educativa (IIPE) en París la presentación del informe “Prácticas prometedoras: las escuelas públicas en Vietnam”. El evento se realizó online razón por la cual tuve la oportunidad de asistir al evento en directo. La presentación fue realizada por los investigadores Tony McAleavy and Rachael Fitzpatrick.

¿Porqué Vietnam? Porque fue Campeón del Mundo en calidad y equidad en las pruebas PISA 2015. Un país pobre tuvo el mayor porcentaje de alumnos que lograron las competencias básicas en ciencias (basic proficiency). No lograron los resultados más altos, sino que fue el país donde la mayoría de los alumnos adquirieron el deseado Nivel 2 es decir son un ejemplo de equidad de logro.

Los 580.000 alumnos de 15 años de todo el mundo debieron responder preguntas, resolver situaciones y demostrar competencias, sobre temas tan disímiles como Correr en días de calor, Migración de las aves, Meteoroides y cráteres, Investigación sobre laderas y Piscicultura sostenible. Sobre todos estos temas los alumnos debieron razonar y ligar las situaciones planteadas a lo que habían aprendido en las aulas.

“En el nivel 2, el alumno es capaz de usar el conocimiento sustantivo de la vida diaria y el conocimiento procedimental básico para identificar una explicación científica, interpretar datos e identificar la pregunta a la que responde un diseño experimental sencillo. Puede describir relaciones causales simples. Demuestra un conocimiento epistémico elemental al ser capaz de identificar preguntas que se pueden investigar científicamente” ( página 64, PISA 2015. Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos).

Vietnam, que ganó una guerra contra tropas foráneas en su territorio hace 45 años, ha alcanzado combinar calidad y equidad en Ciencias. En cambio nosotros, que hemos triplicado el presupuesto educativo desde el 2005, hemos retrocedido tanto en calidad como cantidad.

La conferencia del miércoles pasado en el IIPE de París trató de responder la pregunta. ¿Qué ha hecho de bueno Vietnam para mejorar en calidad y equidad? Una dicotomía que es una asignatura pendiente en el mundo entero.

La historia comienza en primaria. El rendimiento de los alumnos de quinto año de primaria es realmente excepcional. Diecinueve de 20 alumnos de quinto año, pueden realizar adiciones correctas de cuatro dígitos, el 85% puede realizar sustracciones con fracciones y el 81% es capaz de realizar una ecuación simple con una incógnita.

Andreas Schleicher de la OCDE afirmó “Los resultados de las pruebas PISA de Vietnam le muestran al mundo que la calidad y equidad en educación pueden mejorar rápidamente”.

McAleavy y Fitzpatrick identificaron cinco características distintivas del Sistema educativo de Vietnam. Las mismas no tienen el poderío de una explicación causal, pero son muy prometedoras en tal sentido. Hay un peso muy acentuado de los valores culturales en la sociedad vietnamita, asunto que es externo al sistema educativo, pero que contribuyen grandemente a sus resultados.

*El rol cultural y los apoyos externos organizados por los padres. Un profesor de segundo ciclo de enseñanza media dice “En Vietnam cada persona sabe que se debe estudiar tesoneramente para lograr una mejor calidad de vida, el estudiar es muy importante, especialmente para los pobres. Los padres le enseñan a sus hijos cuando son pequeños, que la educación les creará una mejor vida en el futuro”.

Otro profesor, esta vez de ciclo básico de educación media dice “En primer lugar tenemos nuestra larga tradición de aprender. El pueblo vietnamita siempre ha tenido avidez por aprender y lograr mejor conocimiento. En Ha Giang, en los años recientes, los profesores no han tenido que ir a los hogares a estimular a los padres para animarlos a que sus hijos valoren la educación. Los estudiantes saben que tienen que estudiar para progresar”. Finalmente un director de escuela de Hanoi dice, “Tu me preguntas si nuestros estudiantes van a clases particulares luego del horario? Ciertamente. Como sabes, las clases de refuerzo fuera del horario escolar son importantes, y es una práctica habitual de las familias vietnamitas”.

Las cinco prácticas prometedoras identificadas por McAleavy y Fitzpatrick son la estabilidad de la política educativa, la rendición de cuentas a nivel de instituciones, la buena enseñanza de los docentes, el liderazgo pedagógico de los directores y el rol de los padres.

