Lunes, 23 de mayo de 2016

MENU

El peligro de perder la credibilidad

A poco más de un año de asumir, el gobierno acaba de anunciar que subirá los impuestos.

Los principales dirigentes del Frente Amplio dieron distintas explicaciones sobre esta decisión. El Ministro Astori expresó que la situación de déficit fiscal es insostenible y no hay otro remedio que subir los tributos, en especial, los que pagan los trabajadores (IRPF) y los jubilados (IASS).

El ex presidente José Mujica dijo no estar de acuerdo pero adelantó su voluntad de apoyar lo que decida el Presidente Vázquez. Este último se refirió al tema hace un mes en cadena nacional cuando expresó que se concentraría en que Uruguay conserve el grado inversor.

Por último el Vice Presidente, Raúl Sendic, realizó una curiosa justificación del aumento. Para él, el compromiso electoral del Frente Amplio fue no poner nuevos impuestos y que lo cumplirá porque lo que proponen ahora es un aumento de lo que ya se paga por tributos existentes.

Los uruguayos nos merecemos una explicación más seria y profunda que la que nos dieron los principales dirigentes del Frente Amplio.

Durante la campaña del 2014, hace un año y medio, Vázquez y Astori fueron contundentes en sus promesas de que no aumentarían la carga tributaria. El primero se comprometió en forma expresa a no hacerlo. El Ministro de Economía por su parte fustigó a la oposición y hasta la acusó de estar obsesionada con el tema durante la campaña.

Hoy Vázquez calla y Astori se limita a anunciar que aumentará los impuestos. Ambos deben dar una explicación de su incumplimiento a una promesa hecha a todos los uruguayos.

Mujica y Sendic reaccionaron de otra forma. El primero, con habilidad política, puso del lado de Vázquez toda la responsabilidad de la decisión. Dijo no estar de acuerdo con la medida, pero que apoyará desde el Parlamento lo que decida el Presidente.

Dejó claro que la decisión será de Vázquez, que él no la comparte y por tanto no asume responsabilidad. Aunque Mujica es el principal responsable de la situación al haber dejado al país con un nivel de endeudamiento y déficit inéditos.

Sendic dio una respuesta que no es admisible de un gobernante y menos de un vice presidente de la República: no ponemos nuevos impuestos sino que aumentamos los existentes, dijo.

Inadmisible porque él mismo se comprometió a que no aumentaría la carga tributaria. Inadmisible porque recurrir a una ingeniosidad para llamar de otra forma a un aumento tributario es jugar con la ciudadanía. Más viniendo de quien estuvo al frente de Ancap en una gestión que llevó a que los uruguayos destinaran 650 millones de dólares para enfrentar el déficit que dejó.

Más allá del lógico enojo que tiene la ciudadanía por otro aumento de impuestos y por el hecho de que se les mintió en la campaña electoral, hay otro riesgo. Estas contradicciones pegan en todo el sistema político.

El ciudadano que confió en las promesas se siente engañado. Ello afecta la credibilidad de los que engañaron con sus promesas (Vázquez, Mujica, Astori y Sendic) pero a la larga también a todo el sistema político que ellos integran. Lo que es peligroso.

Ser honesto, claro y sincero son requisitos que una sociedad debe siempre valorar.

Valores que con actos como estos se ven afectados y que se deben cuidar.

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio

  • Alfredo Barran

    El Ministro de Economia dice que el FA no mintió pero al parecer si bien se piensa que el sabe de economía, por algo fue Decano de esa Facultad, al parecer falló en idioma español porque mentira es:Una declaración realizada por alguien que cree o sospecha que es falsa en todo o en parte, esperando que los oyentes (en este caso votantes) le crean, de forma que se oculte la realidad en forma parcial o total. }
    Ahora vamos a los hechos:
    Dijeron que la economía estaba bien pero a poco de asumir Vázquez declaró que no era lo que le habían informado y que no estaba tan bien.
    Que no iba a haber aumento de impuestos pero primero, en forma disfrazada, los aumentaron con los incrementos en las tarifas y ahora a los trabajadores y a los pasivos.
    Todo esto para paliar los horrores que cometieron en PLUNA, ANCAP, cuando estaba al frente el mentiroso y cínico de Sendic; para darle dinero a una manga de vagos y delincuentes ; para mantener a esos 50.000 funcionarios más que pusieron en la burocracia, para mantener a esas cooperativas de obreros que se quedaron con las fábricas que cerraron por culpa de la dirigencia del PIT-CNT a la que nada les importa los trabajadores pero si llenarse sus bolsillos, y ahora para tratar de mantener a una empresa que desde antes de su nacimiento se sabía que iba al fracaso como Alas Uruguay, a cuyos integrantes se les mantuvo desde el cierre de PLUNA y que formaron esta cooperativa sin poner un sólo peso..