Martes, 8 de septiembre de 2015

MENU

Entre el “TISA” y la República

Después de todo lo que hemos estudiado y luego de informarnos con técnicos de primera línea, nos gustaría escribir del TISA y sus alcances.

Un país de servicios en un mundo globalizado y de alianzas económicas, graves enfrentamientos políticos, sin liderazgos internacionales importantes, está como nunca en una situación de enorme vulnerabilidad.

La Unión Europea, Estados Unidos, Chile, Colombia, México, Panamá…, en definitiva aproximadamente cincuenta países (el 70% del comercio global de servicios) están negociando un tratado sobre la liberalización del comercio y los servicios.

Estamos hablando de NEGOCIAR. No necesitamos recurrir al diccionario de la Real Academia Española para saber qué significa el verbo referido. Si no queremos, nadie nos puede obligar a firmar ningún compromiso, limitación a nuestra soberanía, apertura, flexibilización y todas las variantes que se les pueda ocurrir en relación con este eventual tratado y sobre el objeto de las negociaciones que se están llevando adelante.

Que el mundo cambió no hay duda. Se cayó el socialismo real, Cuba es más capitalista que Estados Unidos, Venezuela no es ejemplo de nada o de lo peor; y si alguien quiere jugársela por Corea del Norte, ello es  muy difícil de defender.

Vivimos en un sistema económico salvaje, con países centrales muy poderosos, grandes y pequeños. Porque el ser poderoso no tiene relación directamente proporcional con el tamaño geográfico, tiene mucho más que ver con la capacidad de gestión y las variables económicas con una claro sentido de geopolítica.

Si Uruguay queda dentro o fuera del TISA, no será noticia para nadie, excepto para el Uruguay. Si los resultados serán positivos o negativos, no lo podremos saber si no participamos de las reuniones.

Pero nos tenemos que ocupar de otro problema que es tan grave como aislarse del mundo: no tener un Estado de Derecho; que se confunda Estado con Partido, con Gobierno y ahora con el Plenario del Frente Amplio.

Como ex frenteamplista, cada vez más segura de la opción política en 2013,  conozco muy bien la poca o nula representatividad que tiene dicho Plenario, en relación a los votantes del partido político que ejerce el gobierno.

Basta mirar las grises y lastimosas fotos que se publican y de los grises desilusionados veteranos sesentistas, que ni siquiera son conscientes que fracasaron y que sus ilusiones y principios fueron dejadas por el camino. Y lo que es peor, junto con los jóvenes a los que les contaron mal la historia.

Personalmente me cuesta apoyar al Presidente Vázquez, porque entiendo que es uno de los grandes responsables de la desnaturalización del Frente Amplio y de la pérdida de principios atemporales, que nada tienen que ver con la economía, sino con la honestidad, la solidaridad, el espíritu republicano, el país de la educación pública, que le permitió al hijo de un obrero de La Teja, llegar a ser un rico y poderoso oncólogo.

No obstante, hasta ayer pensaba acompañar a toda la oposición y a los sectores democráticos del Frente Amplio y por supuesto al Presidente de la República y al Ministro de Relaciones Exteriores, en su aparente firmeza de continuar con las negociaciones, a pesar del voto contrario del Plenario del Frente Amplio.

Hoy la decisión ha sido otra. En estas circunstancias me acuerdo de Borges, cuando dice que a los argentinos los une el “espanto”. En particular, luego de escuchar las vergonzantes declaraciones de la Ministra Lilián Kechichian, a la que recuerdo  más joven preparando los espectáculos de Carnaval en la Intendencia de Montevideo, al trasmitir la decisión del Presidente de la República actuando en Consejo de Ministros, sobre el retiro de mi país de la negociación por el TISA.

La gran pregunta es, después de estas dos últimas semanas y de los últimos acontecimientos vividos,  

¿QUIÉN GOBIERNA EN URUGUAY?

Graciela Bianchi

Autor: Graciela Bianchi

Abogada, Escribana, panelista, Profesora de historia, y política uruguaya. Estudió profesorado de historia en el Instituto de Profesores Artigas, después de 35 años en la educación está actualmente jubilada. Fue Directora del Liceo Bauzá por 18 años, Secretaria de Germán Araújo en el Senado y Secretaria del Consejo Directivo Central (CODICEN). Panelista en el programa «Esta boca es mía» de Canal 12 hasta el 2014. Fue fundadora del Frente Amplio, partido que abandonó por diferencias en políticas educativas. En 2013 se suma al Partido Nacional. Fue electa Senadora y Diputada por Montevideo en las elecciones presidenciales de 2014, optando por asumir la banca en la Cámara de Diputados.