Viernes, 1 de abril de 2016

MENU

Desorden energético

Corrían los años 2009-2010 y la necesidad de definir un plan global de energía para el país era evidente.

Se reunieron políticos/técnicos de todos los partidos (1) y en aras de generar una política de estado energética se produjo un documento que sería la hoja de ruta a seguir en este tema hasta el 2030.

Esta iniciativa elogiable y con visión de futuro establecía la incorporación de 300 MW de energía eólica y 200 MW procedente de biomasa “en el próximo quinquenio”. Cifras razonables en el contexto mundial.

Pese al consenso alcanzado, terminamos el 2015 ya con 844 MW de energía eólica intalados. Más de un 300% por sobre lo planificado y ya con parques en construcción para llegar a 1500 MW a finales de 2016.

La primera reacción podría ser: “¡Maravilloso! ¡Superamos las expectativas!”. Un análisis un poco más profundo nos va a permitir parafrasear diciendo “billetera, mata cerebro”. Porque esta electricidad eólica, verde y renovable, la tenemos que pagar por contrato aunque no la estemos utilizando ni se necesite en el corto plazo.

UTE firmó contratos por 20 años en U$S con los molineros a un costo de aproximadamente 70 U$S/MWh y como se presentaron más que los necesarios a las licitaciones respectivas… ¡los contrató todos!.

Como ahora nos sobraba energía, empezamos a cerrar el grifo de las represas hasta que los embalses se saturaron. Y ya no nos quedó más alternativa que enviar electricidad a Argentina, antes de verter el agua sin beneficio alguno.

Exportar esa energía excedente parece una buena alternativa, pero–siempre hay un pero–los convenios que tenemos  con Argentina y Brasil son inapropiados y ruinosos. Brasil compra cuando ellos deciden (hasta ahora nunca) y Argentina compra a aproximadamente 7 U$S/MWh. Sí, leyó bien, la décima parte de lo que nos cuesta producirlo con eólica.

El excedente eléctrico en los años 2014 y 2015 fue de 1.000.000 MWh. Esto implica que perdimos 1.000.000 x (70-7) = 63.000.000 U$S cada uno de estos años.

Nobleza obliga, 2014 fue un año excepcional en los aportes hidráulicos. Pero 2015 fue un año con sequía y, pese a ello, hubo excedentes importantes, ya que se notaron los 2.000.000 de MWh aportados por los molinos generadores. Esto se muestra en la siguiente tabla.

 

Cuadro_Energia_2014_2015

 

En la tabla anterior podemos apreciar que se generaron 2 millones MWh de eólica y de ellos tuvimos que malvenderle a Argentina 1 millón MWh a los precios antedichos. Debo destacar que cada vez que se dice que la eólica no es más cara se olvidan de contar que se aprovecha el 50% y cuantos más molinos se instalen, más se desperdicia.

Pero hay más noticias para este boletín.

Gastamos U$S 300 millones para conectarnos con Brasil, se construyó la línea San Carlos – Aceguá y una conversora de frecuencia. Hace 2 años que está terminada, pero Brasil no está interesado en usarla. Por ello, en todo este tiempo sólo se han realizado pruebas, pero ningún intercambio real. Aclaro que, desde el año 2000, UTE puede conectarse con Brasil a través de una conversora de mucho menor capacidad en la ciudad de Rivera. Pero esta se ha utilizado en contadas ocasiones y en casos de extrema necesidad.

En otras palabras, ya teníamos la prueba de que no había interés ninguno por parte del vecino norteño.

Si ya teníamos infraestructura sin usar, si no firmamos ningún convenio ¿cómo se justifica semejante inversión? ¿fue una chambonada corazonada, financiada con dineros públicos?

El exceso de potencia eólica instalada y a instalarse repercute sobre el proyecto de introducción del gas natural. El pilar fuerte para introducir el GNL era su posibilidad de abastecer las centrales termoeléctricas y, desde allí, ir desarrollando en el pais, otros usos de menor cuantía y difícil de estimar en su alcance final.

Con la actual matriz energética,  con el gran peso que tienen las represas y la eólica, no se justifica la inversión de la regasificadora. Las  perspectivas de utilización de ésta va a ser en momentos puntuales de sequía y espaciados en el tiempo. Si no hay un vuelco significativo del proyecto o de la demanda (posible de Argentina) es inviable e inconveniente su instalación, pese a que desde ciertas fuentes se defienda con pasión.

Resumiendo los datos:

  1. Se acordó instalar 300 MW y terminaremos el 2016 con 1500
  2. En los dos últimos años tuvimos un excedente de cerca de un 10% de electricidad.
  3. Se construyó la conexión eléctrica con Brasil, pero Brasil no tiene interés en usarla.
  4. Los convenios para exportar energía son ruinosos e inadecuados.
  5. El exceso de eólica inviabiliza el proyecto original de la planta regasificadora.

Las preguntas surgen solas.

¿Quién estaba al frente de la Dirección de Energía que creo semejante caos? Con justicia hemos criticado la actuación de Sendic al frente de Ancap ¿pero en el caso de UTE no hay responsables? ¿Seguiremos invirtiendo en instala más molinos cuando hemos excedido largamente el peso relativo que debería tener en la canasta de generación?

Quedan otros temas pendientes de analizar:

  • La situación de los generadores privados de electricidad y su importancia en la generación de empleo.
  • El mercado spot y los generadores privados.
  • Los precios de los combustibles y biocombustibles
  • El aprovechamiento de los excedentes de energía eléctrica.
  • El por qué se demoró tanto la instalación de la central de ciclo combinado

Estos serán temas que intentaré abordar para El Telescopio en futuras columnas.

