Viernes, 4 de diciembre de 2015

MENU

Desafíos para el desarrollo

Este artículo refleja la exposición del Cr. Álvaro Rossa, en la mesa Políticas de Desarrollo en el marco de los festejos “A 30 AÑOS DE DEMOCRACIA” realizada en la explanada del Palacio Legislativo el 30 de noviembre de 2015 junto a actores políticos y sociales. Los exposición resume directamente conceptos incluidos vinculados al tema de Programa del Partido Colorado (documento COMPROMISO DE CAMBIO – EL URUGUAY DEL FUTURO – PROGRAMA 2015-2020).

Introducción

Las políticas de desarrollo son un gran desafío que involucra dimensiones económicas y sociales.

En términos más coloquiales diríamos que se vinculan a las herramientas para mejorar la calidad de vida de los uruguayos a través de un mejor desarrollo humano.

No habrá desarrollo sin un país más integrado, a partir de políticas sociales que promuevan una mayor  igualdad de oportunidades sin dejar de lado el esfuerzo propio.

De esta forma se puede avanzar en materia de justicia e inclusión, disminuyendo la desigualdad,  la pobreza y la exclusión pero desarrollando al mismo tiempo una sociedad con mayor cohesión, una sociedad más integrada culturalmente.

Creemos en la promoción de la movilidad social ascendente, a través del trabajo digno y del esfuerzo personal, que motive la realización a través del mérito propio, sin perjuicio de atender a los individuos y grupos más vulnerables.

Pilares para alcanzar un Uruguay próspero y solidario

Un desarrollo sostenido debe tener como pilares fundamentales: preservar y mejorar las instituciones, la estabilidad económica, política y jurídica. Se debe asegurar la libertad y la seguridad, así como  la defensa del trabajo nacional y de quienes invierten en el país.  Debemos mantener las bases del sistema de seguridad actual, sin perjuicio de los ajustes necesarios.  La mejora de la gestión estatal resulta ineludible. Habrá crecimiento pero no desarrollo si no se mejora la educación, la salud, la vivienda y demás políticas sociales. Es imperioso un esfuerzo financiable y eficiente en infraestructura y atender otros aspectos que hacen a la competitividad del país.

Se deberá promover el conocimiento, el espíritu emprendedor, la creatividad, la iniciativa individual y colectiva.

El desarrollo generalizado implica la promoción de grandes, medianas y pequeñas empresas

Requiere además alcanzar una mayor diversificación de la producción; así como  una  efectiva descentralización territorial.

El desarrollo implica compromisos  sustentables con toda la población (niños, jóvenes, trabajadores, técnicos, universitarios, jubilados, pensionistas y empresarios), aplicando políticas específicas que atiendan la situación de los grupos más vulnerables.

Un Uruguay Próspero y Solidario requiere alcanzar el crecimiento sostenido en un clima de armoniosas relaciones entre gobierno, trabajadores y empresarios; sustentado en la promoción de capacidades, en el premio al esfuerzo, en maximizar las oportunidades y en la inclusión social; teniendo como norte la promoción del trabajo nacional (en cantidad y calidad).

Los objetivos estratégicos

Por razones de tiempo veremos en forma resumida algunos lineamientos y acciones que involucra la búsqueda de un Uruguay Próspero y Solidario:

 Objetivo estratégico 1 – Lograr una mejor inserción comercial de Uruguay en el mundo

Es una definición primaria e insoslayable para un país chico como Uruguay. Destacamos una acción: Negociar flexibilidades que permitan cerrar acuerdos bilaterales con mercados alternativos, priorizando los de alto poder adquisitivo y/o crecimiento.

Objetivo estratégico 2 – Mejorar el clima de negocios para beneficiar al país

Destacamos tres acciones:

  • Promover relaciones armoniosas entre empresarios, trabajadores y gobierno a través de las herramientas existentes a la fecha, manteniendo la ecuanimidad y promoviendo la conciliación en los conflictos laborales.
  • Reforzar la seguridad jurídica, fortalecer las instituciones y profesionalizar la gestión en general.
  • Desarrollar el emprendedurismo y la innovación.

Objetivo estratégico 3 – Mejorar la estabilidad macroeconómica del país

  • Abatir la inflación para mejorar el poder adquisitivo y recomponer al mismo tiempo la competitividad, lo que necesariamente pasará por el debido cuidado de los déficits fiscales, por la recomposición de los equilibrios macroeconómicos básicos y por la promoción en algunos mercados puntuales de mayores niveles de competencia.
  • Administrar cuidadosamente los recursos adicionales generados en etapas de crecimiento, conservando el gasto social, salarios, jubilaciones, pensiones y demás prestaciones sociales.
  • Mejorar la consistencia entre políticas fiscales, monetarias y de ingresos.

