Sábado, 30 de abril de 2016

MENU

Gasto militar, hambre y conflictos armados

gastosmilitaresSegún informe del Instituto de Investigación de la Paz de Estocolmo (SIPRI) de fecha 5 de abril de 2016 el gasto militar mundial aumentó en un 1 por ciento en el 2015. Esto significa el primer aumento anual en cuatro años y se estima que el 10 % (diez por ciento) de estos costos militares podrían cubrir los montos necesarios para el cumplimiento de los objetivos globales del milenio,  con el objetivo de finalizar la pobreza y el hambre en el mundo en 15 años.

SIPRI expresó que el gasto militar creció hasta casi un $ 1.7 trillones el año pasado, siendo los Estados Unidos de América el país que representa por lejos, la mayor cantidad de gastos militares a pesar de su disminución en un 2.4 % (dos con cuatro por ciento menos, ($ 596 billones) en relación a períodos anteriores.

China, fue quien realizó el mayor gasto por segundo año consecutivo, alcanzando una cifra de 7.4 por ciento, es decir unos $ 215 millones de dólares.

Arabia Saudita, primer productor de petróleo del mundo, pasó a Rusia quien quedó en el tercer lugar y Gran Bretaña pasó al quinto puesto.

Según SIPRI, el gasto militar ascendió al 2,3% (dos con tres por ciento) del Producto  Bruto Interno mundial. Se señala que tan sólo el 10 por ciento de esta cifra, sería suficiente para financiar los objetivos globales acordados por 193 estados miembros de las Naciones Unidas en setiembre de 2015 con la finalidad de terminar de esta forma con la pobreza y el hambre para el año 2030.

Según Sam Perlo-Freeman, Jefe del proyecto de gasto militar de SIPRI, ¨este tipo de información permite a las personas contar con  otra perspectiva de la participación del costo de oportunidad de gasto militar global.

Con estos datos se podría generar algún tipo de debate aunque ciertamente no sería viable esperar un recorte de un 10 por ciento en el gasto militar absoluto, debido a que ello refiere a la política exterior de defensa de los países involucrados en el tema, dijo Perlo-Freeman.

Según cifras de las Naciones Unidas, en el mundo existen unos 800 millones de personas que viven en condiciones de extrema pobreza y padecen hambre, sumado esto, a la existencia de estados frágiles o afectados por conflictos o simplemente territorios ocupados por grupos terroristas,  cuya estadística por imperativo de los hechos es imposible de evaluar.

El informe anual 2015 de SIPRI, muestra asimismo que los gastos han crecido el año pasado en Asia, Europa Central y del Este y en los países de Oriente Medio.

Asimismo, se advierte que el gasto cayó en América del Norte, Europa Occidental, América Latina y el Caribe, y el África, lo que se atribuye en parte a la crisis económica mundial, la caída del precio de petróleo y la retirada de las tropas de Afganistán e Irak.

“Por un lado, las tendencias de gasto reflejan la escalada del conflicto y la tensión en muchas partes del mundo y, por otro lado, muestran una clara ruptura con el aumento impulsado por el petróleo en el gasto militar de la última década”, dijo Perlo-Freeman .

Según este informe, la volátil realidad económica y política nos da una imagen incierta para los años venideros en particular si nos referimos a la Paz mundial como un todo que requiere finos equilibrios y permanentes negociaciones para su preservación.

Entre los países que incrementaron su gasto militar en el año 2015 se puede mencionar: Argelia, Azerbaiyán, Rusia, Arabia Saudita y Vietnam, algunos de los cuales han participado en conflictos o enfrentado tensiones regionales.

Este proyecto de SIPRI, se estableció en 1967 con el objetivo de examinar la evolución del gasto militar mundial.

“No es ningún secreto que somos un instituto de investigación para la paz y nuestra misión es hacia la promoción de la paz y la desmilitarización, pero nosotros no decimos cómo esto debe hacerse”, señaló. [1]

Como puede concluirse, los gastos militares que se realizan en el mundo, no sólo nos deberían hacer pensar en cómo ese dinero podría ser empleado en/o por los países (por ejemplo:en alimentos, salud, educación, desarrollo de infraestructuras, etc), sino asimismo, que parece poco creíble hablar de paz o estabilidad mundial cuando la venta y por ende el desarrollo de la industria de armamento está en crecimiento.

El poder de los intereses de empresarios dedicados a la industria armamentística o la política de  gobiernos o autoridades estatales que pujan por mantener el poder o la estabilidad (de un determinado régimen de gobierno o de una cierto grupo en el poder) o expandir su influencia a mayores territorios, parecen no haber disminuido sino por el contrario estar en aumento en nuestro mundo actual.

Debemos reflexionar y analizar estos hechos para determinar en qué situación se encuentra Uruguay y si se puede o se podría ver afectado (sea económicamente o geopolíticamente) por estas tendencias,  que a simple vista parecen lejanas a nuestros intereses y realidad, pero que no lo son tanto en sus consecuencias que las padecemos sin poder manejar sus variables, suba y baja del petróleo por ejemplo o en lo político la amenaza del terrorismo en su dimensión universal, por lo que no deben descuidarse sino por el contrario estudiarse permanentemente para ser previsores e inteligentes en la toma de decisiones a nivel político y macroeconómico.

[1] http://uk.reuters.com/article/global-military-goals-idUKL5N1760P0

Reporte de Belinda Goldsmith. Fundación Thomson Reuters – news.trust.org

Red Lotus

Autor: Red Lotus

Desde Medio Oriente