Jueves, 6 de agosto de 2015

MENU

La crisis en la industria láctea uruguaya

En 2014 comenzó un proceso de disminución de los precios internacionales de los productos lácteos como consecuencia de la creación de significativos stocks por parte de los importadores. Tras la contracción de su demanda a nivel global -en particular de China, Rusia y Venezuela-, se originó mundialmente un exceso de oferta, que aún persiste. Actualmente, la demanda está retraída y las expectativas de producción son elevadas, lo que dificulta la recuperación de los precios a corto plazo.

Según explicó Akio Yoshimoto, Licenciado en Estudios Internacionales y Profesor de Comercio en la Universidad ORT, la retracción de la demanda internacional de lácteos se debe a la disminución de importaciones de China causada por su desaceleramiento económico. “El gigante asiático desde comienzos del siglo XXI se ha convertido en uno de los principales mercados para la exportación de lácteos y es algo a destacar”, dijo.

El profesional afirmó que la leche en polvo es el principal producto de exportación y que si comparamos las importaciones de China de leche en polvo entera y leche en polvo descremada en 2014 con las de 2015 para el período enero-abril, apreciamos una significativa disminución del volumen importado de 53% y 33% respectivamente.

En la misma línea, Yoshimoto agregó que “paralelamente otros países han elevado el volumen importado de forma muy importante para el mismo período estudiado, tal como lo hicieron Brasil (158%), Malasia (103%) y Tailandia (11%)”. Como consecuencia de estos incrementos -que son importantes en términos absolutos- no hay un mercado capaz de importar el mismo volumen que China.

Aunque los datos del primer cuatrimestre de importación de China no son alentadores, apuntó que “habrá una gran reducción de stock, ya que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) estimó que el gigante asiático poseía 300 mil toneladas en stock a principios del 2015, considerando el actual nivel de importaciones que, según se calcula, finalizará el 2015 con 93.000 toneladas en stock”.

Basándonos en estos datos se podría afirmar que para principios del 2016 su demanda en el mercado internacional se fortalecerá, siendo uno de los factores decisivos para el aumento del precio de los lácteos mundialmente a mediano plazo”, añadió.

Es importante tener en cuenta que a largo plazo la producción de leche fluida en China crecerá a un ritmo elevado. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) pronostica que en 2024 alcanzará los 38.839 kTn, lo que representa un aumento del 22% si lo comparamos con el nivel de producción actual (31.900).

Por otra parte, Yoshimoto señaló que “la demanda fue afectada por el desplome del precio del petróleo” ya que “disminuyó la importación de lácteos en aquellos países para los cuales su principal bien de exportación es el crudo”.

Venezuela se vio seriamente afectada y en virtud de ello en 2015 estuvo ausente de los mercados internacionales. Para Uruguay, este hecho representó perder el principal destino de sus exportaciones de lácteos y en base a esta realidad el Estado logró un acuerdo para intercambiar lácteos por petróleo (Acuerdo Ancap-PDVSA)”, explicó.

La crisis se propaga mundialmente

Otro mercado afectado por el desplome del precio del petróleo fue Rusia. Este hecho causó una fuerte inestabilidad en su economía ya que devaluó aproximadamente un 40% su moneda respecto al dólar. A su vez, este país ha impuesto barreras a la importación de productos europeos, lo que ha tenido un gran impacto en el comercio mundial lácteo debido a que se produjo una sobreoferta.

En lo que refiere a la oferta, según el USDA, la producción a nivel mundial crecerá, pese a los actuales niveles de precio. Se estima que la de EEUU aumente un 1.3% en 2015, cuando el crecimiento interanual para el período enero-abril 2015 fue de 1.8%. Asimismo, el Departamento estima que la fabricación de leche de Nueva Zelanda crecerá un 2% en 2015.

Yoshimoto expresó que se proyecta que “la producción de leche en polvo entera disminuya un 2.5% y la de leche en polvo descremada se contraiga un 5% respecto a 2014”. Además, señaló que tras la remoción de las cuotas a la producción en la Unión Europea “se esperaba un crecimiento considerable” y que “a pesar de las expectativas generadas, solo incrementará un 1.3%”.

Este aumento en la producción de las principales regiones exportadoras presionará a la baja el precio internacional, ya que se está creando una acumulación de stocks por parte de los exportadores. Según explicó el Licenciado, “la ampliación se evidencia en la menor cantidad exportada de leche en polvo entera por Nueva Zelanda (-7%), Unión Europea (-10%), Argentina (-13%) y Australia (-32%) en el primer cuatrimestre del 2015 comparado con el mismo período en 2014”.