 

 

  • La Comisión estuvo integrada por Ramón Méndez, Raúl Sendic, Daniel Martínez y Susana Dalmás por el Frente Amplio, Álvaro Delgado, Ruperto Long, José Alem, Fernando Fontana, Gustavo Gonzalez, Miguel Oronoz, por el Partido Nacional; Jorge Sanguinetti, Álvaro Bermúdez, Lucio Cáceres y Ciro Mata por el Partido Colorado y Francisco Gross y Pamela de Lucía por el Partido Independiente
Rafael Cobas

Autor: Rafael Cobas

Ingeniero Industrial Opción Mecánica (Udelar 1994). Profesionalmente se ha desempeñado en estudios de Empresas Eléctricas y de generación a partir de biomasa.

  • indio007

    Con la eólica hay otras cuestiones que se prestan para muy variadas opiniones, ¿se trata de energía alternativa o complementaria? ¿Existe la energía renovable? ¿Reduce las emisiones de CO2 suponiendo que sea algo importante? ¿Todas las manifestaciones en contra que se observan en Europa y Canadá las financian las petroleras? ¿Las enfermedades y efectos que se le atribuyen son reales?

    Si se pretende usar energías denominadas renovables como la eólica y solar en un porcentaje importante, se trata de una porción significativa del total que usa el medio ambiente que se estima del orden del 10 %. Dado que la actividad humana y la demanda de energía libre van a aumentar en el futuro, la cuestión central es hasta qué punto puede aumentarse sin afectar significativamente las capacidades ambientales naturales.

    Un estudio de un equipo de la Universidad de Illinois encontró que las temperaturas durante el día cerca de los parques eólicos caen hasta 4 grados centígrados y aumentan nuevamente durante la noche. También encontró que las turbinas modifican las condiciones agrícolas de las tierras, con temperaturas de la tierra más elevadas durante la noche lo que hace que las plantas respiren más.

  • Alvaro Bermudez

    Alguien sabe que la revista Forbes premia a los que desarrollan mejores negocios en el mundo? O alguien creyó que se trataba de una revista científica?

  • Juan Cancio

    Yo he dicho varias veces en “EL PAIS” que la incursión en la energía eólica era una iniciativa original para superar el estancamiento en este rubro, y que no sólo Uruguay, sino también la Argentina y otros países obtendrían “VALIOSAS” lecciones. No sospechaba que esta última expresión, en mí de confianza y esperanza, iba a poder interpretarse HOY como un sarcasmo siniestro. Convengamos sin reservas con el comentario inicial del Ing.Cobas: “ELOGIABLE Y CON VISION DE FUTURO” resultaban los 500 MW de energía renovable previstos un lustro atrás. No había otra, por la amenaza, siempre latente de la sequía, una vez descartada la opción nuclear. Pero el simple sentido común nos indica que incorporar el triple o el cuádruple de lo previsto en el mismo quinquenio para el que se hizo el cálculo indica el abandono de TODA racionalidad TECNICA, sea ya por la irrealidad de dicha previsión inicial, o por un factor posterior. TÉCNICA, repitámoslo. Aquí calza muy bien el comentario del Ing. Bermúdez sobre que la revista FORBES premia a los que desarrollan mejores NEGOCIOS en el mundo, sin que importe para nada que eso condene a Uruguay a no salir de la jaula del exhorbitante costo de su energía, que lo desplaza en la competencia internacional. ¿En qué cabeza cabe que se OBLIGUE el país a no usar un sólo MWh de hidroelectricidad a 7 u$S hasta tanto se haya adquirido a los señores inversores el último de los MWh que sus molinos cobran a 70 U$S…?. Y aclaremos bien, Argentina paga a u$s 7 porque el MWh que produce SALTO GRANDE (financiado originalmente por ella) cuesta u$s 7. Y nos informa el Ing.Cobas: como se presentaron más oferentes en las licitaciones de los molinos que los necesarios, UTE “¡ LOS CONTRATÓ A TODOS..!” ¡a VEINTE años!. Dios mío, que celestial inocencia, la de UTE…! ¡ Cuánta desinteresada y patriótica candidez la de los inversores que, según rumores, volcaron incluso fondos del BROU destinados a FRIPUR a la instalación de los aerogeneradores…, todo bajo la paternal mirada del Sr. Mujica!

  • Juan Cancio

    Me parece que en el caso de la línea San Carlos-Aceguá, los hechos son de tal naturaleza que no hay aquí nada más elocuente que el silencio.

  • Martin

    El análisis si bien maneja información cierta, además de ser sensacionalista hay una cuantas cosas que no menciona. Como por ejemplo, el costo que sale generar con combustible fósil: estaba calculado que al precio que se contrató la energía eólica, se puede llegar a tirar el 30% anual, y aún así sale más barato que generar con petroleo (al precio actual, que demás está decir que no es una situación normal). Además del tema económico hay otro factor: con las energías renovables eliminas el tema de la variabilidad del precio del petróleo, y por lo tanto se obtiene soberanía en cuanto a la matriz de generación.
    Y una cosa más: es muy osado decir que Brasil no tiene interés en importar energía; entonces por que invirtieron cerca de 1000 millones de USD en la línea que interconecta Uruguay con Brasil? Los acuerdos de interconexión son anticuados, es cierto, pero UTE y ELTROBRAS ya está trabajando en actualizarlos. De hecho Casaravilla salió en las noticias hace unos meses cuando se cerró el primer acuerdo de compraventa de energía a Brasil, que paga un promedio de precio spot de 400USD/MWh.