Domingo, 3 de septiembre de 2017

MENU

Están abusando

“Tengo seis honestos sirvientes
(me enseñaron cuanto sé)
Sus nombres son Qué y Por qué, Cuándo y Cómo, Dónde y Quién …“

Así empieza el poema que Rudyard Kipling acompaña a su cuento “The Elephant´s Child“ en el Libro “Just so stories“.

Estos honestos sirvientes son utilizados en la investigación y en el periodismo para reunir o presentar información.

Responder esas preguntas que Kypling incluye en su libro en 1902 facilita la comprensión, resume la información y la presenta en forma ordenada.

Es lo que recordé esta semana cuando el Frente Amplio volvió a la carga con su intención de derogar el delito de Abuso de funciones, vigente en el Uruguay desde 1880.

El Qué es sencillo.

Se propone derogar un delito que está previsto en el Código Penal desde hace más de un siglo. Se trata de un delito que penaliza a aquel funcionario público que con abuso de cargo comete u ordena cualquier acto arbitrario en perjuicio de la Administración Pública o los particulares.

La norma exige que no se trate de algunas de las otras conductas penalizadas en el mismo Título IV “Delitos contra la Administración Pública“ del Código Penal (Peculado, Soborno, Concusión, Cohecho, etc).

El Por qué creo que es evidente pero lo dejaré para el final. Ello puesto que los honestos servidores Cuándo y Cómo, Dónde y Quien, ayudan a encontrar la respuesta al Por qué.

¿Dónde y quién propone derogar este delito?

En el Parlamento, que es donde se proponen las leyes, el Frente Amplio, que tiene mayoría parlamentaria en el Senado y pronto la tendrá en Diputados cuando renuncie Gonzalo Mújica, es quien formula esta propuesta.

¿Cuándo y cómo lo hará?

Cómo se sabe, la aprobación de las leyes requiere que las mismas sean tratadas en las dos Cámaras, la de Senadores y la de Diputados.

En la de Senadores, el Frente Amplio posee hoy mayoría (16 votos en 31) y ya presentó el proyecto de derogación que fue aprobado por 16 votos a 15.

En la de Diputados hoy el Frente Amplio no tiene mayoría (tiene 49 votos contra 50). Por lo que no podría aprobar esta ley hoy.

Pero dentro de unas semanas el diputado Gonzalo Mújica renunciará a su banca y el Frente Amplio recuperará la mayoría.

Es en ese momento (Cuando) que lo hará.

Si lo presenta hoy se rechaza el proyecto.

Hay otro cuándo que debe tenerse en cuenta.

El Frente Amplio pretende derogar el delito de abuso de funciones en momentos en que dos grupos de políticos, dirigentes y legisladores de ese Partido enfrentan a la Justicia.

Por un lado, un ex Ministro de Economía y un ex Presidente del Banco de la República, notorios integrantes del Frente Amplio, fueron procesados por el delito de abuso de funciones.

Ahora el Fiscal que lleva adelante la causa acaba de ratificar el pedido de condena contra ellos.

Es en estos momentos cuando se pide la derogación del delito por el que se los procesó y por el que se pide la condena.

El segundo grupo de dirigentes del Frente Amplio son los investigados por lo sucedido en Ancap. En estos momentos la Justicia investiga su posible comisión de varios delitos, entre ellos, el de Abuso de Funciones.

Se trata de varios legisladores y dirigentes políticos de ese Partido.

Cuando la Justicia está actuando es que se propone la derogación del delito.

Lo que nos lleva al sexto servidor de Kypling, Por qué.

El motivo de la propuesta de derogación es, para mi, claro.

Los legisladores frenteamplistas afirman que lo quieren derogar porque el delito no debe existir dado que no es claro y no describe claramente la conducta delictiva.

Es decir, los atacó una repentina necesidad de mejorar el Código Penal, derogando ¡un sólo delito y justo el que le aplican a sus correligionarios!

Lo raro es que esos mismos legisladores que proponen esto fueron los que ayer no sólo se oponían a la derogación sino que votaron agravar las penas de ese mismo delito.

El verdadero Por qué lo conocemos todos: es salvar a sus correligionarios acusados, procesados e investigados por la Justicia.

Qué, Cuándo y Cómo, Dónde y Quién, coinciden con este Por qué.

Gracias Kypling.

Pedro Bordaberry

Autor: Pedro Bordaberry

Abogado, Senador, 57 años.

  • Adela Aquino

    Estos días, precisamente, con unas amigas, recordaba otro conocido poema de Kypling, su nombre: SI – traducido al español por la inolvidable Juana.- No voy a reproducirlo, pero si sólo el final .- “Entonces hijo mío, un hombre tu serás. “

  • Juan José Vanni Couchet

    PADECIMIENTO:
    Durante varios meses planteé vía mail un cumulo de errores e interrogantes para ser evacuadas por el BROU, con copia al Dr. Miguel Toma (Secretario de Presidencia de la República).
    Ante la falta de respuestas y por ser el banco un Ente Autónomo, Presidencia confeccionó el Expediente identificado con el N° 2017/02001/00521 que fue remitido el 30 de junio al Directorio del BROU a sus efectos.
    Hoy día, 27 de agosto, continuo sin retorno y desespero.
    Máxime teniendo presente que no dispongo de interlocutor en el BROU
    Esta parte AGONIZA.

