Martes, 26 de abril de 2016

MENU

Deporte y algo más!

Desde muy pequeña formé parte del mundo del deporte de competición, el Patín Artístico sobre ruedas  más precisamente.

Largas jornadas de entrenamiento, correr para cumplir con todas las obligaciones, fines de semana en gimnasios y pistas, fechas festivas en Torneos, madrugadas en ómnibus para llegar a tiempo, reuniones familiares postergadas, salidas con amigos que nunca se dieron, en fin, muchas  vivencias sustituidas por otras que tal vez muchos no han tenido la oportunidad de conocer y disfrutar.

Cada entrenamiento abría la posibilidad de crecer y mejorar, despertaba una ilusión más hacia lo que se podía alcanzar, acrecentaba en mí el hambre competitivo de quién cree en lo que hace y se entrega a lo que tanto tiempo dedica.

Cada Torneo culminaba con sabores dulces y amargos, con el dulzor de lo cumplido y con la amargura de lo que no pudo ser.

Los deportes individuales y más en aquellos donde dependemos de una  rutina breve en la que se debe demostrar todo lo trabajado en meses y años, resultan por momentos muy injustos y hasta desalentadores, pero también colman con la sensación y satisfacción personal de que tenemos todo en nuestras manos.

Muy difícil es cuando descubrimos que no todo está en nuestras manos, desde el pequeño percance con el ómnibus que pasó tarde, el día de humedad que hace resbalosa la superficie de competencia, los baños tapados de los gimnasios, la falta de servicio de alimentos para deportistas que pasamos horas y hasta días enteros de torneo, falta de asientos donde vestirse y alistarse, inexistentes lugares adecuados para calentar, días de verano sin aire ni puertas para ventilar, días de invierno bajo techos y paredes de chapas, Sres. y Sras. dedicados a la exclusiva ganancia de dinero en algo que se ha convertido en mina de oro, etc. Innumerables factores fuera de nuestras manos.

Lamentablemente con el tiempo cada uno de estos factores se hace más grande y desmotiva al momento de la preparación del deportista. Ni hablar cuando se trata de viajar al exterior ó simplemente intentar  traer un material que en el país no se encuentra. Trabas y más trabas, complicaciones hasta en los centros de estudio, en los que los horarios sólo tienen en cuenta a futbolistas y los deportes “menores” no existen para ellos, tenernos en cuenta no está dentro del plan de estudios, pero tampoco lo está en el plan de deporte de las Instituciones que administran dichas actividades. Sólo está en el plan de nuestras familias que pelean junto a nosotros para que no bajemos los brazos.

Todo lo perdido para llegar hasta dónde podemos, comienza a hacernos peso cuando descubrimos que también nuestro deporte nos da la espalda.

Cuántos deportistas de calidad ha perdido este país, por darle la oportunidad a un par, por darnos la espalda a muchos y descubrir dificultades dentro de las propias dificultades.

Cuántos deportistas se han escapado del deporte para respirar de ese pie que muchos tuvimos encima.

Cuántos deportistas ha perdido este país por tan sólo no mirar un poco más a sus niños y jóvenes. Ha perdido deportistas y ha perdido la oportunidad de ganar jóvenes de bien, que hoy o mañana difundan el deporte como una oportunidad, no económica, sino de crecimiento, formación,  apertura al mundo y de calidad de vida.

¡Cuántos deportistas ha perdido este país!

¡Hay mucho para cambiar y por ello debemos apostar!

Marcia Cabral

Autor: Marcia Cabral

Deportista, técnico de Patín Artístico. Estudiante de Geología e Ingeniería UDELAR

  • etropo

    Brillante artículo. Hace muchos años que existen organismos que deberían fomentar los deportes menores pero sucede que no son “redituables” en el Uruguay. Canelones 978 un montón de “oficinas” sin apoyo y olvidadas.