Martes, 22 de marzo de 2016

MENU

Cecilia Baroni: “Radio Vilardevoz es un ejemplo de cómo se pueden cambiar las concepciones, los dispositivos de intervención y abordaje en salud mental”

El Telescopio conversó con la Psicóloga y  Co-coordinadora de Vilardevoz, Cecilia Baroni, quien contó que “el 80% de las personas que participan en el proyecto no han vuelto a tener internaciones prolongadas dada la inclusión a un grupo de referencia y a los procesos de pertenencia y autonomía generados”.

 

 

radio5Por otra parte, criticó que el Vilardebó hoy en día tiene un sistema de atención que sigue estando centrado (…) en un paradigma biologicista que da respuesta a los síntomas y no realiza una atención integral del sujeto que padece psíquicamente”.

Baroni concluyó que “sin lugar a dudas que pueda concretarse una nueva ley, que desplace a la de 1936, es muy importante para seguir exigiendo y promoviendo los diversos cambios que quedan por hacer en materias de salud mental”.

 

¿Cómo surgió Vilardevoz?

Vilardevoz surgió en 1997 como un proyecto de comunicación participativa y con el objetivo de contribuir a un cambio de imaginario en nuestra sociedad de lo que la gente conoce como “paciente psiquiátrico”, “loco” o “enfermo mental”. Imaginario que generalmente se construye desde el desconocimiento, el miedo y la idea de peligrosidad, idea que va generando diferentes estigmas y por lo tanto obstáculos en poder pensarnos como integrantes de una sociedad que excluye lo que le da miedo o lo intenta cambiar.

Vilardevoz entonces, generó una modalidad de trabajo en la cual las personas que históricamente han sido habladas por otras (técnicos, familias, entre otros) por considerar que su discurso es falto de valor, delirante, etc hablan en primera persona y en dicho proceso van transformando su vida, la del colectivo al que pertenecen así como de otros colectivos y  son capaces de incidir tanto en sus propias vidas como en las políticas, en este caso, de salud mental y derechos humanos.

Partimos de la base de que los medios de comunicación son formadores de opinión y por lo tanto productores y reproductores de dichas opiniones, y creemos firmemente que esta voz, como muchas otras voces, no deben ser excluidas del circuito comunicacional.

 

radio2

Foto: Facebook Vilardevoz

¿Cómo se sustentan?

Vilardevoz es una radio comunitaria que se auto gestiona y no cuenta con ningún financiamiento. Para su sustento se presenta a diferentes fondos concursables que permiten realizar algunas actividades así como comprar materiales.

Además, el colectivo generó un Club de Socios, que colaboran con una cuota bimensual, un stand con venta de merchandising de Vilardevoz y cuenta con sponsor de locales del barrio. Estas tareas son llevadas adelante por equipos de trabajo compuestos por integrantes del equipo y participantes del proyecto.

 

¿Cuánto influye en la recuperación o mejora del paciente el participar en un proyecto como Radio Vilardevoz?

Por las diversos estudios e investigaciones que se han llevado adelante en relación a evaluar los procesos de quienes participan en Vilardevoz, así como los aportes de esta modalidad de trabajo, podemos decir que el 80% de las personas que se involucran no han vuelto a tener internaciones prolongadas dada la inclusión a un grupo de referencia y a los procesos de pertenencia y autonomía generados.

Por otra parte, el reconocimiento que implica el cambio de lugar que se propone en Vilardevoz, al cual denominamos de paciente a participante,  influye directa y positivamente en procesos de salud que incluyen al diferente por lo que puede aportar y no a partir de los pre-conceptos que podemos tener de las mismas.

 

¿Cuántos pacientes participan activamente en la radio?

Alrededor de 50 por mes y 210 al año, aproximadamente.

 

radio3

Foto: Facebook Vilardevoz

¿Trabajan con personas que no son usuarios del Hospital Vilardebó pero que si se encuentran en una situación de vulnerabilidad social?

Trabajamos con personas usuarias del sistema de salud mental tanto internados como externados y del sistema de refugios del Mides.

 

¿Qué opinan sobre la atención que brinda el Hospital Vilardebó?

El Vilardebó hoy en día tiene un sistema de atención que sigue estando centrado, a pesar de los intentos de cambiar esto, en un paradigma biologicista que da respuesta a los síntomas y no realiza una atención integral del sujeto que padece psíquicamente.

Ha avanzado en materia de rehabilitación psicosocial y en propuestas que dignifiquen a las personas que por distintas razones deben cursar internaciones de no más de 60 días pero, muchas de ellas, siguen siendo propuestas puntuales y a pulmón de quienes las llevan adelante y no como parte de una política hacia un cambio de modelo de atención.

En la actualidad coexisten  prácticas de asilo con una alta rotatividad de pacientes que, por no contar con otro tipo de abordajes, vuelven a internarse a pocos días de haber sido dados de alta. Falta mejorar las coordinaciones a nivel interinstitucional así como la inter-sectorial que permita un abordaje integral de las personas y sus problemáticas.