  • alejandro1962

    El problema de ese delito es que es demasiado vago. Queda demasiado librado a la discrecionalidad de la justicia. Los expertos de la facultad de derecho en general se pronunciaban a favor de la derogacion. Un ministro de la suprema corte consultado dijo que si bien lo mantendria, lo haria bastante mas preciso para evitar discrecionalidades. Es un delito que puede hacer que la persona vaya presa ¡por el unico delito de no pertenecer al mismo partido politico que el juez! (siempre que el fiscal lo pida)

  • Alvaro Berreta

    No, no es correcto. El tipo es bien claro. Es actuar sin la autorización legal. El funcionario siempre tiene que actuar con autorización legal, de lo contrario su actuar es delictivo. Lo que puede confundir es el nombre del delito. En realidad al actuar tipificado no es abuso sino en todo caso mal uso. El actuar arbitrario como se tipifica es justamente eso actuar sin autorización legal.

  • alejandro1962

    (Abuso de funciones en casos no previstos especialmente por la ley)
    El funcionario público que con abuso de su cargo, cometiere u ordenare
    cualquier acto arbitrario en perjuicio de la Administración o de los particulares, que no se hallare especialmente previsto en las disposiciones del Código o de las leyes especiales, será castigado con tres meses de prisión a tres años de penitenciaría, inhabilitación especial de dos a cuatro años y multa de 10 UR (diez unidades reajustables) a 3.000 UR (tres mil unidades reajustables).
    El
    doctor Gastón Chaves, director del Departamento de Derecho de la
    Universidad Católica, dijo ayer a El Observador que no tiene dudas que
    ese delito “debe ser derogado”. Explicó
    que el principio de legalidad exige que la ley “sea concreta con
    respecto a lo que quiere reprimir, para que los ciudadanos sepan lo que
    pueden y no pueden hacer y los jueces lo que pueden y no pueden
    castigar”. Chaves reconoció que derogar un
    delito beneficiará en forma retroactiva a los que estén procesados o
    investigados bajo esa norma. Por este tema, la
    semana próxima Chaves irá al Parlamento que también cursó invitación al
    Fiscal de Corte, Jorge Díaz para conocer su opinión.
    Germán
    Aller, del Instituto de Derecho Penal de la Universidad de la
    República, estuvo el martes 25 en la Comisión de Constitución y
    Legislación del Senado que analiza el proyecto. El catedrático entiende
    que el abuso de funciones debe desaparecer del Código Penal. De
    acuerdo a la versión taquigráfica a la que accedió El Observador, Aller
    afirmó que “desde el punto de vista técnico, jurídico y científico”,
    “en general ha habido una mancomunión por la derogación” de ese delito
    que no es nuevo en Uruguay.
    Sus orígenes se remontan al siglo XIX ,mucho antes de Benito Mussolini en Italia “y al fascismo esa figura la encantó”, dijo. Aller
    dejó en claro su posición al afirmar que es “absolutamente partícipe de
    la eliminación radical, completa y total” del delito de abuso de
    funciones. El
    catedrático se preguntó si “corresponde (derogarlo) en beneficio de
    determinados ciudadanos” y la respuesta que dio es: “inequívocamente
    no”. “Ninguna ley debe hacerse a nombre propio”. En
    este caso, la derogación “beneficiará” a personas que puedan estar
    procesadas o bajo investigación, pero, según afirmó Aller, no conoce
    “ningún caso en la historia de Uruguay en el que se haya imputado el
    abuso de funciones y que haya sido justo”. También
    dijo que discrepa “frontalmente” con la idea de que si se deroga se
    pierde una herramienta para luchar contra la corrupción. Para el
    catedrático, por tratarse de un tipo de delito abierto –es decir que no
    describe cabalmente a qué conducta criminal se refiere– “es
    inconstitucional”.
    El punto ya fue abordado por la Suprema Corte para quien ese delito es legal.
    Sin
    embargo, para la oposición, el Frente intenta con la derogación
    beneficiar a exjerarcas de izquierda o incluso a hoy gobernantes que son
    investigados. Eso lo sostienen los senadores
    Pedro Bordaberry (Colorado) y Luis Lacalle Pou (blanco) quienes
    prefieren que el delito de abuso de funciones permanezca como una espada
    sobre quienes manejan dineros públicos.

  • Alvaro Berreta

    Se describe cabalmente: actuar arbitrario. Arbitrario en español es sin fundamento.
    Es absolutamente reconocido que en democracia el funcionario público solo puede actuar si la ley lo autoriza.
    No se cita ninguna opinión de publicistas.

  • alejandro1962

    Si actua sin autorización legal significa que actuo violando OTRA ley. Entonces alcanza con acusarlo de violar la otra ley. Y probarlo. Si la persona cometió un fraude contra el Estado, pues probemos la existencia de ese fraude. En cambio con abuso de funciones estamos dandole carcel a alguien por haber cometido un fraude contra el Estado, ¡sin necesidad de probar que el fraude existio!. Ojo, yo no estoy defendiendo al frente amplio. En época del segundo gobierno de Sanguinetti también se trató de derogarlo