Lunes, 18 de septiembre de 2017

MENU

Estamos convencidos y lo seguiremos planteando…

Desde hace algunas semanas el tema de la elección de horas docentes en el Consejo de Educación Secundaria ha estado en el tapete. A nuestro criterio, de forma muy errática por quienes tienen responsabilidad directa en el asunto.

El tema se planteó, se discutió y se cerró por la prensa. Sin dudas un grueso error.

Tal como lo expresamos en el CODICEN entendemos que deben adoptarse decisiones que permitan lograr avances para 2018 y no perder otro año lectivo. El no actuar ahora, posterga todo indefectiblemente, para el año 2019.

La ley de educación, aprobada en 2008, en el artículo 41 inciso 3° establece: El Estado fortalecerá la gestión de los centros educativos públicos en los aspectos pedagógicos, de personal docente y no docente, administrativos y financieros para cumplir con lo precedentemente expuesto. Asimismo, se procurará la concentración horaria de los docentes en un centro educativo y se fomentará su permanencia en el mismo”. 

Al CODICEN le compete elaborar, instrumentar y desarrollar las políticas educativas que correspondan a los niveles de educación que se imparten (artículo 53, Lit. A) de la Ley N° 18.437). También debe “Definir las orientaciones generales de los niveles y modalidades educativas que se encuentran en su órbita” (Artículo 59, Lit. B) de dicha norma).

A los Consejos Desconcentrados, entre ellos secundaria, les competen los “…nombramientos, reelecciones, ascensos y sanciones, así como otorgar licencias y designar el personal docente y no docente, conforme al Estatuto del Funcionario y a las ordenanzas que apruebe el Consejo Directivo Central” (Artículo 63 Literal G de la referida ley).El CODICEN entonces, a nuestro criterio, tiene competencias claras para actuar en la materia.

Así lo hemos manifestado y por ello consideramos que puede, como órgano director de la educación, liderar una experiencia en la educación media que permita iniciar un proceso que mejore las condiciones de trabajo, avanzando en otros aspectos que repercutirán directamente en la gestión de los centros.

Todo ello en un marco de certezas, sin improvisaciones. En un marco que asegure desde el comienzo que no se afectará ningún derecho de los docentes en cuanto a su fuente de trabajo y mantenimiento de horas elegidas; que no se modificarán los planes de estudio en los centros en donde se establezca la posibilidad de elegir por mayor tiempo; que para el caso de que existan situaciones de fuerza mayor fundadas, un docente que haya radicado su cargo, pueda solicitar un cambio (nueva elección, permuta o traslado), entre otras.

Todo esto ya lo hemos manifestado explícitamente y como representante de los docentes en el CODICEN tenemos la certeza, basada en múltiples visitas y diálogos que hemos mantenido con colegas de todo el país, que son muchísimos los que están dispuestos a iniciar una experiencia de este tipo, que son muchos los que consideran que se deben cambiar las reglas de juego, entre ellas ésta.

Estamos convencidos y lo seguiremos planteando desde el lugar que los docentes nos confiaron en el gobierno de la educación.

Robert Silva García

Autor: Robert Silva García

Doctor en Derecho y Ciencias Sociales egresado de la Universidad de la República, Profesor de Administración y Servicios egresado del Instituto Normal de Enseñanza Técnica. Cuenta con formación a nivel de postgrado en educación y recursos humanos. Fue Consejero de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República, Secretario General del Consejo de Educación Secundaria y Secretario General del CODICEN de la ANEP. Actualmente es docente efectivo de UTU, Coordinador del Observatorio de Educación de la Fundación Propuestas (FUNDAPRO) Fue integrante la Comisión Directiva del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEEd). Actualmente es consejero del Consejo Directivo Central (CODICEN) de la ANEP