Como positivo, Yoshimoto aseguró que en los últimos meses “hubo un aumento de la producción de leche en polvo descremada en Oceanía y en la Unión Europea”. Además, destacó que “el comercio internacional de este producto ha sido dinámico en el transcurso del presente año” y que “Uruguay no ha sido ajeno a esta tendencia porque las exportaciones de leche en polvo descremada en volúmenes han aumentado un 72% -si comparamos el período enero-mayo 2015 con el mismo período en 2014”-.

En base a lo mencionado anteriormente se entiende que la recuperación del precio internacional se postergará hasta el segundo cuatrimestre del 2016, según Rabobank.

Panorama complicado

Las expectativas sobre la suba del precio en los siguientes meses son muy débiles debido a las perspectivas de producción, aunque el fenómeno climatológico “El Niño” podría afectar a esta última variable. Es importante destacar que esta coyuntura está teniendo grandes implicancias a nivel internacional y que no es casualidad que Fonterra (Nueva Zelanda) haya decidido reestructurar sus operaciones y focalizarse en ventas y marketing.

Como consecuencia, Uruguay sufrió el cierre de Schreiber Foods y El Grupo Gloria (Ecolat). Según subrayó Wilson Cabrera, Director de Conaprole, el actual nivel de precios dificulta seriamente la viabilidad financiera y, por lo tanto, “la única manera de ajustarnos será bajando costos, sobre todo en la parte de las industrias y rurales”.

Yoshimoto señaló que estas implicancias tienen como tema de fondo la competitividad porque “con el actual nivel de precios solamente quienes sean competitivos se mantendrán en el mercado, debido a que la disminución de la demanda trae como consecuencia un aumento de la competencia”. “Esto se evidencia en la actitud proactiva de Australia al firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China que otorga un acceso muy favorable a los productos lácteos”, agregó.

Cabe destacar que Nueva Zelanda procura mejorar su competitividad al intensificar el comercio de lácteos con China ampliando su acceso arancelario. Este país también ha devaluado su moneda al disminuir las tasas de interés con el fin de mejorar la competencia y la rentabilidad del sector lácteo, ya que representa un tercio de sus exportaciones.

En conclusión, la coyuntura internacional es compleja para la industria láctea en el mediano y corto plazo. Sin embargo, los fundamentos comerciales de la industria son más que sólidos al largo plazo. Según FAO, está proyectado que la demanda continúe aumentando, destacándose el aumento del consumo per cápita en los países en desarrollo.

Buscan soluciones inmediatas

En tiempo de crisis, el sector lácteo busca urgentemente una financiación ya que muchos están por debajo de la línea de costos y perdiendo dinero para producir un litro de leche. Los gremios, productores e industriales apuestan a coordinar sus esfuerzos para evitar el retroceso del sector.

Darío Jorcín, Miembro de la Cámara Uruguaya de Productores de Leche (CUPL), afirmó ver una situación “compleja” en el sector. Entorno a las soluciones, declaró que “primero tenemos que abrir mercados porque hay una necesidad de la industria de vender para afuera”.

Según explicó “el comercio interno evidentemente se va a congestionar ya que empezó a haber una informalidad que antes no existía. Al cerrar las industrias -tanto Schreiber Foods como Ecolat- evidentemente el tambero sale a vender la leche a donde puede y al precio que consigue. Entonces, esto es algo inédito en el país, nunca había pasado. Hoy está quedando gente sin trabajo en la industria y en los tambos porque el tambero con los altos costos que tiene, está mandando a sus empleados a seguro de paro”.

Esta situación no es buena para nadie, necesitamos alguna cuerda para poder atravesar el rio –la solución puede estar dentro de seis meses o un año-. Creo que precisamos urgentemente una salida, hay muchos productores por debajo de la línea de costos y de aquí en más estamos todos produciendo por debajo, perdiendo plata para producir un litro de leche, lo que no es justo”, finalizó Jorcín.

En otro orden y con respecto a las gestiones que se dieron con el Instituto Nacional de la Leche (INALE), el miembro de la CUPL manifestó que se hizo un buen trabajo en conjunto. Además, indicó que “tienen buenas propuestas pero que todo demora y el clima no ayuda”. Por su parte, el criador cree que “tenemos que abrir los mercados asiáticos” e intentar de alguna forma “poder vender lo que producimos”.

En otro sentido, señaló “muchas veces se le ha dado en contra a la inversión privada que ha venido a poner su plata para invertir. Creo que puede haber inversiones golondrina en todos lados, pero cuando los costos de un país están altos debemos hacer hincapié en abaratarlos, porque si no vamos a quedar cada vez con menos industrias, lo que no es bueno para nadie”.

Jorcín sostuvo que “los fletes están carísimos, tenemos una energía muy cara, una inflexibilidad laboral que no se puede trabajar, y esto trae que en definitiva -cuando no cierran los números- que la gente se vaya y no trabaje más”.

