Domingo, 30 de julio de 2017

MENU

El modelo de alcohol y marihuana

El gobierno anda escarbando por todos lados en busca de recursos.

Se encuentra en una posición complicada.

Por un lado el déficit fiscal aumenta y las demandas de más gasto también.

El déficit fiscal, para definirlo de una forma sencilla, es la diferencia entre el dinero que le entra al Gobierno y el que sale.

Si aumentó es porque está gastando más de lo que obtiene.

Es obvio que si se propone gastar más el déficit será mayor.

Cómo reacciona un gobierno frente a esto pone de relieve el modelo de país que persigue.

Lo lógico es que si tiene déficit busque gastar menos o mejor.

Pero la lógica no parece acompañar al Frente Amplio en el poder.

Si hay déficit no intenta eliminar gastos superfluos o cerrar el grifo de los aumentos de funcionarios públicos.

Eso no lo toca.

Su única idea es poner más impuestos, es decir, pasarle a los ciudadanos el costo de su ineficiencia y lo que no se anima a hacer.

En lugar de gastar menos vuelve a incumplir la promesa electoral de no aumentar los impuestos y los aumenta.

Así nos sorprendió ahora con la propuesta de ponerle impuestos a las rifas de los estudiantes de Arquitectura y de Ciencias Económicas.

Por suerte en el Parlamento se le dijo no a ese insensible intento del Cr. Danilo Astori de gravar la forma en que los estudiantes financian sus viajes de egresados.

Otra sorpresa fue la propuesta de ponerle impuestos a la lotería.

Sorpresa porque se grava el 5 de Oro pero se deja fuera los Slots, las carreras de caballo, la ruleta y una cantidad de otras formas de juego.

Eso se hace de una forma ingeniosa poniendo mínimos para quedar gravado.

Aunque el resultado es el mismo.

Además de estos impuestos se aumenta el impuesto Tasa Consular en clara violación de varios tratados firmados por nuestro país.

Da la sensación que hay un estado de desesperación del Gobierno.

Proponer impuestos a las rifas estudiantiles, aumentar la Tasa Consular violando tratados, gravar el juego en busca de obtener 4 o 5 millones de dólares es revelador de un estado de necesidad muy grande y grave.

Lo único bueno de estas situaciones es que permiten conocer los modelos del Frente Amplio, sus ideas y prioridades y compararlos con los de la oposición.

Mucho se habla del modelo de país del Frente Amplio y su estrategia sobre a quien poner impuestos y a quien beneficiar es parte de esto.

Todo gobierno necesita recursos y por ende debe recurrir a impuestos.

Quiénes son los obligados a pagarlos revela cuáles son las prioridades y conceptos que tiene quien ejerce el poder.

Los técnicos suelen decir que el mejor sistema impositivo es el neutro y que la verdadera redistribución de la riqueza se da en el gasto del Estado.

Pero eso no aplica hace rato en el Uruguay.

El modelo del Frente Amplio es principalmente ponerle impuestos a los trabajadores (IRPF) y a las jubilaciones (IASS). Eso además de seguir cobrando los impuestos que ya existían en el país (IVA, IRAE, Patrimonion, etc).

La primer conclusión entonces es que el modelo impositivo del Frente Amplio grava a los que trabajan y a los jubilados.

Pero en estos últimos años hemos tenido otras pistas acerca de su modelo de impuesto y gastos.

Por ejemplo, hace años que existe un subsidio a la cerveza establecido por el Frente Amplio.

Esta semana nos enteramos que el mismo es de unos 36 millones de dólares.

Es decir, el Frente Amplio subsidia la producción y el consumo de alcohol.

A solicitud de Unidad Popular se bajará ahora un 33% dicho subsidio y de esa forma se financiará gastos de la Universidad de la República por 12 millones de dólares.

Un avance.

Sin perjuicio de esto, cabe señalar que el Frente Amplio ¡sigue destinando 24 millones de dólares por año a subsidiar la producción (y consumo) de alcohol!

Por otro lado está gravado (y muy fuertemente) el cigarrillo que tributa IVA, IMESI, IRAE e Impuesto al Patrimonio.

Nosotros coincidimos con estos impuestos al cigarrillo en la medida en que se busca desincentivar su consumo.

Lo que parece una contradicción es que se grave el cigarrillo con impuestos y a la cerveza se le entreguen 36 millones de dólares por año.

Otra contradicción, todavía más grande, se da con la marihuana que se comenzó a vender en el país.

Esta no paga impuestos.

La tasa del IMEBA (Impuesto a la Enajenación de Bienes Agropecuarios) para la marihuana fue fijada por el gobierno del Frente Amplio en 0%.

A su vez la venta en esos lindos sobrecitos de la marihuana es considerado un producto primario por lo que acceden al IVA en suspenso (no pagan) ni tampoco pagan IMEBA, ni los adicionales IMEBA MEVIR e IMEBA INIA.

Es decir el Frente Amplio tiene como modelo subsidiar la cerveza y favorecer impositivamente a la marihuana exonerándola del pago de impuestos.

Mientras hace esto propone un impuesto a las rifas estudiantiles y aumenta la Tasa Consular en violación de tratados firmados por nuestro país.

Cuando se discuta el proyecto de ley de Rendición de Cuentas en el Senado propondremos que en lugar de poner nuevos impuestos se termine con el subsidio a la cerveza.

También que en lugar de incumplir tratados aumentando la Tasa Consular, se grave la exitosa venta de la marihuana.

Que no se nos diga que no se le puede poner impuestos a la marihuana porque el precio aumentaría.

Lo mismo sucede cuando le ponen impuestos a todos los productos de la canasta básica.

Estos también suben por culpa de los impuestos y no causan el daño que causa la marihuana.

La conclusión de todo eso es que tenemos modelos de país distintos: el del Frente Amplio trajo impuestos al trabajo (IRPF) y a las jubilaciones (IASS) junto con el subsidio a la cerveza y la exoneración de impuestos a la marihuana.

Junto con ello un aumento de más de 60 mil funcionarios públicos.

El nuestro es distinto: no queremos impuestos al trabajo, no queremos que se violen los tratados con el aumento de la tasa consular, no queremos subsidio a la cerveza y si queremos impuestos a la marihuana al igual que al tabaco.

Cuando se hable de modelos de país es bueno tener en cuenta cuáles son las diferencias.

Unos fomentan el consumo de alcohol con subsidios y el consumo de marihuana al quitarle impuestos.

Otros no.

Pedro Bordaberry

Autor: Pedro Bordaberry

Abogado, Senador, 55 años.

  • Javier Robles

    Estimado Pedro, he visto por fotos los paquetitos de marihuana y me pareció advertir que no tienen ningún aviso contra “fumar”. Las cajas de cigarros vienen con unas fotos repulsivas, como parte de la campaña contra el tabaco. Parece que fumar marihuana no entra en la categoría “fumar” . . je je je