Viernes, 4 de septiembre de 2015

MENU

¡Educación! ¡Educación! ¿Educación?

Se ha incrementado el gasto público en educación, sin embargo cada vez menos alumnos se matriculan en la enseñanza, no se mejoran los registros de asistencia, se pierden días de clases y el resultado en las pruebas Pisa, también es adverso.

En los tiempos que corren e inmersa en una honda y ardua disputa entre el Poder Ejecutivo y los gremios, la enseñanza en Uruguay transita una década de deterioro, la cual no tiene aspecto de cambiar. El resultado de tales disputas, tiene como únicos perjudicados, una vez más, a los alumnos quienes no podrán recuperar los días de clase perdidos. De ahí que la Obligatoriedad no parece muy clara, cuando un alumno se levanta una mañana y desconoce si ese día tendrá o no clase en su centro de estudio, ya sea primaria o secundaria.

En cuanto a la Laicidad, y si bien el vocablo refiere a la separación de la sociedad civil de la religiosa, apuntamos a una laicidad no necesariamente religiosa cuando, sin olvidar que algunas semanas atrás, se desató la polémica por la inclusión en el programa de estudios del libro: “Historia Económica y social del Uruguay 1870-2000”, de los autores Leonor Berna, Pablo Langone y Silvana Pera, publicado por la Editorial Santillana. El mismo, en relación a los Gobiernos nacionales, de 1985 y 1990, expresaba que, “la condición de democráticos”, estaba en tela de juicio.

En cuanto a la Gratuidad, si bien la misma se mantiene, la caída en la matriculación de la enseñanza pública, demuestra que año a año la incidencia de matriculados en la enseñanza privada se incrementa en desmedro de la pública.

Menos alumnos

La cantidad de alumnos matriculados, tanto en enseñanza primaria como en secundaria viene en un sostenido descenso. A manera de ejemplo, en primaria, en el año 2004, poco después de la crisis financiera sufrida por Uruguay, se habían inscripto 355.568 alumnos, en todo el país, tanto en el sector público como privado. A partir de 2005 ese guarismo comenzó a decaer y, en el pasado 2014, fueron 309.409 los alumnos matriculados en la enseñanza primaria. Una caída de 13 %.

A nivel de secundaria, en el mismo período de tiempo la caída fue de 2%, de 273.599 alumnos en 2004 a 267.039, una década después. Los números en concreto se ven en la siguiente tabla (fuente ANEP).

Martin_Educacion_Tabla1

Del análisis anterior y, sumado a un incremento en la cantidad de docentes, tanto en primaria como en secundaria, se desprende el dato de que disminuyó la cantidad de alumnos por docente. En primaria, si parcelamos el análisis entre Montevideo e interior, la media de alumnos por maestro en la capital cayó a un promedio de 27,8 a 24,1 alumnos entre 2005 y 2014 y de 28,1 a 23,4 en el interior.

Es decir que los maestros, tienen menos alumnos en clase, como se ve en la gráfica (donde se representan los datos tomados de ANEP), lo que redunda en beneficio, no solo de los escolares, sino también de los docentes.

Martin_Educacion_Tabla2

 

Menos días de clases

Pero no solo ha habido una disminución en la cantidad de alumnos que se inscriben tanto en primaria como en secundaria. Otro elemento es la pérdida de días de clase efectivos. En el año 2014, fueron 182, en el año lectivo 2013: 174, en 2012 se totalizaron 178  días efectivos de clases y 182 en 2011.

Los países que lideran el ranking de mayor cantidad de días de aula son: Alemania 240, Zimbabwe 225, Hong Kong, Australia y Corea del Sur (220). La contratara: Haití y Marruecos (175), Sudáfrica (174) y Bolivia (160). 

El gasto en educación

Martin_Educacion_Tabla3¿Qué porcentaje del PBI se destina a la educación? En el año 2014 el Estado Uruguayo ejecutó efectivamente, en dicho rubro, USD 2.543,35 millones, lo que representó un 4.43% del PBI.

En el cuadro adjunto se muestra cuánto se ha destinado a la educación, su incidencia dentro del PBI y también dentro del total del gasto del Estado.

¿Y los resultados?

Martin_Educacion_Tabla4Hacíamos referencia en el inicio del informe al carácter obligatorio de la enseñanza, Ahora bien, si analizamos los niveles de ausentismo, los mismos van en ascenso, el mismo, para el año 2014, es de 8,70 %. Guarismo que ha sido siempre superior al 5,38 % que se registró en el año 2.003.

Del análisis se infiere que entre 20.000 y 22.000 niños escolarizados en el sector público no tienen asistencia suficiente.

En la tabla adjunta se muestra el % de alumnos de educación primaria pública (1º a 6º grados) que asistieron más de 70 días y menos de 140 días en el año, calculado sobre la matrícula final.

Otro de los indicadores que mide la eficiencia de la gestión es el porcentaje de repetición. En secundaria el guarismo ha ido incrementándose, con una media superior al 25% lo que indica que la cuarta parte de los alumnos que asisten al ciclo básico público, más de 50.000 adolescentes, repiten el año. En primaria la cifra ha caído, la cual también obedece al cambio de política, ya que se ha  flexibilizado el criterio para evitar que los escolares repitan el año.

Martin_Educacion_Tabla5

Las pruebas PISA

A nivel internacional la OECD, u OCDE en castellano (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) instauró las pruebas PISA: Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes, por su sigla en inglés

¿Qué son las pruebas Pisa? El objetivo de las mismas es probar los conocimientos adquiridos y habilidades desarrolladas a lo largo de la educación que han recibido. Los estudiantes son seleccionados a partir de una muestra aleatoria en escuelas públicas y privadas en una edad determinada (entre 15 años y tres meses y 16 años y dos meses al principio de la evaluación), independientemente del grado escolar en el que se encuentran. Se examina el rendimiento en tres áreas temáticas: matemáticas, lectura y ciencias naturales y su periodicidad es cada tres años.

Desde el año 2003 Uruguay toma parte de las pruebas PISA, las que comenzaron en el año 2000. El resultado que ha obtenido Uruguay ha ido en declive, exceptuando lo que ocurrió en Matemáticas entre 2003 y 2006, los promedios de Uruguay disminuyeron. Asimismo los guarismos alcanzados por los estudiantes uruguayos, son inferiores a los promedios de la OCDE.

Martin_Educacion_Tabla6

La enseñanza en Uruguay, orgullo de generaciones pasadas, transita barranca abajo. La enseñanza pública, la vareliana, la de niños y niñas con guardapolvos blancos y moñas azules, la que fue orgullo de un país, que hoy la ve con nostalgia.

 

Gustavo Martín

Autor: Gustavo Martín

Contador Público, Universidad de la República. Entre 2010 y 2014 fue Coordinador Administrativo del Proyecto Mercosur Libre de Fiebre Aftosa, Proyecto financiado por FOCEM. Docente en la Universidad Católica del Uruguay. Periodista en el diario El Observador desde 1994.