Viernes, 13 de mayo de 2016

MENU

Coyuntura, Gobierno Nacional y Frente Amplio

Nuestro país se encuentra inserto en una difícil situación económica internacional y regional que nos incide negativamente y que sólo las fortalezas construidas en la última década, superadora a su vez de la grave crisis en que se encontraba el Uruguay, permiten ir capeando el temporal, no sin que se sientan algunas consecuencias.

La baja de precios de nuestros commodities, el empuje del dólar y el retraimiento de las economías de algunos de nuestros mercados causan sus efectos.

Así es que se ha producido una desaceleración económica, como asimismo algunos puntos más de inflación de lo que se esperaba. La incidencia de lo regional es claro en ello, no menos importante es la gravedad del problema político provocado por la oposición en el Brasil.

Si a esto le agregamos los gravísimos fenómenos climáticos que acabamos de sufrir con el tornado en Dolores y las inundaciones, la coyuntura a afrontar no es sencilla.

No obstante ello tenemos un gobierno que está demostrando una gran responsabilidad, una gran sensibilidad y un fuerte apego a lo programático, que es el compromiso asumido por el Frente Amplio con la ciudadanía.

Se está demostrando una gran responsabilidad en el manejo de la economía ante la coyuntura que afrontamos, lo que constituye un pilar fundamental para la sustentabilidad, para el desarrollo y para la calidad de vida de nuestra gente.

Se registra una gran eficiencia en la gestión en las más variadas áreas, se mantiene la inversión social y con ello se consolidan los avances sociales logrados en los gobiernos del Frente Amplio: en el poder adquisitivo de la población; en los indicadores sociales como los índices de pobreza e indigencia.

Se ataca con firmeza y responsabilidad el tema del desempleo que en la última década se logró bajar significativamente y mientras tanto comienza a implantarse el Sistema Nacional de Cuidados para quienes tienen problemas de dependencia, no escurriéndosele el bulto al estudio de otros problemas como el de los cincuentones afiliados a las AFAPs.

Se sigue avanzando también en el tema de la descentralización con un fuerte apoyo a los municipios, creación de nuestra fuerza política para lo cual no tuvimos el apoyo de ningún sector de la oposición, oposición que no tiene una agenda propia que trascienda la búsqueda permanente de la crítica y que sólo en casos muy puntuales levanta la mira.

Aún así el gobierno nacional convoca a la oposición para la búsqueda de acuerdos, como por ejemplo ante la posibilidad muy alta de hallar petróleo, como asimismo en materia de seguridad.

Cabe reflexionar en este contexto el papel del Frente Amplio como fuerza política.

Es el partido de gobierno, el partido que desde hace tres elecciones consecutivas es elegido en las urnas nada menos que por la mitad de la población, otorgándole a su vez las mayorías parlamentarias. Es el partido que a su vez tiene importantes responsabilidades a nivel de todos los departamentos y de los municipios.

Un Frente Amplio conciente de sus responsabilidades en lo que hace a su interlocución y coordinación con el gobierno nacional y con sus representantes en los gobiernos departamentales y municipales ( ya sea en los ejecutivos y/ o en las Juntas departamentales. ), dándoles apoyo, sustento y aportando en un leal diálogo e intercambio.

Una fuerza política a quien le corresponde un importante rol: encarar los temas del presente que le conciernen, pensar en el futuro del país en el mediano y largo plazo y un debate ideológico que no debe cesar. Es falso que las ideologías están condenadas a perecer, eso es lo que trata de imponernos la derecha para instaurar su dominio. Desde que el hombre es hombre y las sociedades son sociedades, las ideologías son las que impregnan y marcan rumbos, los que sean, por eso la necesidad del permanente debate de ideas en la fuerza política.

Siempre que un partido alcanza el gobierno se corre el riesgo de que el mismo termine tragándose la fuerza política, por la absorción de sus principales dirigentes en las funciones que debe cumplir, de allí la necesidad de también fortalecer la fuerza política Frente Amplio, como apoyo al gobierno y como responsable de las políticas para el mediano y el largo plazo.

Hoy nos encontramos con un Frente Amplio que debe completar estatutariamente su dirección nacional, como asimismo proceder a su nueva elección en todos sus organismos, que tiene la necesidad de fortalecer los procesos de debate y de unidad y de acción común, en la rica diversidad que le caracteriza, como asimismo de profundizar su inserción en la sociedad.

Por todo ello la fuerza política realiza sus elecciones internas, bajo los principios de democracia interna, de participación y de integración, eligiéndose al Presidente a nivel nacional como asimismo al Presidente a nivel de cada departamento. Simultáneamente se eligen a los integrantes del Plenario Nacional y de los Plenarios Departamentales, con la integración de los representantes de los sectores políticos y de las bases.

La instancia electoral permitirá salir con un Frente Amplio fortalecido, con una nueva dirección profundamente representativa ya que los frenteamplistas de todo el país tendrán la posibilidad de emitir su sufragio para ello y así encarar con la nueva dirección los retos del presente, del mediano y del largo plazo.

Roque Arregui

Autor: Roque Arregui

Maestro. Profesor. Fue dirigente sindical del Magisterio. Presidió la Mesa Permanente de las Asambleas Técnico-Docentes de Primaria. Representó al Frente Amplio en comisiones multipartidarias. Parlamentario desde 1995 hasta el 2015 en forma continua. Fue Presidente de la Cámara de Representantes. Representó al Parlamento uruguayo en el Parlamento Latinoamericano y en la Unión Interparlamentaria.