Refiriéndose al mismo tema, el Presidente de la Intergremial de Productores de Leche, Sergio Filgueira, manifestó que “lamentablemente es muy probable que se den de baja varios productores si esta crisis se alarga”. Igualmente, expresó que las lluvias en el norte han permitido ingresar más a los verdeos y de alguna manera paliar el nivel de costos.

El profesional asegura que “estamos en un momento más que feo” donde “sabemos que las industrias han bajado muchísimo el precio de la leche”. “El caso de Lactalis es complicado, la baja del 1 de Julio dejó el precio cerca de los 20 centavos de dólar. Estamos hablando de por debajo de los seis pesos y de los 30 centavos de dólar que tenemos de costo”, adicionó.

En la misma línea, mantuvo que “es muy difícil para el sector si esto no cambia rápidamente” por lo que “habrá que seguir golpeando puertas para que se abran todas las posibilidades de negociación con el exterior”.

Con respecto a cuál sería la respuesta rápida en el interior del país a la crisis, indicó que “vendrá con el tercer Fondo de Financiamiento de la Actividad Lechera (FFAL) –”. En este se le otorgará a los productores lecheros 4,2 centavos de dólar por litro de leche remitido durante el 2014, bajo el concepto de que todos los remitentes a plantas industriales lo van a recibir firmando vales -correspondientes por ese beneficio-.

Por otra parte, hay preocupación entorno a la desaparición de productores. Frente a este tema, Filgueira piensa que es “muy probable, lamentablemente, que se den de baja varios productores si esta crisis se alarga. A veces las ayudas que se le dan al productor hacen que a la larga se les complique más aún el panorama: por ejemplo hay que prever muy bien el repago de créditos”.

Consultado por como vienen trabajando los productores remitentes a PILI (Paysandú), dijo que “venían con un precio bastante bueno -muy parecido a las industrias de la zona- o sea que dentro de lo que es el contexto, estaban en un escenario aceptable hasta que empezaron a bajar todas”.

Finalmente, mantuvo que en Paysandú “la industria ha demostrado siempre solidez de pagos, es una empresa conocida y por lo tanto, es muy difícil pensar en una salida como ocurrió con Grupo Gloria y Schreiber Foods”.

El futuro de la cadena está realmente comprometido

El Presidente de la Sociedad de Productores de Leche de Florida, Alfredo Morales, analizó la reunión mantenida por las gremiales lecheras, donde examinaron las problemáticas por las cuales atraviesa el sector. Según dijo “era necesario un crédito puente, y ahora que lo tenemos, debemos esperar que salga un fideicomiso o un fondo de fortalecimiento de la actividad lechera con algunas modificaciones respecto a las anteriores. Creemos que hubo algunas injusticias en el segundo Fondo de Financiamiento de la Actividad Lechera (FFAL) que se tendrían que subsanar para que sea más atractivo para los productores”.

Morales señaló que el crédito puente sirvió para llegar a un tercer FFAL “Pensamos que en este lapso -que para nosotros es muy importante- van a quedar productores por el camino. Actualmente, hay trabajadores que están mandando ganado a frigorífico, ganados en producción y en lactancia, para tratar de alimentar al resto de las vacas que son más eficientes o recién paridas. El productor le está echando mano a lo que tiene porque no ve otra forma y se resiste a endeudarse, no ve una salida a corto plazo”, expresó.

Consultado acerca de la reacción por parte del gobierno frente a los movimientos que está teniendo el sector, Morales indicó que “sabemos que no somos el único sector con problemas pero tenemos que luchar. Queremos que ningún productor deje de producir leche por problemas económicos, no nos gustaría que quedaran productores por el camino. Todo viene lento porque la razón es que no hay mucho dinero disponible, nosotros ambiguamente estamos dando una señal de que también estamos en problemas, entonces el prestamista de plata no aporta. Pero en contrapartida, el sector lechero es muy maduro y ha demostrado que siempre ha pagado y honrado sus deudas”.

Finalmente, Morales se refirió al anuncio por parte de Indulacsa – Lactalis –que bajó sus precios el 1 de Julio- diciendo que  “es una señal para que no envíen leche porque tienen un problema. Entonces, a este precio se las recibo pero no puedo pagar más. Hoy los $ 5,50 son prácticamente 20 centavos de dólar y a ese monto el productor no puede producir leche de ninguna manera. El costo que tenemos está en los 27-28 centavos de dólar, estamos pagando para producir y vendiendo la leche a un precio que no nos cierra por ningún lado”.

CONAPROLE bajó el precio de la leche

El 5 de Junio CONAPROLE informó que los parámetros del precio de la leche que les pagará a los productores -remitentes a la planta- en el mes de julio serán los siguientes: 3,79% de grasas y 3,31% de proteínas. Por su parte, el promedio que recibirá el productor será de $ 112,36 por kilogramo de sólidos.