 

1.- La política educativa sostenible. En Vietnam el foco de la política educativa siempre ha estado puesto en la calidad y el incremento cuantitativo. Una de las piedras angulares ha sido la inversión en la educación inicial. La meta ha sido que todos los niños asistan por lo menos un año a la educación preescolar antes de comenzar la educación primaria.

Otro asunto sustancial ha sido el estímulo y la orientación sistemática a los docentes para que utilicen estrategias de trabajo pedagógico, centradas en los estudiantes.

Fundamental ha sido la exigencia vietnamita de mejorar cualitativamente la formación de los docentes. El tema capital es la práctica docente antes de ingresar al trabajo propiamente dicho, tanto en los niveles de educación inicial como básico y secundario. No se confía en que solo el papel de acreditación genere educación de calidad, también es necesaria la ejercitación sistemática antes de comenzar la larga carrera docente.

La política educativa vietnamita se ha preocupado tanto de los rendimientos académicos diferenciales entre regiones, como al interior de las mismas, razón por la cual se han dispuesto recursos materiales y herramientas metodológicas.

En relación a la implementación de políticas de mejora/cambio/reforma en el país asiático, se destaca el rol articulador de un enlace entre las políticas gubernamentales y el centro educativo. El enlace que baja directivas y eleva necesidades y sugerencias, se realiza a través de estructuras especializadas donde la dirección del centro educativo constituye el actor clave. Esta estructura está tan institucionalizada que los directores lo denominan el “sistema lógico” (de hacer las cosas).

Otra clave es la existencia de niveles de autonomía a nivel de distrito y de provincia que apoyan a sus centros educativos. Hay mucha flexibilidad en la comunicación, lo cual permite informar de manera honesta y rápida los problemas existentes. El rol clave lo detenta el director del centro educativo quién es el enlace entre la comunidad educativa y las autoridades estatales externa.

 

2.- La rendición de cuentas del centro educativo. En Vietnam existen poderosos sistemas de análisis crítico, de escrutinio o investigación en profundidad, tanto internos como externos, del trabajo de los profesionales en los centros educativos.

Los datos del estudio PISA del año 2015 demuestran que el 99% de los docentes de mayor experiencia de los centros educativos, realizan observaciones de clase de sus colegas. El promedio de los países de la OCDE es del 81%. El porcentaje de centros educativos vietnamitas que cuentan con sistema de orientación/apoyo a los docentes es también del 99%. La correspondiente cifra a nivel de OCDE es del 72%.

El director del centro educativo es el primer inspector de la institución. Un profesor de Ciclo Básico afirma que “el Director o el Sub-Director pueden visitar una clase sin aviso previo. Luego de la visita ellos nos proporcionan la correspondiente devolución”. Otro colega abunda el rendimiento o performance de nosotros es monitoreado de manera estricta en mi centro educativo. Por ejemplo tengo frecuentes visitas de inspección y mensualmente me revisan la planificación y los materiales que utilizo”. Otro docente de segundo ciclo de enseñanza secundaria dice “El director visita mi clase con o sin aviso previo y se fija especialmente como preparo mis lecciones. El director es muy franco y directo. Discute claramente conmigo como funcionó mi clase y de allí salen sugerencias de cambio de mi trabajo”

De extrema importancia es la rendición de cuentas entre pares de la asignatura. “Yo soy el Jefe del grupo de la asignatura. Cada mes visitamos las clases, evaluamos la calidad del trabajo pedagógico del profesor colega y también le informamos de las observaciones de pares, tanto al director como al sub-director” Otro profesor abunda en la forma en que realizan las observaciones de pares. “Creamos un grupo de evaluación de dos o tres miembros para observar la lección de un colega y producimos una evaluación. La evaluación de la calidad del trabajo pedagógico en mi clase se hace de manera muy regular, ya que es semanal, mensual y semestral. Las visitas son de apoyo y brindan una devolución de gran utilidad para mi trabajo”.

 

3.-  La calidad de la enseñanza. Profesores y directores hablan con confianza acerca de pedagogía. En Vietnam se ha producido un debate muy amplio y profundo sobre las mejores maneras de enseñar en las aulas. En la década del 90 se encomendaron estudios para promover una “pedagogía centrada en el que aprende” más que en el que enseña. El sistema educativo vietnamita permite que los docentes tomen sus decisiones sobre las estrategias metodológicas.