A nivel edilicio, si bien se ha invertido un poco más en los últimos años, hay salas que por las condiciones en las que están, dejan mucho que desear. Por último, queda mucho por hacer a nivel de la formación del personal que diariamente se encuentra con situaciones que lo superan y que terminan generando una violación sistemática a los derechos de los usuarios.

 

El pasado 27 de febrero salió a la luz, que una paciente, de 25 años, que estaba internada en una de las salas de seguridad del hospital Vilardebó se quitó la vida el 20 de enero. Pasó un mes y la familia desconocía donde se encontraba el cuerpo. Las autoridades del hospital tampoco se comunicaron, en tiempo y forma (con la familia de la joven) para dar cuenta del hecho. ¿Dónde estuvo la falla y quienes son los responsables?

radio4

Foto: Facebook Vilardevoz

En primer lugar las autoridades del hospital dicen que siguieron con el protocolo previsto para estos casos, que fue entregar el cuerpo a las 6ta y de ahí al Instituto Técnico Forense (ITF).

El problema para los familiares, además de que Soledad se mató en una institución de salud mental, fue que al enterarse de la muerte de la misma, por medio del equipo de Vilardevoz y preguntar a un integrante del Departamento de Trabajo Social del Vilardebó dónde estaba el cuerpo para despedirse, la respuesta fue: ´no sabemos dónde está el cuerpo porque en el ITF ya no está y en la morgue el teléfono da fuera de servicio´.

La persona se comprometió a llamar a la morgue. A la semana siguiente se lo contactó nuevamente para ver si había novedades y la respuesta fue negativa.

Con ese panorama y ante lo increíble del asunto, el equipo de Vilardevoz decidió hacer la denuncia ante la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH).  La hermana de Soledad ubicó a su hermana en el cementerio unos días después de que la Justicia  determinó su entierro y dos días después de la denuncia ante el INDDHH.

Susana Muñiz y Horacio Porciúncula, Presidenta de ASSE y Director de Salud Mental, tuvieron el gesto de recibir a la madre y a la hermana de Soledad, le dieron las condolencias y se comprometieron a darles cuenta de lo que había sucedido. Sin lugar a dudas un buen gesto que no repara pero da tranquilidad de que alguien se está haciendo cargo y puede dar respuestas.

La falla en esto es que al sistema no le importan las personas y sus sentimientos sino establecer si los procedimientos fueron cumplidos o no.

Muñiz dijo a Telemundo, el viernes 4 de marzo, que fue un problema de comunicación y para nosotros es un problema de cómo están concebidos los dispositivos de abordaje, cuidado y contención de los usuarios de salud mental en nuestro país. La deshumanización de las prácticas no es un problema de cómo se comunica tal o cual noticia, sino de perder de vista que frente a nosotros, en las prácticas cotidianas, hay  seres humanos que  tienen derechos y el principal es a no ser tratado como una cosa.

 

¿Que opinión les merece lo sucedido?

La muerte de Soledad y la forma de la misma es un suceso lamentable que increíblemente tuvo como resultado, a pesar de la desgracia, clausurar las salas de máxima seguridad en el Hospital Vilardebó. Lo sucedido con los familiares nos pareció una falta de respeto a la familia y una situación que no puede volver a ocurrir en un país que está tan adelantado a nivel de derechos en la región y el mundo.

 

Por otra parte, la nueva ley de Salud Mental que ustedes promueven y que se encuentra en el Parlamento plantea un cambio de paradigma desde la concepción del paciente psiquiátrico como sujeto de derecho ¿de qué forma creen que se puede concretar la propuesta desde el punto de vista práctico?

Vilardevoz es un ejemplo de cómo se puede cambiar las concepciones así como los dispositivos de intervención y abordaje en salud mental. Vilardevoz no patologiza a los sujetos ni considera que los mismos son objeto de intervención de una u otra disciplina. Se trabaja desde la prevención y promoción de salud a partir de la integración a grupos de referencia donde vamos diseñando un proyecto de vida tanto individual como colectivo para poder incluirse en un mundo que excluye al diferente. A su vez, la clave está en el reconocimiento social que se va generando y las redes afectivas y sociales que se van creando y que van dando nuevos sentidos a la existencia. Es así que diseñamos dispositivos de inclusión social, y de intervención sociocomunitaria así como un pensar permanente con los propios protagonistas acerca de la problemática de la locura y la “enfermedad mental”.

 

¿Cómo evalúan estos 18 años de trabajo en la radio?

Arduos, intensos… pero creo que hemos podido colaborar en cambiar la mirada sobre un tema complejo como es todo lo relacionado a los procesos de salud y enfermedad de las personas.

 

¿Que falta por hacer? 

Queda mucho por hacer. Sin lugar a dudas que pueda concretarse una nueva ley de salud mental, que desplace a la de 1936, creemos que es muy importante para seguir exigiendo y promoviendo los diversos cambios que quedan por hacer en materias de salud mental. Que se asigne más presupuesto para dignificar la atención de las personas que tengan que permanecer internadas, contratar y formar al personal a cargo ya que ahí es donde va a estar el éxito o el fracaso de un nuevo modelo.

 

Autora: Milena Santos

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio