Sábado, 9 de julio de 2016

MENU

Existe la Esclavitud en el Siglo XXI?

global

Índice Global de Esclavitud (IGE) 2016

 

La Fundación Walk Free se creó en 2012 por los filántropos australianos Andrew y Nicola Forrest con la finalidad de combatir las modernas formas de esclavitud a nivel mundial y ha desarrollado lo que se considera como el primer cálculo estimado de la presencia de la esclavitud país por país, o ¨Índice Global de Esclavitud¨. Su propósito es brindar a todos los países la información necesaria para que se puedan adoptar las medidas pertinentes, a efectos de terminar de una vez y para siempre con la esclavitud, en cualquiera de sus formas que  hoy coexisten, en el entramado social de la compleja realidad que hoy exhibe la comunidad internacional.

Russell Crowe

El Actor Russell Crowe presenta el Índice Global de Esclavitud (IGE) 2016, en las oficinas de Gallup, Londres, Mayo 31, 2016. THOMSON REUTERS FOUNDATION/SHANSHAN CHEN

Según expresara el actor Australiano Russell Crowe, en su presentación del Tercer Índice Global de Esclavitud, la misma: es una difícil situación que viven ciertas personas (niños, niñas, hombres y mujeres) que ¨en nuestras comunidades se encuentran atrapadas, sin ninguna ayuda, en un círculo de incertidumbre, degradación, sin opción y sin esperanza¨. [1]

Efectivamente es así, la esclavitud no sólo fue un fenómeno cruel del pasado, sino que aún subsiste en nuestro mundo actual como tipos de sumisión forzosa en la que personas se ven sometidas a condiciones de vida o prácticas tales como: el tráfico humano, explotación sexual o comercial, esclavitud doméstica, matrimonio a temprana edad y/o forzado, servidumbre por deudas, trabajo de niños o forzado, en minas, agricultura, fábricas textiles, niños soldados, trabajo de migrantes en condiciones similares a la esclavitud, (en la construcción, agricultura, etc.), y en menor grado, mendicidad forzada.

Por definición, concepto y diferentes prácticas de esclavitud moderna, se recomienda ver: http://www.crin.org/en/docs/Esclavitud.pdf

Se estima de acuerdo al Informe Anual 2016, que existen en el mundo 45,8 millones de personas en condiciones de esclavitud. Es una cifra alta y alarmante. De por sí son 10 millones más que en el año 2014, (aproximadamente un 30% más), si bien al respecto cabe señalar que este es el tercer informe y en el año 2015 no se realizó. Por ello es dable mencionar que el aumento respecto al 2014 puede obedecer no sólo a circunstancias fácticas de crecimiento del esclavismo, sino a que se trató de refinar el método de cálculo con una mejor obtención de los datos.

Este tercer informe, se realizó en base a 42.000 entrevistas personales donde se utilizó 53 idiomas  diferentes (algunos nativos) en 167 países. Los países que no están en la lista (en la Organización de las Naciones Unidas se encuentran representados 193 Estados soberanos), no aportaron información relevante para el Índice por ser demasiado pequeños en algunos casos y en otros no se brindó datos, según se explica por el representantes de la Fundación.

Se afirma que el 58% del total se encuentra en Asia, es en este continente donde se practica la esclavitud moderna de variadas formas, tales como: trabajo forzoso en telares, fábricas de ropa, explotación sexual, matrimonios de conveniencia, etc.

Corea del Norte, en proporción a su población total, resulta ser el país con mayor esclavitud, aunque esto señala la experta e investigadora de la precitada Fundación (Davina P. Durgana, coautora del informe), no resulta fácil de comprobar por el régimen imperante en el País. Pero si es real y se puede asegurar que el Estado puede condenar a los ciudadanos a trabajos forzados durante años. Es un régimen que tiene sometidas a 1,1 millones de personas, sustituyendo a Mauritania que en el Índice 2014 encabezaba la lista.

India, China, Pakistán, Bangladesh y Uzbekistán (fundamentalmente por las plantaciones de algodón) son quienes ostentan los más altos índices de esclavitud en el mundo.

Hay que tener en cuenta que Asia proporciona al mundo suministros en la cadena productiva de ropas, alimentos y tecnología contando con mano de obra poco calificada la que se estima proviene de dos tercios  de personas en situación de esclavitud, generando una desigual competencia de oferta de precios de estos productos, en relación a países con apego a las normas de Derechos Humanos y respeto a los derechos laborales de los trabajadores conforme a la OIT.

Se señala por los expertos que en esta aberrante realidad incide el alto índice de población de ciertos países, así como influye un abundante número de habitantes (ya sean hombres, mujeres y niños), relativamente vulnerables y por ello más proclives a caer en esta condición en comparación con el mundo occidental. No sólo son más en número, también ¨son más pobres, con menor educación, con un clima mucho más hostil, con una falta clara de derechos humanos¨ dice la experta, todo lo cual conlleva a favorecer un entorno en el cual es fácil caer en las modernas versiones de esclavitud. [2]

También se mencionan los efectos de los movimientos migratorios que actualmente ocurre desde los países del Norte de África a Europa como consecuencia de las situaciones de conflicto e inestabilidad en Irak, Siria, Libia, Yemen por ejemplo.

Expresa el Estudio: “La llegada masiva de refugiados ha puesto a prueba las medidas europeas de protección, generando lagunas fácilmente explotables por las redes criminales¨. Los autores estiman que 10.000 menores asilados no han sido contabilizados y que a 5.000 de ellos se les ha perdido la pista en Italia y a 1.000, en Suecia. “Aunque no todos estos niños han sido objeto de tráfico, Europol advierte que las bandas buscan a estos niños para su explotación sexual, la esclavitud y el trabajo forzoso en la agricultura o las fábricas”, asimismo preocupa a la Fundación, la desaparición de personas en la travesía que deben hacer  desde los lugares de conflicto, violencia  y pobreza a lugares considerados más seguros.

También debe considerarse que en la condición de refugiado, la esclavitud es más fácil que ocurra. Personas que viven en estas situaciones se rodean de otras en similares condiciones, forman guetos, donde los servicios relacionados con la educación  y salud son escasos. La experta afirma que se genera una relación de riesgo y entrega (o dependencia) de la vida a las mafias y de ello se deriva un estado de vulnerabilidad que facilita caer en la esclavitud.

Se afirma por los expertos que la llegada masiva de refugiados a Europa pone a los niños en el punto de mira de las redes criminales de explotación sexual

Por otra parte se advierte la falta de suficiente información con lo que ocurre a consecuencia del operar de DAESH, Estado Islámico o ISIS o ISIL. Se sabe que fuerzan a las mujeres a prostituirse, a mantener relaciones sexuales no consentidas, a los hombres a llevar a cabo trabajos forzados y a los niños a convertirse en soldados, pero según Walk Free Foundation aún no se cuenta con datos fiables y realistas que describan de forma inequívoca esa cruel realidad. [3]

 

Conforme  al Índice (IGE), los diez países que encabezarían la lista con mayor esclavismo serían los siguientes

Países Esclavitud moderna en millones
1 India: 18.354,70
2 China: 3.388,40
3 Pakistán: 2.134,90
4 Bangladesh 1.531,30
5 Uzbekistán: 1.236,60
6 Corea del Norte: 1.100,00
7 Rusia: 1.048,50
8 Nigeria: 875,5
9 Rep. D. del Congo: 873,1
10 Indonesia: 736,1

 

Del total, el 58% de los esclavos, están concentrados en los siguientes cinco países:

Países Cifras en millones aprox:
1 India: 18,35
2 China: 3,39
3 Pakistán 2,13
4 Bangladesh: 1,53
5 Uzbekistán: 1,23

 

 

img red lotus

 

Para ver lista completa ir a: http://www.globalslaveryindex.org/findings/, allí abrir: ¨View Table¨, ¨Absolute number of People in modern slavery by country¨, en la misma constan los 167 países.

Uruguay está en el puesto 136 con un porcentaje de la población del 0.228% y un número estimado de 7.800 personas en situación de esclavitud moderna. Sólo se pueden citar con menor porcentaje: Brasil con 0.078% (161.100 individuos) y  Chile con 0.154% (27.700 personas).

En el resto de las Américas, según el IGE 2016, el trabajo forzado es un problema predominante entre los grupos indígenas de Perú, Bolivia y Colombia. “Esas encarnaciones de la esclavitud moderna predominan en las industrias con gran intensidad de mano de obra no calificada. Los hombres jóvenes son los más afectados.

Haití y la República Dominicana poseen el mayor predominio en la región, con un 0,995% de su población ( es decir 106.600 y 104.800 personas respectivamente), viviendo en esclavitud moderna. Perú posee un 0,639% (200.500 individuos); Colombia un 0.639% (308.200 personas); Venezuela con un 0.639% (198.800 personas); Cuba con un 0.332% (37.800 individuos) y Méjico, un 0,297% (376.800 personas).

Los países americanos que poseen los menores predominios son Canadá (0,018%, 6.500), los Estados Unidos de América (0,018%, 57.700), Brasil (0,078%, 161.100), en ese orden, aunque en términos absolutos, Brasil y los EE.UU. siguen mostrando cifras absolutas significativas, en términos de la cantidad total de individuos cautivos en la esclavitud moderna.

 

Con relación al resto del mundo: 

A Corea del Norte se lo identifica como el país con el mayor número de esclavos modernos per cápita: el 4,373 % de la población, lo que equivale a 1.100.000 de personas.

Uzbekistán tiene un 3,97 %; Camboya 1,65 %, la India 1,4 %, y Catar con un 1,36% de la población.

Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España,  Estados Unidos, Francia, Irlanda, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelanda, Reino Unido, Suecia y Suiza, son los países con la tasa más reducida de esclavitud moderna, por debajo del 0,02 %.

En España se calcula que viven bajo esta precaria situación 8.400 ciudadanos, el 0,018% del total de habitantes.

En el Reino Unido, por ejemplo, hay 11.700 personas (0.018%) en condición de esclavitud y en Holanda unas 17.500, (0.104%) según el documento.

 

Cómo han reaccionado los Estados frente al / los informes (2014 – 2016)?

Los autores, afirman que existen muchos países que están tomando medidas a efectos de terminar con la esclavitud en el sentido amplio de la palabra.

Dentro de los países que más lo hacen según Walk Free, está España en el octavo lugar.

Otros gobiernos que lideran la lucha contra la esclavitud moderna, son por orden, Holanda, Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, Australia, Portugal, Croacia, Bélgica y Noruega.

Se informa que atento al producto bruto interno, el país que más recursos destina a combatir la esclavitud es Filipinas, seguido de Georgia, Brasil, Jamaica, Croacia, Montenegro, Macedonia, Moldavia y Albania. Para estos países, según los estudiosos, su esfuerzo por combatir este flagelo se hace más notable al contar con menos recursos.

Con respecto a la India, si bien es el país donde hay más personas esclavizadas del mundo, (18.354,700 en una población total de 1,311,051,000 aproximadamente),el informe señala que ¨el país ha hecho avances significativos en medidas para solucionar el problema. Estas incluyen condenas más severas para la prostitución infantil y el matrimonio forzado, y mejoras legales para la protección de las víctimas.¨

El informe también destaca el “progreso significativo” en las medidas contra la esclavitud tomadas por otros gobiernos desde la publicación del primer estudio, el gobierno del Reino Unido, por ejemplo, aprobó una ley sobre la esclavitud moderna que penaliza a quien la vulnere con cadena perpetua y en Estados Unidos se modificó una ley que prohíbe la importación de bienes fabricados con trabajo infantil. [4]

Se señalan como países que menos combaten la esclavitud a Corea del Norte, Irán, Eritrea, Guinea Ecuatorial, Hong Kong y la Republica Democrática del Congo.

Se critica en el informe con mayor dureza, a Estados en los que aún hoy esta práctica de esclavitud moderna es habitual, como Catar, Singapur, Arabia Saudita, Kuwait, o Japón. Se los alude como países que contando con medios para combatirlos prefieren no hacerlo y por el contrario se benefician de tal terrible realidad humana.

De forma alentadora, los expertos observan que si bien ha aumentado el número de esclavos en el mundo, también han aumentado las medidas de los gobiernos para erradicar esta práctica.

Así en Occidente, se han aprobado leyes que obligan a las grandes compañías a informar sobre los pasos que han dado para evitar que exista esclavitud en su cadena productiva. De hecho se afirma que más de 100 empresas (de Suecia, Australia, Bélgica, Croacia, España, Portugal, Noruega) ya han enviado sus informes.

Las respuestas gubernamentales más enérgicas en contra de la esclavitud moderna en América se dieron en los Estados Unidos, Argentina, Canadá y Brasil. Mientras que 20 países tienen un plan de acción para combatir algún tipo de esclavitud moderna, sólo cinco países tienen un organismo independiente para monitorear su implementación.  Más aun, sólo en Brasil se encontró evidencia de financiación adecuada para estos planes.

Sugiere Durgana (corredactora del Informe) que aún queda mucho camino por recorrer, y que: ¨Lo más importante en estos países es que los consumidores conozcan exactamente qué es lo que están comprando y que es precisamente en el inicio de la cadena productiva donde se encuentre el trabajo forzado de millones de personas, en especial mujeres y niños.¨

Los filántropos australianos, creadores de la Fundación Walk Free afirman que ¨Nosotros debemos tener muy claro que no vamos a tolerar la esclavitud y que no deberíamos comerciar con aquellos regímenes en donde ella persiste.¨

Aceptan los responsable del IGE que ciertas veces la información obtenida es por extrapolación, por ejemplo por testimonios de refugiados de Corea del Norte y a través de tres visitas realizadas al mencionado país; por ello, sería muy bien recibido, si por ejemplo Corea del Norte (o cualquier otro país) acepta aportar datos o medios más eficaces para poder brindar una mejor información, y en su caso cambiarse las cifras.

Los expertos, desafían a los críticos de este IGE 2016, a brindar una alternativa mejor.

