Martes, 4 de agosto de 2015

MENU

De Sherlock Holmes a CSI

sherlock1Si Sherlock Holmes pudiese ver la serial televisiva CSI, probablemente quedaría atónito, ya que los medios con que cuenta hoy la policía, para investigar delitos e identificar a posibles sospechosos, son tan sofisticados que han transformado a la Policía Científica en una de las mejores arma para el combate de la delincuencia.

Los avances informáticos y en biología molecular han aportado nuevas técnicas de análisis para el estudio de las pruebas delictivas, así como modernos sistemas de identificación personal, que agilizan las investigaciones criminales de la policía.

Si bien, la huella dactilar sigue siendo un sistema excelente para la identificación personal, los avances en el campo de la biología molecular han permitido desarrollar otros sistemas más complejos, como las técnicas de análisis del ADN (Acido DesoxirriboNucleico), que determinan la huella genética de un individuo, es decir la información contenida en sus genes.

La huella genética, aportan la ventaja de que es mucho más precisa, ya que es prácticamente imposible hallar dos individuos que posean el mismo perfil, lo cual facilita las tareas de búsqueda y también de identificación de sospechosos. Además, el ADN se halla en todas y cada una de las células del cuerpo humano, por lo que puede obtenerse de cualquier muestra biológica, desde una mancha de sangre o de semen, a restos de saliva o un único cabello, mucosa o piel.

Un registro o banco de datos de ADN es una forma objetiva y absolutamente confiable de análisis, investigación e identificación. La información genética en los ámbitos de la población delictiva o infractores legales es utilizada en varios países con fines de investigación criminal, con significativo éxito y por ende coadyuva eficazmente en la lucha contra el flagelo de la delincuencia.

Los bancos de ADN criminal

Para potenciar la eficacia de la huella genética se requiere la creación de un banco de ADN que permita comparar y buscar coincidencias entre las evidencias y los sospechosos. Es decir contar con una base de datos con información genética para identificar de manera rápida y cierta a los autores de los delitos. Esta es la tendencia a nivel mundial. El propósito de un Banco de Datos de ADN es dar asistencia a la justicia y a la autoridad policial para la investigación y prosecución de hechos delictivos en los que la evidencia biológica se recupera de la escena del hecho.

Desde 1985 en Europa, y posteriormente en casi todo el mundo, se vienen empleando las llamadas huellas genéticas de ADN en causas judiciales penales para la identificación de criminales. En muchos casos la misma técnica sirve, además, para exonerar de responsabilidad a personas injustamente acusadas y hasta ya condenadas. Es decir que es muy importante recalcar que los análisis de ADN permiten tanto inculpar como también exculpar a posibles sospechosos.

En el derecho comparado se puede señalarse que existe legislación en Inglaterra, Holanda, Alemania, Austria, y en los Estados Unidos. Cabe así consignar que por ejemplo, el Reino Unido, cuenta con la base de datos sobre perfiles de ADN más grande del mundo (contiene más de 5 millones de registros, y ha permitido conseguir más de 685.000 resultados positivos). Por otro lado, 15 Estados de los EE.UU. desde 1991 ya han promulgado leyes que autorizan el establecimiento de bancos de dato para guardar identificación de ADN (Arizona; California; Colorado; Florida; Kansas; Illinois; Iowa; Louisiana; Michigan; Minnesota; Nevada; Oregón; Dakota del Sur; Virginia; y Washington). También INTERPOL ha incorporado esta técnica y ha informado que el cotejo de los registros introducidos por Austria en la base de datos automatizada de Interpol sobre perfiles de ADN dio como resultado 50 coincidencias correspondientes a investigaciones policiales en curso en cuatro países europeos. Cuarenta y un países miembros de Interpol cuentan con bases de datos policiales nacionales sobre perfiles de ADN, y 33 de ellos ya han enviado a Interpol más de 55.000 registros seleccionados.

El motor de búsqueda: el Codis

La otra herramienta fundamental y complementaria de un Archivo de datos de ADN, es contar con un motor de búsqueda rápido, donde se le carga el perfil genético de un sospechoso y busca antecedentes dentro del banco de datos que se le introdujo. Este instrumento se denomina Codis. Su origen responde al FBI (Oficina Federal de Investigaciones de los EE.UU) que creó un Sistema Nacional de Identificación por ADN para investigar casos de crímenes. El Sistema de Índice Combinado de ADN (CODIS) del laboratorio del FBI, es un programa de misión crítica que permite a los laboratorios federales, estatales y locales compartir y comparar perfiles de ADN, facilitando la vinculación nacional e internacional de delincuentes convictos con crímenes violentos.

Nuestro país

En Uruguay, la creación de un banco de datos genéticos criminales fue consagrado en la ley Nº 18.849 como “Registro nacional de huellas genéticas”, y funciona bajo la órbita del Ministerio de Interior. Nuestro Registro de ADN, apunta básicamente a: facilitar el esclarecimiento de los hechos sometidos a investigación criminal, particularmente en lo relativo a la individualización de las personas responsables y sobre la base de la identificación de un perfil genético; identificar y contribuir a ubicar personas extraviadas, desaparecidas o fallecidas; y asistir a la resolución de controversias judiciales en relación a la identidad de autores o supuestos autores de hechos delictivos

A su vez, desde marzo de 2014, la policía uruguaya incorporó – donado por la Oficina Federal de Investigación de Estados Unidos (FBI) -el software llamado Codis para sistematizar las muestras de ADN.

En nuestro país los resultados obtenidos hasta la fecha por medio de la técnica del ADN han sido altamente positivos, permitiendo determinar responsabilidades de autores de delitos y a su vez exonerar a presuntos sospechosos.

En suma, resulta ser un instrumento de fundamental importancia para la concreción de investigaciones con resultados positivos; un significativo aporte para la justicia, al poder suministrarle pruebas con mayor certeza científica; y otorga seguridad las víctimas, minimizando la sensación de impunidad, ante el eventual no esclarecimiento de un hecho delictivo.

No caben dudas que los avances en esta materia contribuirán pragmáticamente a la seguridad ciudadana, y apuntan a la profesionalización y efectividad del accionar policial.

Guillermo Maciel

Autor: Guillermo Maciel

Doctor en Derecho y Ciencias Sociales. Doctor en Diplomacia. Docente de la Universidad de la República; de la Universidad de la Empresa y de otros centros de estudios superiores. Director General del Ministerio del Interior de la República Oriental del Uruguay de 1999 a 2005. También se desempeñó como asesor del Ministro del Interior durante 1998. Asesor del Comité Nacional de Calidad de la Presidencia de la República de 1996 a 1999. Director del Observatorio en Seguridad de la Fundación Propuestas. Consultor especializado en seguridad ciudadana; y autor de varios trabajos publicados sobre la materia.