Jueves, 17 de agosto de 2017

MENU

Educación sexual en las aulas ¿desde el 2006?

Con motivo de la aprobación de una propuesta didáctica para educación sexual en educación inicial y primaria se generaron diversos pronunciamientos públicos, uno de ellos fue el relativo al momento en que el tema comenzó a trabajarse en la educación pública del país.

Sin perjuicio de abordar el fondo del asunto que está presente en estos momentos, consideramos pertinente hacer alguna breve referencia al proceso desarrollado en nuestra educación pública luego de retomada la institucionalidad democrática.

Carece de sustento sostener que es a partir de 2006 que la temática se incorpora a la educación formal del país. Realizar tal afirmación puede estar basada en un profundo desconocimiento o simplemente en el hecho, lamentablemente muchas veces presente, de querer ignorar acciones o procesos llevados adelante con anterioridad.

En tal sentido, realizaremos una breve síntesis de las principales acciones implementadas en el ámbito de la educación pública desde el año 1986, las que tuvieron lógicas y características diferentes en cada etapa, incididas por políticas y circunstancias que marcan la evolución en el tratamiento de estos temas.

Lo hacemos por merecido y necesario reconocimiento para con los docentes y profesionales que trabajaron en otras épocas, y a la vez para ilustrar respecto de las resultancias de un proceso acumulativo generado con el devenir del tiempo.

Las primeras acciones comenzaron en 1985 cuando el Consejo Directivo Central (CODICEN) de la ANEP designa una comisión de educación sexual integrada por inspectores de la ex Inspección General Docente[1] de la Dirección de Formación y Perfeccionamiento Docente (actual Consejo de Formación en Educación) para estudiar la incorporación de la educación sexual al sistema educativo. El 1 de octubre de 1986 el CODICEN define la política a desarrollar a nivel de la ANEP en materia de educación sexual y el conjunto de estrategias para llevar adelante. En marzo de 1987 se aprueba el marco teórico conceptual, se acepta la oferta de cooperación de OPS OMS y se dispone la realización del primer seminario de capacitación para docentes, siendo lo que muchos llaman el puntapié inicial. En julio de 1987 comienza efectivamente la sensibilización de los docentes de formación docente del país, integrándose a la formación de maestros en 1989 la temática de educación sexual, así como la creación – en el Instituto Magisterial Superior (IMS) – de la especialización de Maestros en Áreas Adversas, en cuyo plan de estudios se incorpora educación para la salud y la sexualidad. Estas serían, en definitiva, las primeras incorporaciones curriculares respecto de las cuales se ha tenido noticia.

En lo que podríamos identificar como una segunda etapa, a partir de noviembre de 1990, comienza a funcionar el Programa de Educación para la Sexualidad en primaria, secundaria, UTU y formación docente de la ANEP[2], con sistematización de acciones de alto impacto. Se producen materiales específicos, se forma a docentes en todo el país, se crea el cargo de docente en acción y se trabaja con equipos integrados por las diferentes dimensiones: pedagógica, psico/social, cultural y biológica, que asumen la tarea de sensibilización con inspectores, directores y maestras a nivel nacional.  En ese mismo año se publica el libro Sexualidad Humana, aspectos para desarrollar docencia en educación sexual, cuya autora la Dra. Stella Cerruti Basso estuvo vinculada desde un inicio en la planificación y gestión de incorporación de la temática en la órbita de la ANEP.  Entre los años 1991-1992 se seleccionan los recursos humanos y crean los equipos técnico-docentes de apoyo del Programa de Educación para la Sexualidad, sensibilizándose en el entorno de 7500 docentes en todo el país.[3]  El 7 de marzo de 1994 (Acta 4 – Resolución 11) el CODICEN aprueba la inserción de la educación de la sexualidad en los currículos del sistema educativo formal.

En período siguiente cabe destacar acciones como las desarrolladas en el año 1996 con la publicación del libro “Juntos aprendemos a crecer” con la autoría de varios “Docentes en Acción” formados en el Programa de Educación de la Sexualidad.  Obra que es recomendada por el CES, por Resolución del 15 de mayo de 1996, para ser utilizada en el ciclo básico y se distribuye en múltiples centros educativos de todo el país, de nivel primario y medio. A la vez, en diciembre de 1998 (Acta 83, Resolución 87) se realizaron llamados para que Maestros de Educación para la Salud, los que se desempeñarían como formadores en el área de la Educación Sexual para la capacitación de maestros de 6to. año de educación primaria.