Se afirma que si bien la Organización Internacional del Trabajo de las Naciones Unidas (OIT), estima que son 21 millones de personas en el mundo las víctimas del trabajo forzado, ellos no toman en consideración otras formas de moderna esclavitud.

Están convencidos que si no se tiene una medición efectiva no surgirán métodos posibles para emprender una lucha que permita eliminar la esclavitud del mundo. Procuran que este Índice sea un llamado a la acción, para gobiernos y compañías.

Walk Free Foundations dice que si bien es Europa quien posee el más bajo índice de prevalencia de esclavitud, son el destino principal y receptores del impacto de flujo de migrantes y refugiados que huyen de los conflictos y la pobreza, muchas veces convirtiéndose en la fuente principal del trabajo forzado y la explotación sexual.

Expresa Forrest: ¨Esto no es SIDA o malaria. Nosotros hemos causado la esclavitud y, por ello  nosotros debemos encontrar la solución.¨ ¨Creo que todos nosotros debemos mantenernos atentos al tema hasta que lleguemos a un punto … donde la esclavitud sea empujada y marginalizada hasta alcanzar su fin.¨

[5] [6]

Comparto la afirmación de Andrew Forrest, fundador de la organización australiana Walk Free Foundations quien sostiene:  ¨No se puede concebir el fin de la esclavitud como algo aislado de los demás problemas en el mundo¨ asimismo agregaría, y de quiénes se enriquecen en forma vil por ella (muchas veces en perjuicio de otros que cumplen con las regulaciones de la OIT), así como quienes provocan las causas generadoras de las mismas, con o sin intención, pero en todo caso con la responsabilidad  y el deber de preverlas como las consecuencias derivadas de sus actos.

Andrew Forrest, asimismo hizo un llamamiento a los gobiernos de las mayores potencias económicas del mundo a sancionar y poner en práctica sólidas medidas anti-esclavitud.

“Hacemos un llamado a las mayores potencias económicas del mundo a sancionar leyes que sean por lo menos igual de estrictas que la Ley contra la esclavitud moderna de 2015 del Reino Unido, con presupuesto y capacidad para su aplicación, a fin de asegurar que todas las organizaciones sean consideradas responsables por la esclavitud moderna en sus cadenas de distribución, y empoderar la supervisión independiente. Los líderes de las mayores potencias económicas del mundo deben llamar la atención de las empresas sobre este problema, exigiendo que se concentren en la transparencia de sus cadenas de distribución”, dijo.

Señala la ya mencionada corredactora del Informe Davina P. Durgana:  “No hay ningún país en el mundo que esté haciendo lo suficiente para acabar con la esclavitud. Todos podrían hacer mucho más.¨

Es muy cierto, todos podemos hacer mucho más, no sólo los gobiernos, las empresas, los organismos internacionales, también y fundamentalmente en nuestro entorno con una apropiada educación a nuestros hijos y miembros de la sociedad, en nuestras escuelas, liceos, universidades, privilegiando los valores éticos y morales, (que hoy parecerían en desuso para algunos), formándolos para un mundo menos frívolo, más equitativo, que estimule el esfuerzo, se premie el estudio, el trabajo, sacrificio y dedicación por lograr una sociedad y un mundo más justo, lo que se debe reconocer como un mérito, respetar y remunerar en todas sus formas como tal, a efectos de estimularlos e incrementarlos.[7]

 

Mapa por regiones y por países: [8]

mapa gobal slavery

 

 


 

[1] http://www.reuters.com/article/us-slavery-index-data-idUSKCN0YM1YO – (Additional reporting by Belinda Goldsmith, Editing by Ros Russell; Please credit the Thomson Reuters Foundation, the charitable arm of Thomson Reuters, that covers humanitarian news, women’s rights, trafficking, property rights and climate change. Visit news.trust.org)

[2]http://internacional.elpais.com/internacional/2016/05/27/actualidad/1464372042_357688.hml – Fecha de publicación: 2016-06-02 –BELÉN DOMÍNGUEZ CEBRIÁN
Madrid 31 MAY 2016 – 20:24 CEST

[3]http://internacional.elpais.com/internacional/2016/05/27/actualidad/1464372042_357688.html – Fecha de publicación: 2016-06-02

[4].http://www.nytimes.com/2016/06/01/world/asia/global-slavery-index.html?_r=1&ref=nyt-es

[5] http://www.pressreader.com/uae/gu

[6] http://www.reuters.com/article/us-slavery-index-data-idUSKCN0YM1YO

[7] http://eju.tv/2016/05/indice-global-esclavitud-2016-45-8-millones-hombres-mujeres-ninos-estan-atrapados-la-esclavitud-moderna

[8] www.globalslaveryindex.org

 

Red Lotus

Autor: Red Lotus

Desde Medio Oriente