Viernes, 12 de junio de 2015

MENU

El escándalo y los valores, un desafío a futuro

ENNIO LEANZA / EFE

ENNIO LEANZA / EFE

Cuando aún no cesan las noticias de corrupción en la FIFA, las detenciones de sus dirigentes y la profunda desilusión de los amantes del deporte por una Institución sospechada, nadie puede pronosticar el desenlace  del escándalo y peor aún, las consecuencias económicas del mismo.

Quizás luego de que avancen los procesos judiciales existan cifras que ilustren los perjuicios económicos, incluyendo lucros cesantes de aquellos países que aspiraban a organizar una copa del mundo y que coimas a inescrupulosos direccionaron su aspiración a otro país.

 

Pero hay otros daños intangibles, que no se miden por cifras monetarias, sanciones reglamentarias, ni fallos judiciales. Lo que también se ha dañado, en forma severa, son los pilares de esta rica manifestación humana, desgarrándose el músculo más sagrado que mueve esta pasión: sus valores. tweet

Y fueron varios: el respeto, por los deportistas, el mismo que se le pide a ellos por los compañeros de equipo, por el ocasional rival, por el juez, por el público; la disciplina, que los dirigentes deben seguir sin apartarse de las reglas y que como parte integral del juego tanto dentro como fuera de la cancha se le exige al competidor; la solidaridad, que se refleja en el sacrificio de todos para con el equipo provocando un espíritu colectivo que construye amistades para toda la vida, venciendo barreras culturales, religiosas, de raza, geográficas y hasta políticas; la integridad, ser honesto y practicar el juego limpio ; y la pasión, el deportista amateur o profesional detenta un apasionado entusiasmo por el juego, provocando adhesión emocional y sentido de pertenencia en la familia del deporte que practica.

A su vez, y lamentablemente, la implicancia de Eugenio Figueredo mancha, aunque sea aisladamente, la imagen de Uruguay. Los estratos del deporte nacional se ven afectados y rechina saber que cuando los recursos para apoyar el deporte escasean, los dirigentes se enriquecen.

Debemos reivindicar, a viva voz, que la inmensa mayoría del futbol profesional, el deporte amateur y todas las disciplinas que se practican en nuestro país se mueven por otros intereses, que recorren el camino del juego limpio y que lejos están de tanto antivalor.

Lo que vale resaltar hoy, a través de algunos ejemplos, son los más de 2500 partidos de baby futbol por fin de semana, los 55.000 usuarios de las piscinas públicas, los miles y miles de niños y niñas que practican las más de 65 disciplinas reconocidas en el Uruguay. Que ello provoca el movimiento, cada sábado o domingo, de más de 350.000 personas que son protagonistas de estos movimientos, sea compitiendo, dirigiendo, arbitrando, atendiendo una cantina,  motivados por lograr la superación en si misma.

Esta fuerte presencia del deporte, con sus valores más característicos, no es casualidad, es fruto de un trabajo sostenido durante décadas. De decisiones y de acciones de la propia sociedad, de sus gobernantes, dirigentes y un sin número de voluntarios aficionados que a lo largo de la historia hicieron del deporte nacional una pasión que hoy nos identifica en el mundo entero. tweet

Foto: Andreu Dalmau / EFE

Foto: Andreu Dalmau / EFE

En 1911, con un clima de paz que reinaba en el Uruguay, dejando atrás la guerra civil que había finalizado siete años antes, en 1904, los gobernantes de la época dirigían sus esfuerzos a consolidar una sociedad justa, tolerante y vanguardista, apuntalando a esa raza de orientales emergente no solo en su desarrollo intelectual, sino también en lo físico, por su salud mental y física.

Para ello creyeron necesario la creación por ley de un organismo que fuera rector de la Educación Física, el Deporte y la Recreación, sabedores que la inyección de recursos en estas áreas era mejor inversión para la sociedad por los beneficios que brindan  éstas prácticas, en contraposición de una sociedad sedentaria.

El Presidente José Batlle y Ordoñez, así como fue el promotor de una vasta cantidad de iniciativas legislativas (grandes conquistas sociales como la ley de ocho horas de jornada laboral, el voto de la mujer, etc.), quiso darle a la Educación Física un empuje mayúsculo. Fue él mismo el primer Presidente de la historia de la Comisión Nacional de Educación Física.

