Martes, 12 de enero de 2016

MENU

Eduardo Sáez: “La Ley seca no es otra cosa que un gran negocio”

En entrevista con El Telescopio, el fundador del estudio jurídico Accidentológico Sáez & abogados, Eduardo Sáez, afirmó que la Ley de alcohol cero sustancialmente “favorece únicamente a las empresas aseguradoras tanto multinacionales como nacionales”.

Además, señaló que con su promulgación “las victimas quedan sin indemnizar y los abogados sin trabajar mientras que los seguros se empachan de dinero”.

Por otra parte, el abogado criticó a la Unidad Nacional de Seguridad Vial (UNASEV) asegurando que “en los hechos ha sido un rotundo fracaso”. “Es difícil entender como todavía sigue existiendo o por lo menos, como no se le ha hecho un giro de 180 grados”, agregó.

 

¿Cuándo se sumergió en el área de la siniestralidad vial como abogado?

El primer caso fue en 1984 con un peatón que cruzaba la cebra frente a club Bohemios, de nombre Richard Marció Rodríguez. Se preparó la primera acción con la concurrencia de compañeros de trabajo de donde yo me desempeñaba en aquella época -el Hospital de clínicas-. Ahí, elaboramos una demanda “técnica” con asesoramiento de médicos y psicólogos; lo que en la actualidad es de orden.
En 1986 se fundó específicamente el estudio jurídico Accidentológico Sáez & abogados

 

¿Cuáles son las principales denuncias que recibe en este ámbito?

Son variadas, algunos se preocupan más por qué porcentaje se cobra y otros por la trayectoria del estudio y quién asume su representación.

 

¿Cuál fue el caso más difícil que le tocó defender?

No hay específicamente uno; hay muchísimos y la mayoría son de lesiones gravísimas o fallecimientos. Las defensas, salvo casos de excepción, no suelen ser avezadas y técnicas por lo que los conocimientos adquiridos en Uruguay y Argentina sumados al empirismo, permiten desarrollar defensas de excelencia; máxime que el estudio ya puede saber de antemano los elementos de defensa que pretenda utilizar la parte contraria.

 

Usted escribió dos libros sobre siniestralidad vial, ¿qué ideas trató de reflejar? 

Los libros reflejan la necesidad de un Derecho específico de tránsito en nuestro país.

Hay especificidad sobre Derecho laboral, Derecho administrativo, Derecho de familia, pero el Derecho de transito es extremadamente complejo y requiere, para obtener justas sentencias, una especialización de quien la deba dictar.

Mis libros, a diferencia de la mayoría de los autores que escriben sobre el tema de las normativas de derecho civil penal u administrativo,  buscan la importancia de la interpretación del Art. 1324 CC; concordando con todo lo demás que integra el derecho de tránsito, ingeniería, mecánica, sicología, medicina, entes públicos, responsabilidad de los mismos, seguros, análisis de velocidades, análisis de las vías, del clima, de la personalidad del conductor o víctima, del cansancio, alcohol, drogas, deformación de vehículos y personas, análisis de policía científica, etc.

 

¿Cómo califica a la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev)?

En lo que me es personal, inconcordancia. Luego, he hablado con otros abogados accidentólogos y vimos que la idea de la UNASEV en sus inicios era buena pero en los hechos ha sido un rotundo fracaso.

Es difícil entender como todavía sigue existiendo o por lo menos, como no se le ha hecho un giro de 180 grados. A modo de ejemplo, en 1991 ya habíamos propuesto al gobierno, un proyecto para bajar la siniestralidad; lo cual tuvo divulgación en diversos reportajes de diarios tradicionales y no tan tradicionales. Y en lo medular se hacía única y especial énfasis en instaurar la educación en el tránsito en forma curricular (como una materia mas) en primaria secundaria y UTU y /o universidad.

La idea fue recibida con bombos y platillos pero como siempre hubo un “pero”: en que demoraría mucho en funcionar y ver resultados… Como se verá han transcurrido 25 años y la idea que es simulada en sistemas europeos sobre todo alemán, fue sepultada en un cajón y al día de hoy se puede decir que los accidentes de tránsito son una pandemia.

 

¿Qué opina de su Presidente Gerardo Barrios?

Al Dr. Barrios lo conozco personalmente, tengo referencia de que es un excelente médico intensivista, y que sin dudas tiene muy buenas intenciones; pero siempre nos preguntamos por qué el Presidente es un médico y no un ingeniero mecánico, un abogado accidentólogo u otro profesional.

En realidad el Dr. Barrios desde nuestro punto de vista personal mira un solo lado de la moneda; combatiendo fundamentalmente el problema del alcohol y soslayando que el 94 % de los accidente de tránsito no tienen que ver con su ingesta.

Repetimos que nadie duda de su capacidad como médico pero si no cabe duda de que es un fracaso la gestión que ha liderado. Sin duda no debe de tener el necesario y correcto asesoramiento para dirigir con un mediano éxito dicha unidad de seguridad vial; de lo contrario sería imposible ver a diario reflejado en los informativos el fracaso de esa unidad.

 

¿Qué análisis puede realizar de la nueva Ley de Tránsito?

La nueva ley de tránsito aporta muy poco a todo lo ya existente en los reglamentos. Sin duda la norma más completa que existe en nuestro país es el reglamento nacional de circulación vial; incluso adoptando como ordenanza nacional de tránsito por varios departamentos.

Esta nueva ley capta algunos elementos del RNCV, me llamo la atención -como muy positivo-, que el conductor debe abstenerse ante la duda. Pero en definitiva es un simple resumen de lo ya existente.

