Martes, 31 de octubre de 2017

MENU

Grietas y arrugas

En un intercambio en Twitter sugerí la idea de que se formara un cónclave de periodistas para listar y discutir los 10 temas que más dividen a los uruguayos. Sugerí que fueran periodistas, dado que son los que más información oficial, extraoficial y subterránea tienen. Y sugerí que fueran de tendencias ideológicas distintas, no para contrastar sus posturas sobre los temas que dividen, sino para el hecho de que al generarse choques saltaran esos temas que nos dividen. Nadie me llevó el apunte todavía.

Creo que en cualquier sociedad, los temas que más profundamente dividen están asociados a los diferentes modelos de país que, consciente o inconscientemente, por razonamiento o por tradición, por formación y estudio político o por simple pálpito, tenemos todos incorporados a nuestro vivir diario. Y pienso que sería un aporte si pudiéramos decidir no las soluciones a los temas que nos dividen sino, como mínimo, qué temas nos dividen.

En lo que sigue presento una lista abierta de preguntas que surgen de mi ya larga historia de discusiones en foros y redes sociales con personas que piensan diferente que yo. He tratado de plantear temas que creo nos dividen, intentando prescindir de mis opiniones (aunque, claro, sin éxito total). Espero que sirva como insumo para una discusión más pragmática que la dicotomía izquierda-derecha o bolche-facho, cada vez más presente en nuestras relaciones.

Los temas que yo escojo se pueden agrupar así.

