Miércoles, 7 de marzo de 2018

MENU

El exespía ruso Sergei Skripal y su hija fueron envenenados con un poderoso gas químico

El exespía ruso Sergei Skripal, que quedó en estado crítico días atrás tras exponerse a una sustancia desconocida en Inglaterra, fue envenenado junto a su hija Yulia con una sofisticada toxina nerviosa, que podría ser gas sarín o el XV, aunque las autoridades evitaron dar mayores detalles sobre la sustancia.

Skripal, de 66 años, ex coronel en la inteligencia militar rusa, fue condenado a 13 años de prisión por “alta traición en forma de espionaje”, luego de revelar las identidades de otros agentes rusos al Reino Unido. En el 2010 fue uno de los cuatro convictos que fueron perdonados y trasladados al Reino Unido, en el marco del que se llamó como el mayor intercambio de espías desde la Guerra Fría.

Ahora, según reveló la policía británica, el exespía fue envenenado el pasado domingo en un centro comercial en Wiltshire, en el sur de Inglaterra, motivo por el que se encuentra grave.

Skripal y su hija, de 66 y 33 años, fueron víctimas “de una tentativa de asesinato por la administración de un agente nervioso”, declaró el jefe de la policía antiterrorista británica, Mark Rowley, durante un encuentro con la prensa en Londres.

Los análisis químicos de las muestras y los efectos en las víctimas apuntan a una sofisticada toxina nerviosa, como podría ser el gas sarín o el VX, considerado un arma de destrucción masiva por la ONU.

Rowley, confirmó también que tanto el exespía junto a su hija fueron “objetivos específicos de ataque”. La investigación sigue abierta y la policía apeló a la colaboración ciudadana para buscar testigos de los hechos, mientras revisa las grabaciones de las cámaras de seguridad del centro comercial The Maltings.

Una de las sospechas es que la inteligencia rusa se encuentre detrás del ataque. No es la primera vez que ocurre un hecho de este tipo.

En el 2006 un ex agente del KGB, Alexander Litvinenko, murió después de ingerir té contaminado con polonio radiactivo. Una investigación pública que culminó en 2016 concluyó que la muerte de Litvinenko fue un asesinato cometido “probablemente” con la aprobación del presidente ruso, Vladímir Putin.

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio