Domingo, 26 de noviembre de 2017

MENU

Hagan por favor, ¡Hagan!

No sé por dónde empezar esta columna.

No encuentro explicación para lo que pasó.

No entiendo como alguien puede secuestrar, violar y matar a una niña.

¿Cómo puede existir un ser humano, si es que puede considerársele como tal, capaz de hacer eso?

Quiero tratar de entender porqué suceden estas cosas y no lo logro.

Siento impotencia, dolor, rabia, angustia, como creo sentimos casi todos los uruguayos.

¿Qué nos está pasando?

No es ya un caso. Ni dos. Son muchos.

Son muchas personas desaparecidas, otras que aparecieron asesinadas.

Lola, Brissa, Valentina y muchos nombres más.

Muchos.

Es momento de dejar los sloganes y las respuestas fáciles.

Es momento de actuar, de aprobar leyes que den respuestas, de tomar medidas que prevengan esto.

Hay muchos proyectos presentados en el parlamento.

Proyectos presentados hace varios años que duermen en las comisiones y no se tratan.

Proyectos de ley de registro de personas con antecedentes de ataques sexuales, de violadores. De agravamiento de las penas. De la regla de la reincidencia penal múltiple.

Muchos.

No se puede seguir así.

Algunos piensan que diciendo “todas y todos“ o “uruguayos y uruguayas“ se soluciona el problema.

No.

No se equivoquen.

No solucionan nada más que sentirse por un momento bien en su presunto lenguaje “inclusivo“ que abandonan no bien llegan a sus casas.

Quedan bien con sus conciencias pero no arreglan el drama que estamos viviendo como sociedad.

Quizás ahí empieza el problema.

No vamos al fondo del asunto.

Nos hemos llenado de discursos que se derriten de piedad por el que delinque y nos olvidamos de que necesitamos en primer lugar proteger a las víctimas.

Nos dijeron que la delincuencia era un problema social y como tal culpa de la sociedad. Afirmaciones que no hacen más que justificar al que delinque.

Vuelven a decir que lo mejor es que el que delinque no vaya preso sino medidas alternativas.

Olvidan que ello puede ser mejor para el delincuente pero no para los ciudadanos honestos que deben proteger.

No se dan cuenta que al poner al malviviente de nuevo en circulación son los honestos lo que vuelven a correr el riesgo del ataque del mismo.

Nos pasamos hablando de derechos.

De los derechos de este, de aquél, de tal grupo, y así seguimos.

Derechos que tienen sin duda pero nos olvidamos que también tienen otra cosa.

Tienen obligaciones.

Les damos dinero porque no tienen trabajo.

Pero no pedimos nada a cambio de ese dinero.

Tienen derecho a la privacidad, a esperar la sentencia en libertad, repiten.

Se olvidan que los ciudadanos honestos que estamos fuera tenemos también derechos.

Derecho a que se respete nuestra vida, a circular en libertad y a que nos protejan de los que delinquen.

Nos hemos olvidado de los valores.

Vivimos en una sociedad donde se pretende enseñar y se olvida educar.

Dónde los que tenemos que dar el ejemplo trabajamos del primero al 18 de cada mes con dos meses y medio de vacaciones por año.

Muchos se pasan viajando a costa del Estado.

El Presidente se compra un avión, el ex vicepresidente usa la tarjeta de crédito del Estado para compras personales y podemos seguir y seguir.

Ese es el ejemplo, los valores que estamos dando los que tenemos que dar el ejemplo en primer lugar.

Otros se ponen a practicar el deporte nacional del yonofui.

Yo no fuí repiten, mientras vuelven a echarle la culpa a los gobiernos de los años noventa! Si a los gobiernos de hace veinte años mientras ellos hace doce que están en el poder.

Caraduras.

No expliquen más, no le echen la culpa a otros, no nos traigan más números hechos a medida en los que ni ustedes creen.

Basta de excusas.

Pongan la educación al servicio de los educandos y no de los gremios.

Pongan las políticas de seguridad al servicio del ciudadano y no de los delincuentes.

Pongan la política exterior al servicio de los uruguayos y no de su partido.