Objetivo estratégico 4 – Mejorar la gestión del Estado y la calidad del gasto público

  • Superarnos en términos de calidad y costo de los servicios, mejorando la  gestión, evitando inversiones fuera del cometido básico, gastos innecesarios y subsidios a actividades inviables.
  • Canalizar parte de los retornos obtenidos a partir de una mejor gestión a la rebaja de las tarifas de las empresas públicas.

Objetivo estratégico 5 – Alcanzar un sistema tributario más previsible, amigable y competitivo

Uruguay requiere apuntar a un alivio tributario en el mediano y largo plazo (más compatible con  sus niveles de desarrollo).

 Objetivo estratégico 6 – Mejorar la competitividad de Uruguay

Emprender el desafío de la competitividad, no implica dejar de lado las políticas de solidaridad e inclusión social. Los logros en materia de competitividad implican en sí mismo o consolidan  simultáneamente mejores niveles de desarrollo humano.

Objetivo estratégico 7 – Aumentar la ocupación y mejorar la calidad del empleo de todos los uruguayos

Proteger los derechos del trabajador, promover la formación  de trabajadores y empresarios, promover la micro, pequeña y mediana empresa y jerarquizar los incentivos ligados a la productividad (entre otros varios aspectos).

Objetivo estratégico 8 – Lograr y asegurar un retiro digno y seguro de todos los uruguayos

Destacamos dos  acciones:

Mantener y mejorar el sistema mixto uruguayo de Seguridad Social, reconocido en el mundo como un sistema que maximiza el equilibrio económico-social, sin perjuicio de los necesarios ajustes.

Priorizar el fortalecimiento de prestaciones a sectores de menor nivel adquisitivo, sin comprometer los equilibrios del sistema.

Objetivo estratégico 9 – Generar igualdad de oportunidades para todos los uruguayos a través del apoyo a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas

La política social

Como dijimos al inicio, el desarrollo  involucra varios aspectos que van más allá de lo económico.

Dado el poco tiempo que tenemos para la exposición, en materia de políticas sociales nos centraremos en la Educación.

Esta elección no la hacemos al azar. La educación es una herramienta formidable que nos permite alcanzar simultáneamente varios de los objetivos:

  • generar individuos auto válidos,
  • promover la movilidad social a través del esfuerzo propio; y
  • recuperar los valores que permitan alcanzar una sociedad más integrada.

Una Encuesta realizada por Interconsult en 2013 confirma esta elección: Ante la pregunta: “Que hacer para erradicar la pobreza”, las siguientes respuestas: 69% darles + trabajo; 15% restituir valores; 12% + educación; 3% + recursos; 1% no sabe.

La educación

La educación, en este marco, la concebimos como herramienta fundamental para generar las oportunidades necesarias a través de una formación integral, de calidad, pertinente, inclusiva y para toda la vida.

Consideramos necesario generar una estrategia educativa, de mediano y largo plazo, que garantice la inclusión de todos, en particular de aquellos que más lo necesitan, en un marco de calidad y mejora continua.

Partiendo de un supuesto fundamental, hay que devolverle a la educación la valoración social de la educación a través de una alianza estratégica entre centro educativo, familias y comunidad, teniendo como norte la potenciación y desarrollo de cada alumno desde su propia individualidad sin perjuicio de la formación de ciudadanos para una sociedad solidaria e integrada.

La educación es la herramienta fundamental para asegurar movilidad social ascendente.

Es necesario contar con un proyecto integral y transversal, con claro liderazgo político y con respaldo técnico para implementar los imperiosos cambios que la realidad actual demanda.

Para ello debemos alcanzar un proyecto asumido por todos a través de un acuerdo nacional que se traduzca en un Plan Nacional de Educación.

Creemos que la educación es la herramienta básica para potenciar aptitudes y actitudes, generar individuos libres y consolidar una sociedad inclusiva. 

Otras dimensiones del desarrollo

El desarrollo involucra también otras dimensiones: Uruguay Libre y Seguro y los desafíos del Uruguay de Futuro (desarrollo científico y tecnológico y el tema de medio ambiente y desarrollo sustentable).

La temática referida a desarrollo sustentable genera restricciones adicionales ineludibles, ya que involucran un compromiso ético: satisfacer las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de atender las de las futuras generaciones.

 

 

Alvaro Rossa

Autor: Alvaro Rossa

Contador Público (UdelaR). Asesoramiento y gerenciamiento de empresas. Subsecretario de Economía y Finanzas (Ago.2003-Mar.2005). Negoció la condonación de deuda con Francia para financiar la creación del Instituto Pasteur de Montevideo. Integró su Primer Consejo de Administración. Lideró desde el MEF, el proceso que culminó con la de instalación de Botnia en Uruguay. Trabajó en la D.G.I en Fiscalización, Organización y Métodos y luego como Coordinador de la Asesoría Económica entre 1990 y 2003. Participó en dicho período de la Programación Financiera del Sector Público.