  1. La democracia como forma de gobierno ¿es instrumental o sustancial? ¿El recambio de partidos en el poder es sano para la democracia o existe una única postura ideológica que cuando triunfa aumenta la felicidad de los ciudadanos y cuando pierde significa que la sociedad retrocede? ¿La democracia representativa es razonable o deberíamos avanzar hacia formas de democracia más participativa? ¿Las democracias republicanas son mejores o peores que las populares?
  2. El sistema político uruguayo ¿necesita cambios disruptivos o alcanza con retoques poco profundos? La distribución regional de poder con los actuales Departamentos y cargos políticos ¿es conveniente para Uruguay? ¿Debería reducirse? ¿El sistema electoral es razonable o debe modificarse? ¿Debe permitirse votos a nombres o equipos en lugar de listas sábanas? ¿Deberíamos abandonar el presidencialismo y pasar a un gobierno parlamentario? ¿A un sistema colegiado a la suiza?
  3. La justicia en Uruguay ¿está bien arraigada? ¿Tienen los jueces la formación adecuada desde el punto de vista técnico o prima en ellos la ideología y el mayor o menor alineamiento con la administración de turno? ¿La SCJ debe intervenir en temas constitucionales o necesitamos un Tribunal Constitucional? ¿Es aceptable que las mayorías permitan aprobar leyes inconstitucionales o deberían tener dictamen vinculante previo del Tribunal Constitucional? ¿Es aceptable declarar inconstitucionalidad de las leyes sólo para el caso en que se reclama o una ley es o no es constitucional en general? ¿Existe justicia para pobres y justicia para ricos?
  4. El sistema económico imperante en Uruguay ¿es justo o injusto? La intervención del estado en la actividad económica ¿es demasiada o es demasiado poca? ¿Deben existir las actividades monopólicas del estado, sin competencia y recargando al conjunto de la economía, puramente por su interés social? ¿El poder fiscalizador y confiscatorio de la DGI es adecuado? ¿Cumple el Estado con las mismas obligaciones que le pide a los contribuyentes? ¿Es eficaz el estado para redistribuir entre los ciudadanos de menores recursos o usa los recursos del Estado para acomodar amigos y correligionarios? ¿Es la proporción de impuestos demasiado elevada y/o las contraprestaciones inapropiadas? ¿El Impuesto a la Renta es justo o debería reconfigurarse la imposición al consumo? ¿El objetivo último del sistema económico debería ser el progreso constante de la riqueza del promedio de la población aún a costa de la existencia de gente extremadamente rica o debería haber un límite a la acumulación de riqueza de la misma forma que hay un límite inferior a las posibilidades de pobreza?
  5. La libertad en Uruguay ¿debe ser tutelada por el Estado o no? ¿Es adecuado que el Estado determine cuáles son las actividades dañinas para el individuo y las regule? ¿Es correcto que el Estado prohíba libertades individuales que no afecten a los demás en base a conveniencias económicas del mismo Estado? La libertad para consumir drogas, suicidarse, apelar a la eutanasia o realizarse un aborto ¿deben ser o no reguladas por el Estado?
  6. La educación en Uruguay ¿debe ser reformulada de raíz? ¿Es necesario modificar la Constitución para hacer desaparecer los Consejos? ¿Es conveniente darle libertad de elección completa a padres y alumnos para que decidan donde realizar su educación? ¿Es conveniente darle libertad a directores, maestros y profesores para que diseñen sistemas, programas y actividades o no? ¿Es razonable que la educación pública esté administrada en forma caótica? ¿Debe ser gratuita la educación terciaria pública o deben exigirse contraprestaciones en proporción a la capacidad contributiva de los estudiantes? ¿Es lógico que en las Universidades públicas gratuitas no se exijan contraprestaciones de desempeño satisfactorio para los estudiantes? ¿Debe existir un sistema de evaluación y aseguramiento de la calidad general para todo el sistema?
  7. ¿Deben existir las fuerzas armadas en Uruguay? ¿Debe redefinirse su rol en términos de las tareas que deben realizar en un país pequeño y dependiente? ¿Debe asumirse que funcionen como un empleador de última instancia? ¿Deben estar las armas únicamente en manos de las fuerzas armadas o toda la población debe estar entrenada para usarlas y poder poseerlas? ¿El sistema de seguridad en Uruguay protege al que cumple las leyes? ¿Deberían ser más laxas las leyes para portar arma y más extremas las normas de defensa propia, incluyendo la defensa de la propiedad, en particular el hogar?
  8. ¿Son necesarios los sindicatos? ¿Debe reglamentarse el derecho de huelga para evitar perjuicios a la población no involucrada directamente en el conflicto? ¿Es razonable que la actividad gremial sirva como antesala de la actividad política? ¿El sistema de empleo público debe ser reformulado? ¿Tenemos suficientes funcionarios públicos o demasiados? ¿Es eficiente el estado o es usado como coto de caza por partidos gobernantes y sindicatos a costa del sistema productivo? ¿Es razonable que los sindicatos tengan una ideología política única? ¿Es razonable que las ventajas o desventajas conseguidas por los afiliados estén relacionados directamente con la capacidad de los sindicatos para presionar y eventualmente perturbar gravemente la actividad económica nacional?
  9. ¿Existe la prensa libre en Uruguay? ¿Es necesario que el Estado regule la relación entre los dueños de los medios y los partidos políticos y/o el sistema productivo? ¿Tenemos suficientes visiones de prensa como para cubrir todo el espectro de opiniones ciudadanas? ¿Es razonable la distribución de avisos y comunicaciones pagas por el Estado en los medios? ¿Se usa el dinero público para castigar críticos y premiar sumisos? ¿Existen periodistas adeptos al gobierno en forma inconfesa?
  10. El sistema salarial en Uruguay ¿es justo? ¿Es razonable que administrativos y políticos ganen muchísimo más que maestros, policías y/o bomberos? ¿Cuáles deberían ser las consideraciones por las cuales se fijen retribuciones en el Estado, incluyendo el sistema político? ¿Debe existir salario mínimo? ¿Despido libre? ¿Consejos de salarios? ¿Negociaciones por ramas o por empresas? ¿Abusan los empleadores de los asalariados? ¿Es adecuado regir la sociedad por el concepto de lucha de clases o por el concepto de movilidad social ascendente intergeneracional?

Seguro que hay más temas que nos dividen (la Virgen en la rambla, el decanato en el fútbol, la pizza con ananá,…) pero espero que este artículo sirva de disparador para darle ideas a alguien.

Oscar N. Ventura

Autor: Oscar N. Ventura

Doctor en Química. Profesor Titular (G5) efectivo, con Dedicación Total (DT) de la Facultad de Química (UdelaR). Director del Computational Chemistry and Biochemistry Group (CCBG). Investigador Nivel 5 del Pedeciba. Investigador Nivel 3 del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).