El precio promedio para el mismo mes es de $ 7,9 por litro de leche. Si se lo compara con el mes anterior -$8,22 en junio-, bajó 3,9%.

Se presentaron los resultados preliminares de la Encuesta Lechera 2014

El Ing. Agr. Jorge Artagaveytia, Gerente del Área de Información y Estudios Económicos del Instituto Nacional de la Leche (INALE) presentó los datos preliminares de la encuesta -correspondiente al periodo julio 2013-junio 2014- donde se terminó de procesar el trabajo de campo. La encuesta es representativa del 90% de la producción del país, por la zona donde fue realizada.

Según dijo el Ingeniero “buscamos complementar las históricas encuestas de la Dirección Investigación y Estadísticas Agropecuarias (DIEA) con algunos aspectos de tecnología y de los procesos de intensificación que han tenido los productores”.

Comparando con la encuesta anterior realizada en el 2007, indicó que “hay la misma cantidad de productores remitentes”. En ese sentido, agregó que “no ha habido un cambio, son 2.900 -estrictamente el 90% del país-, nos está faltando toda la extra cuenca a la cual que habría que agregarle un 10% más para tener los productores del país“.

Por su parte, Artagaveytia explicó que están los productores queseros, a quienes les hacen el primer relevamiento de esta naturaleza. “Nosotros registramos 820 que no remiten sino que procesan su propia producción. Esto es nuevo, no contábamos con información de esta naturaleza. Es una cifra importante que sospechamos que puede estar subestimada. La población quesera puede ser un poquito mayor. De la población de productores, 23% son queseros y 77% son remitentes”, expresó.

El profesional sostuvo que los productores que remiten “tienen menos hectáreas, desaparecieron” y que “esto se preveía por lo que ha sido la competencia de la soja”. ”Se perdió un porcentaje alrededor del 14% y hectáreas pero se aumentó el número vacas y muchísimo la producción, un 42%”, agregó.

La productividad se logra con un incremento en la producción por vaca y mayor cantidad de animales por hectárea. “Desde el punto de vista de la producción por hectárea -que DIEA viene calculando desde hace muchos años- surge que la tasa de incremento es del 7%”, indicó el integrante de INALE.

Todos sabemos que un país para crecer tiene que invertir. Las tasas de alto crecimiento están sostenidas por una fortísima inversión en el sector primario a todos los niveles: infraestructura, vacas, pasturas y reservas. Nosotros con los datos que tenemos de algunos productores que asesoramos, cuantificamos que de los ingresos que reciben los productores, una parte muy importante la reinvierten en seguir creciendo y aumentando”, añadió.

Lo interesante de la encuesta según Artagaveytia es que “hicimos unas preguntas a cada uno a de los encuestados de cuanta producción tenían en el año 2005-2006 para ver productor por productor cuál fue su comportamiento. De aquí sacamos que el resultado es muy desparejo, un 20% de los productores crecieron al 15% en todo este periodo en producción total, y un 20% decreció un 4%. Esto está demostrando que si bien en promedio hubo una fuerte inversión y un gran crecimiento productivo, la población no se comportó de la misma manera, hubo fuertes diferencias en la conducta y en los resultados finales”.

Los productores que no crecieron se caracterizan por dos aspectos, tener una baja productividad por hectárea, y por ser de menor tamaño. Es muy importante para el INALE, el sector y el país tener claro que es lo que está pasando y por qué.

La producción por hectárea anduvo alrededor de los 4.000 litros, y por vaca masa un poco más de esa cifra. Por vaca en ordeñe -por día- se está en alrededor de 17,2 litros. “Si uno se fija en la evolución del país es muy bueno”, expresó.

La población vinculada al tambo se estima en unas 17.500 personas contando los trabajadores y las familias de los productores quienes son los que están directamente vinculados al quehacer lechero de estos. El sector cuenta con unos 14.000 trabajadores, de los cuales 8.000 son productores y sus familiares y 6.000 son asalariados.

En cuanto a los productores más pequeños, de menos de 300 litros, estos se tienen que complementar con otros ingresos para poder vivir, con otros rubros o salir a trabajar afuera. Estos cayeron a la mitad, eran 600 en la encuesta anterior y hoy son 300.

Artagaveytia explicó que “esto fue porque muchos pasaron al estrato siguiente. Algunos productores lograron -más allá de que sean chicos- crecer a partir de mucho esfuerzo y de insertarse con buenos niveles tecnológicos”.

El siguiente estrato de productor se mantuvo igual pero los más grandes crecen. Entonces, hay como un corrimiento de los productores que es lógico, porque si creciste 42% y medimos por producción de leche es lógico que haya habido un desplazamiento”, finalizó.

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio