Martes, 5 de abril de 2016

MENU

Consejo de Ministros en Salto: “Mucho ruido y pocas nueces”

Sábado, domingo y lunes Salto percibió la renovada agitación que protagoniza el FA buscando generar una sensación de dinámica política. El sábado llegaron los cuatro candidatos a la presidencia de la coalición, y luego empezó a hacerse presente una enorme cantidad de vehículos de chapa oficial del vasto operativo logístico que requiere la realización de los Consejos de Ministros “itinerantes” del Presidente Tabaré Vázquez.

La oportunidad de la iniciativa es interesante de comentar, porque justamente en Salto, luego de denunciar actos de corrupción de tres ediles de su propia agrupación, el Intendente Andrés Lima se encontró con que se había quedado sin los votos necesarios para la aprobación del presupuesto, que con extraña impericia fue puesto a consideración en una sesión extraordinaria para tratar ese único punto, y resultó no aprobado, debido a los votos negativos de los ediles denunciados.

Quizás estamos ante uno de esos casos en que “queriendo hacer un mal, se hizo un bien”. El nuevo presupuesto era de diez mil millones de pesos (9.949:342.000), y ahora la Intendencia habrá de funcionar con el presupuesto anterior (5.000:000.000) actualizado, unos valores más acorde a la nueva realidad económica que vive el país.

Ocurrieron además acontecimientos inesperados. Un vasto operativo policial destinado a la protección de las muchas autoridades presentes en la ciudad, facilitó la fuga de un recluso procesado por “Homicidio Especialmente Agravado”, (Esteban Laureano Díaz Costa, de 38 años, uno de los contratados por el Intendente Lima para colaborar en las tareas de limpieza, luego de despedir 250 funcionarios de la anterior administración).

El asunto no terminó allí, el Jefe de Policía, frente a la inoportuna fuga, dispuso un operativo de máximo rigor en la Cárcel Central de Salto; la sorpresiva acción policial con requisa en medio de la noche, hizo que los presos reaccionaran con violencia configurando una situación con visos de motín, con lo que en horas de la madrugada del lunes, hubieron de acudir efectivos de todas las seccionales, y una dotación del Cuerpo de Bomberos para controlar la situación.

Mientras estas informaciones explotaban en las redes sociales, ( primicia del portal digital “PALABRAS CRUZADAS”), el presidente Vázquez se enfrentaba sonriente al público de San Antonio, en un departamento donde el PIT CNT está movilizándose con un paro provisto para la semana próxima, denunciando la ola de despidos que a nivel privado se están realizando, debido a ajustes por la caída notoria de la actividad económica, que en el promedio estadístico nacional ha subido un 1%, (por el llamado “Efecto Montes del Plata”), pero que en Salto viene en un proceso de franca contracción desde principios de 2.015.

Los anuncios del presidente, que saludó afectuosamente a su incombustible Ministro del Interior, (que apareció sonriente como si nada hubiera pasado), fueron inciertos: la convocatoria a los Partidos Políticos con representación parlamentaria para analizar las acciones futura, si es que aparece el esquivo petróleo, no es precisamente una novedad; la puesta en marcha del Programa de Cuidados, (una excelente idea que llega una década tarde), será un CAIF con número de teléfono 0 800; habrá una nueva ley de riego, se completaron con la firma previa de un convenio entre ASSE y el Centro de Asistencia Médica, y un discurso-mensaje sobre la templanza, el diálogo, la recomposición de la relación política de la tradición democrática, que su propio partido dinamitó oportunamente con acusaciones escandalosas, cerraron el acto, luego de lo cual el Dr. Vázquez partió por vía aérea hacia Montevideo.

Resumiendo, el Consejo de Ministros “Ambulante” no aportó nada nuevo a la realidad; hubieron intenciones y promesas pero sin fecha ni recursos; el escenario además de la lluvia, y los anuncios insustanciales, soslayó, pero no pudo ocultar, la “presencia” del fracaso legislativo departamental del Intendente Andrés Lima con su presupuesto, la fuga de un homicida y un motín en la cárcel con el gobierno en pleno en el departamento..

Un telón de fondo a medio camino entre la tragedia y la farsa, para una representación con el elenco ministerial completo, y gran cantidad de actores secundarios, que confirmaron la impresión de que, como siempre, se trata de “mucho ruido y pocas nueces”

Juan Modesto Llantada

Autor: Juan Modesto Llantada