Miércoles, 13 de junio de 2018

MENU

El mejor

Pelé o Maradona, Messi o Cristiano, Alí o Marciano, Jordan o LeBron, Federer o Nadal, y la lista podría seguir en forma indefinida. La discusión sobre quién fue el mejor en ciertas disciplinas deportivas es de las cosas que nunca se agota. Detractores y defensores, simpatizantes y de los otros, los ídolos del deporte suelden dividir las opiniones.

En el terreno del fútbol, hasta hace diez años la polémica era bipolar, estaban quienes defendían a Maradona, y por otro los que sostenían que fue Pelé el mejor jugador de la historia. Otras figuras como Cruyff, Platini, Garrincha, Eusebio, Di Stefano, Beckenbauer, etc., si bien eran reconocidos como excelentes futbolistas, no alcanzaban el mismo brillo que los ídolos sudamericanos para las masas.

La pregunta es: ¿qué criterios deberían aplicarse para definir quién fue el mejor?

Algunos hablarán de los títulos conseguidos. Por ejemplo en el fútbol, incluso propios astros del deporte establecen una diferencia entre los que salieron campeones del mundo con sus selecciones y los que no. En el caso de Maradona, su desempeño en la Copa del Mundo de 1986, consagratorio si los hay, es seguramente el argumento para posicionarlo en un sitial privilegiado. Algunos incluso han llegado a decir que la ganó solo. La verdad opino que esa afirmación no es justa, dado que sería desconocer a jugadores de la talla de Burruchaga o Valdano. En cambio, me afilio más a lo que dijera un contemporáneo del 10, como Emilio Butragueño, un notable delantero español que también participó del mundial de México, que sostuvo que de cualquiera de las 16 selecciones que clasificaron a octavos de final hubieran ganado la copa si tenían a Maradona en sus filas.

En el caso de Pelé, tuvo una destacada participación en dos de los tres mundiales que ganó Brasil entre 1958 y 1970. En 1958 siendo una figura desconocida, deslumbró en tierras escandinavas, y su desempeño consagratorio en 1970 marcó a fuego a generaciones enteras, las cuales recuerdan a esa selección, integrada por cuatro números 10 en su delantera, como el mejor equipo de la historia.

En 1974 irrumpe la naranja mecánica de Marinus Jacobus Hendricus Michels, revolucionando el fútbol, con un joven Johan Cruyff como abanderado. Ese equipo no se alzó con la Copa del Mundo, y quizás por esa razón el astro holandés no fue puesto en un mismo nivel que el argentino o el brasileño. En menor escala algo similar le sucedió a Eusebio. ¿Qué lugar tendría Eusebio en el mundo del fútbol si Portugal ganaba el mundial de Inglaterra?

En general los jugadores de ofensiva tienen prioridad respecto a los que defienden, y puede ser ese el motivo por el que Beckenbauer no esté en un lugar más alto de la consideración, aunque lo haya ganado todo, tanto a nivel de clubes como selecciones.

El gordo Ronaldo y Ronaldinho fueron dos fenómenos, pero por diversos motivos, lesiones en el caso del primero e inconductas en el caso del segundo, no lograron brillar como hubieran podido. Soy de los que opina que Ronaldo con un físico más saludable iba camino a destronar a Maradona y Pelé. Además hay que tener en cuenta que en estos temas, siempre el más reciente tiene ventaja respecto al anterior. La memoria es frágil en estos temas.

Este año, después de treinta años, dos jugadores tienen una posibilidad real de despojar a Maradona o Pelé del título no oficial de “el Mejor”. Tanto Cristiano Ronaldo como Messi, principalmente el primero, si sus selecciones salen campeonas, y si hacen un mundial destacado, van a tener derecho a reclamar ese reconocimiento. La pulga ganó todo con el Barcelona, es la estrella de un equipo que supo deleitar al mundo en la época de Guardiola (discípulo de Cruyff), y todavía sigue siendo una potencia futbolística. El portugués en los últimos años se puso a la par, e incluso superó los logros del argentino (fue campeón europeo con su selección y marcó un hito en la Champions League con el Real Madrid).

En lo personal, no creo que ni Argentina ni Portugal alcancen las últimas instancias en este mundial, pero sería por demás interesante que ambos brillen en sus equipos, y poder verlos una definición, como no los hemos podido ver a nivel de Champions.

Están en las gateras, ya tienen un lugar reservado en la historia, pero si uno de ellos tiene un mundial destacado y levanta la copa del mundo va a merecer la gloria en exclusividad. Si me preguntan, preferiría que fuera CR7, pero solo por un tema de simpatía, la pulga es un auténtico fuera de serie.

¿Vos cómo la ves?

Ciro Mata

Autor: Ciro Mata

Ingeniero Electricista (Universidad de la República, UdelaR, 2003). Postgrado en Administración de Empresas (2004) y Maestría en Administración de Empresas (MBA) (2006), Universidad Católica del Uruguay. Postgrado en Metodología de la Investigación, Universidad de la Empresa en (2012). Ejerció como docente en la Facultad de Ingeniería de la UdelaR y actualmente se desempeña como docente de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad de la Empresa y la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica del Uruguay. Profesionalmente se ha desempeñado en UTE como subgerente del Área Planificación.