Iniciado otro período de gobierno, en marzo de 2000 se conformó en la ANEP un equipo de trabajo intersectorial[4] con el cometido de elaborar un libro, el que luego se publicó y denominó “Escucha, aprende, vive” para abordar la temática en la educación pública en el marco del programa ONUSIDA. La obra que fuera aprobada y distribuida en todo el país estaba dirigida a los estudiantes de 15 años que cursaban el ciclo básico de educación media. A su vez, por Acta 18 Resolución 7 del 11 de abril de 2002, se designa representantes de la ANEP en la Comisión Interinstitucional para estudiar la temática de la Educación Sexual.[5] Como hecho a destacar, por Acta 49 Resolución 4 de 28 de agosto de 2003, se aprueba el Plan Nacional de Educación Sexual creándose una Comisión con representantes de todos los Consejos a fin de implementar el plan referido en la órbita de la ANEP.

Hecha esta breve descripción, procede hacer lo propio con las primeras acciones llevadas adelante a partir de 2005. Por Resolución N°4 del Acta Extraordinaria 35, de 14 de diciembre de 2005, se crea la Comisión de Educación Sexual y por Acta N°2 Resolución 17 de 19 de enero de 2006, se designan los profesionales que la integrarán[6]. Por Resolución N°1 del Acta Extraordinaria N° 35 del 16 de noviembre de 2006, el CODICEN aprueba en términos generales el Proyecto “La incorporación de la educación sexual en el sistema educativo formal: una propuesta de trabajo”, encomendando a la comisión instrumentar un Programa de Educación Sexual en la ANEP.

Como viene de verse, la educación pública tiene camino andado en relación con la educación sexual y su consideración dentro de los marcos curriculares y de las aulas del país. Desde 1986 a la fecha – más de 30 años – se ha transitado por diversos momentos, realidades y contextos.

Por lo tanto, no es correcto ni procedente afirmar que la educación sexual se ha incorporado a la ANEP desde el año 2006 como incluso se hace en otra publicación oficial de reciente aparición. Ello no condice con la realidad y es en definitiva un trato irrespetuoso, por decir lo menos, para con aquellos que profesionalmente abordaron estas temáticas a través del tiempo.

En las actuales circunstancias lo correcto es fortalecer los procesos que se implementen considerando el acumulado existente y siempre teniendo presente la imperiosa posibilidad de revisar decisiones/pronunciamientos adoptados cuando la evidencia que se presente así lo determine.

 


 

[1] Participan en la organización estratégica:  Dr. Juan José Mila, Profa. Ma. Teresa Esperbén, Pisc. Renée Behar de Huino, Pisc. Mabel Moreni, Dra. Stella Cerruti, entre otros.

[2] Participan del Equipo coordinador, las Dras. Stella Cerruti y Lidia Santi, las Inspectoras, Maestra Nelly Graña por el CEP,  Profa. Alicia Tedesco por el CES y  Profa. Ma. Angélica Esquivel por el CETP. El Dr. Héctor Martín y la Maestra EpS Sofía Alberti por la División Salud y Bienestar Estudiantil del CODICEN

[3] Según se desprende del documento Memoria del Departamento de Educación para la Salud, firmado por su directora Mtra. Sofía Alberti, donde se formulaban las propuestas para el año 1994.

[4]Equipo técnico Integrado por el actual Ministro de Salud, Dr. Jorge Basso, la Inspectora Técnica del CEP, Maestra Nelly Filardo, la Profa. Cristina Pereira, la Lic. y Docente EpS Graciela Fabeyro y el Dr. Héctor Martín, por el CODICEN. Con al Coordinación de la Dra. Jahel Vidal y la supervisión de la Dra. Margarita Serra del MSP y la Inspectora del CETP, Profa. Ma. Angélica Esquivel.

[5] Como Titular el Ps Eduardo García Teske y la Lic. Graciela Fabeyro

[6] Coordinadora Dra. Stella Cerruti Basso, Rep. de Formación Docente, Profa. Beatriz Abero; Rep. del CEP, Maestra, Psic. Alicia Musso, Rep. del CES, Profa. Yanine Benítez; Rep. del CETP, Profa. Virginia Cardozo; Rep. del Programa de Educación para la Salud-CODICEN, Directora Mag. Graciela Fabeyro

Robert Silva García

Autor: Robert Silva García

Doctor en Derecho y Ciencias Sociales egresado de la Universidad de la República, Profesor de Administración y Servicios egresado del Instituto Normal de Enseñanza Técnica. Cuenta con formación a nivel de postgrado en educación y recursos humanos. Fue Consejero de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República, Secretario General del Consejo de Educación Secundaria y Secretario General del CODICEN de la ANEP. Actualmente es docente efectivo de UTU, Coordinador del Observatorio de Educación de la Fundación Propuestas (FUNDAPRO) Fue integrante la Comisión Directiva del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEEd). Actualmente es consejero del Consejo Directivo Central (CODICEN) de la ANEP