Desde dicho organismo, promovió la creación de establecimientos donde se enseñaran y practicaran las actividades físicas en sus disciplinas, llamadas Plazas de Deportes. Éstas, eran construidas en grandes terrenos con espacio para el rincón infantil, con juegos de hierro y madera, una arenera, gimnasio de caños al aire libre que tenían barras de equilibrio, paralelas, sogas, canchas para la práctica del baby fútbol, vóleibol, futbol, correderas para las carreras, tramos de lanzamiento y foso para saltos alto y largo, y un pabellón con muy buenos vestuarios e instalaciones higiénicas, área administrativa, todo ello rodeado de áreas verdes, naturales viva, césped y flores.

También, respaldó la creación de las Federaciones Deportivas, incentivó la proliferación de clubes deportivos afincándose por los barrios, muchos de los cuales hoy vigentes celebraron sus 100 años.

En 1912 el Profesor Jees Hoppins, egresado de la Universidad en EEUU, se instala en Uruguay a dirigir el Departamento Física de la A.C.J.. Además de organizar dicha Institución, colabora con las flamantes instalaciones públicas diseminadas por los barrios más populosos de Montevideo y las capitales del interior del país, ayudando a tener una visión más amplia de lo que pueden brindar la Plazas de Deporte a la población desde su infraestructura y personal, desarrollando los grandes juegos organizados y reglados.

En 1921 se construyó la Pista de Atletismo por el entonces arquitecto del Servicio de Paseos Públicos de la Intendencia Municipal de Montevideo, Juan Scasso. El mismo que en 1930 construyó el Estadio Centenario, la Colonia Marítima frente a la Playa del Buceo, el Club Naútico de Carrasco y Punta Gorda, y el propio Estadio Monumental de Núñez en Buenos Aires con la firma de una arquitecto argentino, ya que su título de arquitecto no estaba revalidado en el vecino país.

Estos son solo algunos ejemplos de lo que el pasado nos dejó y que deben ser un estímulo para seguir adelante y para proyectarnos a futuro.

Podrá no haber concluido el partido del “escándalo FIFA”, pero  – aún en los descuentos y con gol en la hora – triunfará el partido del deporte sano, leal, solidario, pasional y respetuoso de la reglas ya no solo del juego sino de los valores que identifican a nuestra sociedad. tweet

 

Pablo Ferrari Ciccone

Autor: Pablo Ferrari Ciccone

Abogado. Apasionado por el deporte, fue jugador, entrenador y delegado del Montevideo Cricket Club (fundado 1861); Cronista deportivo en “La República” y “La Mañana”; Manager del Seleccionado de Rugby “Los Teros” en las Eliminatorias, Sudamericanos, Panamericanos y los Mundiales de Rugby GALES 1999 y AUSTRALIA 2003; Presidente de la Unión de Rugby del Uruguay (U.R.U.); Director General de Deporte (2002-2005); Pte. Consejo Sudamericano del Deporte (CONSUDE); Vice-Presidente del Consejo Americano del Deporte (CADE); Co-Pte de la FUNDACION DEPORTE URUGUAY; Board Foundation Member of WADA (World Anti-Doping Agency); Sub-Director del Instituto del Derecho Deportivo; Representante gubernamental en Juegos Panamericanos Santo Domingo 2003 y JJOO Atenas 2004; observador Independiente de WADA en JJOO Beijing 2008; Promotor de la Sede Regional WADA en Montevideo para Latinoamérica y organizador del 1er. Simposio Educacional de WADA sobre Políticas de Antidoping; Miembro de la Asociación Uruguaya de Derecho Deportivo. Actualmente se desempeña como Consultor y Conferencista internacional sobre deporte, organización, legislación y políticas antidopaje; Delegado y asesor legal ante el C.O.U.; Miembro Tribunal Antidopaje de la ONAU y Secretario Honorario de la U.R.U.

  • ruben

    ahora se acuerdan de imbestigar a figueredo cuando robo a la auf y el periodismo lo sabe bien viajaban juntos ivan mas personajes que jugadores. llebavvan mujeres a lasd concentraciones . y ponian alos jugadores para mostrarlos . si eran del contratista que ponia los pesos. los periodistas lo saben todos tiene cola de paja