Tony McAleavy and Rachael Fitzpatrick afirman que la mayoría de los profesores utilizan estrategias tradicionales y participativas en sus trabajo de aula. Un docente se expresa de la siguiente manera “Según mi opinión en relación a las técnicas de enseñanza, considero que no hay recetas universales. El centro educativo alienta a que los docentes seamos flexibles y creativos. Todo depende de la asignatura y de las competencias que tenga. De todas formas en clases de bajo rendimiento yo prefiero métodos tradicionales en cambio en las de alto rendimiento trabajo con técnicas tales como juegos, trabajos grupales o brainstorming.

Un aspecto central de la investigación de McAleavy y Fitzpatrick es la frecuencia en que los estudiantes reciben devoluciones por parte de sus profesores. En efecto, solo el 5% de los estudiantes vietnamitas de ciencias estuvo de acuerdo con la afirmación “El profesor nunca me habla”. Esta fue la mejor respuesta de toda la muestra. El porcentaje promedio de la OCDE sobre la misma afirmación fue del 28%.

 

4.-  Liderazgo pedagógico de los directores. El director es la figura clave en el funcionamiento del centro educativo. En primer lugar debe decirse que los modelos de liderazgo educativo vietnamitas son diferentes de los modelos occidentales. El liderazgo educativo a nivel de centro, no es una carrera electiva. Los directores no solicitan tal rol, reciben incentivos mínimos y muchas veces su salario es inferior al de sus profesores. No hay autonomía económica en las instituciones y los directores no participan en la selección de sus docentes. A pesar de todo esto, los directores son figuras clave en la forma en que se dirigen los centros educativos públicos en Vietnam y son actores relevantes en la gestión del rendimiento/performance de los profesores en su institución. Su rutina cotidiana incluye observaciones de clase diarias, lectura de circulares del nivel central, aprobar asuntos administrativos, reunirse con las comisiones de gestión, analizar la conducta de alumnos y profesores, y analizar el cumplimiento de las planificaciones de sus docentes.

 

5.- Rol de los padres. Las regulaciones del Ministerio le otorgan un rol fundamental a los padres. Los padres están involucrados en el gobierno del centro educativo. Las escuelas públicas en Vietnam exigen de la existencia de sistemas operativos en los centros para fomentar la participación de los padres incluyendo la conformación de un Consejo de Padres a nivel de cada clase. Estas instancias están orientadas fomentar la comunicación bidireccional y también el concepto de rendición de cuentas.

McAleavy y Fitzpatrick plantearon en la conferencia del IIPE que los padres están ampliamente conformes con sus centros educativos. Ningún padre respondió de manera afirmativa a la oración que dice “Siento que nunca me han escuchado en el centro educativo”. El 81% de los padres realizan contribuciones financieras y materiales al centro educativo.

Los datos recogidos de las pruebas PISA del año 2015 indican altos valores de participación de los padres. El 49% de los padres dice que a iniciativa de los profesores, discutieron y analizaron el progreso de sus hijos. El promedio de los países de la OCDE es del 27%.

El 41% de los padres colaboraron con el profesor de su alumno durante el año escolar, en tanto que la cifra de la OCDE fue del 5%. Obviamente hay derechos y obligaciones de parte de los padres. En aras de la extensión de la presente columna, me salteo los derechos (hay inflación en esta materia en el país). Las obligaciones de los padres son: a) Coordinar con el centro educativo para que sus hijos cumplan con lo establecido por el Consejo de Padres de la clase, b) Coordinar con los profesores para orientar y motivar a los alumnos a que sean activos, alumnos conscientes, que desarrollen valores éticos y que respeten las normas del centro educativo, c) los padres deberán asumir la responsabilidad de los errores y faltas de sus hijos en concordancia con la ley y además implementar las recomendaciones del Consejo de Padres de la clase.

La experiencia vietnamita demuestra que no todo se logra con dinero, también se precisan ideas y coraje para implementarlas.

Como se puede apreciar es mucho lo que se puede aprender de la experiencia de Vietnam. Podría decir que la enseñanza número tres, la referida a la rendición de cuentas del trabajo de los profesionales de la educación en los centros educativos, es algo que se debería implementar ya. Sin embargo, los paros y ocupaciones son por otra rendición de cuentas, solo son para lograr la cifra de la media docena. La distancia entre los que fomentan la media docena y lo que ocurre en el mundo real es infinita. Ojalá aprendamos algo de Vietnam … y rápido.

Alberto Nagle

Autor: Alberto Nagle

PHD en Educación. Consultor y Asesor Internacional en materia educativa. Director de proyectos educativos en distintos países de América y en otros continentes.