Jueves, 22 de febrero de 2018

MENU

Fallo judicial sobre repetición: exacerbación de la autonomía

Se difundió que el Tribunal de Apelaciones de Familia revocó la sentencia del juez que estableció que una niña no debía repetir, a partir de un recurso presentado por sus padres. No tengo información para saber si la decisión de los padres fue la mejor para la niña. Por supuesto que tenían derecho a tomarla, mi duda es si era lo más conveniente llevar el conflicto a esos extremos.  Tampoco sé si fue la mejor decisión, para la niña, el recurso presentado por el colegio y si es correcta la sentencia del juez o la resolución del Tribunal.

El problema, desde mi punto de vista, fueron algunas de las reacciones, especialmente las que tuvieron las autoridades educativas. “Preserva el ámbito autonómico basado en la especialidad técnica”, fue una de los comentarios, que expresa varios de los realizados por jerarcas a propósito del tema.  La autonomía educativa se postula así como un principio casi sagrado para muchos uruguayos, que debe reconocerse, de a poquito son cada vez menos. Para otros, es un error, causa de muchos de los problemas de la educación uruguaya. Somos pocos, pero somos cada vez más los que la vemos así.  El episodio muestra los alcances que, quienes la defienden, le dan a la autonomía. Porque aparentemente es más fácil y ha sido uno de los argumentos reiterados, el reivindicarla respecto al resto del gobierno, especialmente al Poder Ejecutivo, aduciendo que preserva a la educación de la partidización. Aunque ello resulta contradictorio con la norma de la Ley de Educación del 2008, que igual que sus antecesoras, estipula que la designación de las autoridades de la educación es del Poder Ejecutivo  con venia parlamentaria, lo que supone que es una decisión partidaria.

Pero en las reacciones al fallo se defendió la autonomía, en este caso frente al Poder Judicial, con el argumento de la especialización.  La especificidad técnica de la educación, igual que de otras áreas, como por ejemplo la salud, fundamenta bien que sean técnicos quienes actúan en la inmensa mayoría de los casos.  Pero los planteos de la autonomía que se han hecho conducen a un corporativismo educativo, a una especie de autocracia no de una persona, sino de una profesión, los educadores. Es un corporativismo tan extremo que termina dañando el funcionamiento democrático.  Si un ciudadano no puede recurrir a la justicia para cuestionar una decisión técnica de un educador, estamos frente a una casta regida por sus propias reglas, que cumple por sí y ante sí.  Puede decirse que en realidad este argumento de las autoridades educativas procura proteger a los niños, el problema es que ellos se erigen en los únicos, exclusivos detentadores de esa prerrogativa, reclamando ejercerla, como decía recién por sí y ante sí.

Estas posiciones son un problema, porque así como enturbian la posibilidad de recurrir a la justicia, por las mismas razones, dificultan la toma de decisiones de un área de las políticas públicas que está trabada como ninguna otra. Interesa obsevar que es tan fuerte la cultura corporativista que las autoridades no hicieron referencia a las supervisiones, que deberían haber realizado para respaldar adecuadamente la decisión del centro educativo. Seguramente no las mencionaron porque, o no se hicieron, o esas supervisiones tienen muy poca información sobre la calidad educativa del trabajo del colegio. Como se ve entonces el reclamo de autonomía no se sustenta en la efectividad y buen funcionamiento del sistema educativo, sino en un principio que, este episodio permitió observar,  alcanza extremos dudosamente democráticos.

Javier Lasida

Autor: Javier Lasida

Javier Lasida es Licenciado en Ciencias de la Educación de la Universidad de la República, Máster en Ciencias Sociales de FLACSO Buenos Aires y candidato a Doctor en Educación de la Universidad Autónoma de Madrid. Se desempeña como profesor titular e investigador en la Universidad Católica del Uruguay. Fue Director durante 6 años del Programa Projoven del Ministerio de Trabajo de Uruguay. Se ha desempeñado en roles de consultoría, gestión y evaluación de política educativa para varios gobiernos, instituciones privadas y organismos internacionales en Uruguay y varios países de la región. Es autor de libros y artículos en publicaciones académicas y en la prensa, en temas de su especialidad.