Echen a los acusados de corrupción de las filas de su partido o, por lo menos, suspéndanlos.

Aprueben las leyes de protección de los ciudadanos que descansan en el Parlamento hace rato.

Hagan, en lugar de culpar a otros.

Pedro Bordaberry

Autor: Pedro Bordaberry

Abogado, Senador, 57 años.

  • Gabriela Oromí

    NO TE VAYAS PEDRO!!!!!!!

  • 2.6197544

    Cada vez que visualizo la realidad me embarga en sentimiento de tristeza y me pregunto como llegamos a esto y que podemos esperar del futuro. El hombre primero creo la Republica como modo de posibiitar la convivencia y así intentar que la libertad de cada uno posibilitara alcanzar el bienestar individual, familiar y de la sociedad en su conjunto. La República por su parte habilitó la aparición de los Partidos políticos para permitir que los iguales en pensamiento y sentimientos pudieran agruparse para alcanzar metas comunes. El Uruguay no escapó a esta secuencia histórica y así pudo alcanzar logros que lo destacaron en el contexto regional y mundial. La institucionalidad que es el sosten de todo, primero fue discutida, luego combatida y finalmente descruída, por fuerzas polícas que nunca la aceptaron en busca de una sociedad utópica que en su experiencia sólo trajo misería y esclavitud en los pueblos. Los Partidos son la llave para encontrar la salida y ellos a su vez requieren como siempre fué, de la existencia de líderes que con inteligencia, trabajo desinteresado y vocación de servicio marcaran el rumbo y encabezaran a los ciudadanos dispuestos a transitar el camino de la reconstrucción nacional. El Partido Colorado tuvo al hombre indicado, tuvo el aparato organizativo para catapultarlo y contó con un sector de la sociedad que lo acomañaría en las urnas en el ejercicio de su voluntad repúblicana. Pero la mezquindad, el ego de muchos y la desesperación por alcanzar el Poder, destruyó todo y traicionó al ciudadano de a pie y lo más triste, destruyó infamemente al lider emergente de una interna democráticamente contituída. Pero no siempre la historia se repite, pues de la historia muchas se aprende. Hoy el Partido se desangra en una lucha intestina encabezada en muchos casos por mediócres sin darse cuenta que el Candidato está alli, que descanza pero que no ha muerto y que solo espera el momento oportuno para salir de su estado de hibernqción parlamentaria Allí trabaja todos los días, sin descanso, en el estudio de la realidad y en la formulación de alternativas para mejorarla en beneficio de la gente. En el Partido no existe nadie que pueda compararse con él. Y por si alguien que todavía lo ignora, ese candidato se llama Dr. Pedro Bordaberry.

  • Grace Land

    Cada dia parece un “Deja Vu” del anterior. Como no seguir perdiendo confianza, energías, optimismo de que esto cambie ?!

  • Rosa Edith Finozzi Igarza

    Muy bueno el informe Sr Bordaberry.El Uruguay lo necesita ….un pueblo q fue ejemplo de America como Democracia.

  • walter oroño

    PEDRO, TE NECESITAMOS MAS QUE NUNCA PARA LAS PRÓXIMAS ELECCIONES,
    SOS EL ÚNICO QUE PUEDE HACER PRODUCIR UN CAMBIO ES NUESTRO QUERIDO URUGUAY.-

  • julio olivera

    no jodas pedro !!!! vos pensas eso???? tu padre te enseño a ser hipocrita ?o eras muy chico para entender de las desaparicione,torturas y muerte de tantos uruguayos,que tu padre promociono? que buscas con esto…ser candidato o tapar el sol con un dedo?ahora queres subirte al camion de los decente ? de los yo no fui como decis ? criticas la paja en el ojo ajeno y te olvidas de lo corrupto que sos ? no jodas pedro!!!!!

  • Hermes Sauleda

    Clarifica reflexión del senador Bordaberry. Lastima que lo desperdiciamos. Presentó una gran cantidad de proyectos en el parlamento, pero la mayoría vergonzosa que tenemos no tiene el valor de considerarlo. Así nos va.