 

¿Cree que es útil el botiquín? ¿No debería exigirse un curso de primeros auxilios?

El botiquín ya viene incorporado desde la década del 80 en los automóviles de alta gama; por lo que sin duda fue pensado como un elemento positivo en caso de un siniestro con lesiones. Útil puede ser si la persona que recurra a él tenga el temple necesario para aplicar su uso debido. En definitiva es algo que creemos positivo, más allá de que lo peor que pueda pasar es que no pueda utilizarlo. Con respecto al curso de primeros auxilios, es imposible su obligatoriedad al conductor amateur; pero si creemos que debería ser obligatorio para los conductores profesionales.

 

¿Cómo evalúa la labor de las fundaciones que ayudan a las personas que sufrieron un siniestro como la Fundación Alejandra Forlán y la Fundación Gonchi Rodríguez?

No me siento capacitado para evaluar la labor de tales fundaciones.

Solo puedo expresar que a lo largo de los 30 años en que he trabajado en accidentes de tránsito no he conocido ninguna víctima que me haya hecho referencia a obtener ayuda de fundación alguna como no sea del BPS.

 

¿Ha trabajado en conjunto en alguna oportunidad con su estudio Saez&Saez?

Solamente tuve el honor de presentarme con Alejandra Forlán explicándole quien era, mi trayectoria y quedando a las órdenes para cualquier consulta dentro de nuestra especialidad.

 

¿Qué significa que Tabaré Vázquez haya promulgado la ley N°19.360 que modifica el artículo 45 de la ley 18.191 del 14 de noviembre de 2007?

El Prof. Dr. Tabaré Vázquez a quien conozco de larga data y con quien tuve varias charlas cuando era director de oncología en el hospital de clínicas; siempre fue una persona a mi modo de ver muy bien intencionada.  Si bien tiene una visión amplia de las cosas en lo que respecta al alcohol, le ha ocurrido que tampoco fue debidamente asesorado de la contracara de la ley del alcohol cero; la que hicimos saber a través de diferentes mail a varios representantes nacionales.

Sustancialmente esta ley favorece únicamente a las empresas aseguradoras tanto multinacionales (que es fácil observar cómo no registran pérdidas) como nacionales.

En efecto, es consabido que una víctima de un siniestro si ha sido embestida por un conductor que aunque el mínimo de alcohol en la sangre tenga, difícilmente tendrá posibilidades de obtener un abogado accidentólogo que tome su caso; ya que el seguro automáticamente quita la cobertura al conductor y prácticamente ningún abogado tiene interés en hacer juicio sin tener el respaldo de un seguro que cuando esté la sentencia firme pague. En otras palabras, las victimas quedan sin indemnizar, los abogados sin trabajar, y los seguros se empachan de dinero.

También existe el problema del daño propio; por el cual un buen cliente asegurado por más mínima que sea la ingesta de alcohol en caso de siniestro culpable o no, no podrá reclamar los daños de su vehículo por daños propios.

Además de ello, la promulgación de esta ley irrumpe en la vida de las personas ya que no solo no deben de tomar para manejar; sino que no deben tomar desde la noche antes muchas veces ya que a la mañana al levantarse aún tiene residuos de alcohol.

 

¿Existen grandes diferencias entre una concentración de alcohol inferior a 0,3 gramos por litro de sangre y una de 0?

Esta pregunta debería de ser contestada por un médico toxicólogo; en lo que me es personal y de acuerdo a mis conocimientos adquiridos de congresos y lecturas de obras de diferentes actores de cero a 0.3 no existen variantes o inhibiciones al conductor; la única variante es económica como se dijo a favor de aseguradoras y también de las comunas con sus multas.

 

¿Está al tanto de las cifras de la Unidad de Seguridad Vial (Unasev)? En el primer semestre de 2015, de casi 9.000 controles de consumo de alcohol realizados a conductores que formaron parte de un siniestro, un 92,8% no tenía alcohol en sangre; un 1% tenía menos del ex límite (0,3 gramos/l), y el restante 6,2% presentó valores superiores a dicho valor. ¿Qué opina?

Mi opinión es que se han ensañado con la que se denomina ley seca y han soslayado lo principal que es más que el 90 % de los accidentes no tiene nada que ver con el alcohol. Podría pensarse que de esta ley lo que surge no es otra cosa que un gran negocio.

 

¿Cómo califica el pedido que realizó el arzobispo Daniel Sturla para que se le flexibilice la tolerancia 0 a los sacerdotes?

En cuanto al pedido de Sturla quien solicita flexibilizar a los sacerdotes, creemos que está en el camino equivocado ya que las situaciones no puede ser decididas volitivamente por un funcionario administrativo. Para ello se requiere una tolerancia mínima de alcohol; y esto nos lleva a que esta ley de alguna manera invade la libertad de cultos, ya que la comunión de los católicos es pan y vino; y muchas veces hemos asistido a comuniones en las cuales se sirve un pequeño vasito con vino y un pedazo de pan a los fieles.

 

¿Cuáles cree que pueden ser las soluciones para culminar con la siniestralidad y el consumo problemático de alcohol?

La única forma es con la educación curricular en primaria, secundaria y superior. Algún día habrá que empezar supongo. Respecto al alcohol, en mi opinión personal, considero que para los jóvenes lo prohibido es lo más llamativo por lo que sería un tema netamente de sociólogos y psicólogos.

 

El Estado subsidia la cerveza por ejemplo, ¿cree que es una paradoja?

Los despropósitos en que incurre el estado son múltiples y parecen no tener fin.
Lo que no parece dejar lugar a dudas es que no consta un real y verdadero interés en terminar con la siniestralidad.

 

Reportaje: Marcos Harispe

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio