Martes, 3 de abril de 2018

MENU

La gran mentira

El Frente Amplio ha tenido la gran virtud de instalar en la sociedad la idea de que ellos son los defensores del estado y del sector público y la oposición es neoliberal, privatizadora, entreguista y anti obrera. Obviamente, esto es una monumental falacia que demostraré con hechos.

Corría el año 1962, yo tenía 9 años y vivía en Colonia del Sacramento. Tuve una complicación otorrinolaringológica. No había mutualista privada en aquél entonces, ni tampoco tantas especialidades médicas como ahora. Mi madre me llevó al Hospital de Colonia y en la consulta el médico dijo, es complejo el asunto, le hago un pase al Hospital Pereira Rosell de Montevideo. Pase por administración y allí le dan la orden para que vaya a la ONDA y le den los pasajes gratis. Mi padre trabajaba en la construcción, luego de que Perón cerrara la importación de arena de Uruguay y mi madre era empleada doméstica. Técnicamente eramos pobres, el estado se hacía cargo. Estábamos en el primer gobierno blanco, aquél que gobernó desde 1958 a 1962. Ah, también yo recibía la asignación familiar por aquellos años.

La mayoría de los uruguayos valoramos el rol del estado en la sociedad, siempre actuando con un concepto de equidad social, tanto en el sector productivo, como en las políticas sociales (obviamente no cuando los jerarcas compran colchones con los dineros públicos o como el tristemente célebre “caballero de la derecha”, que le hizo el mandado al “presidente más pobre del mundo” (obvio que no se hizo cargo de esto tampoco).

La asignación familiar, el Banco de Seguros del Estado, la refinación de petróleo, UTE, OSE, ANTEL, Instituto Nacional de Colonización, el Semillero de La Estanzuela, Banco Hipotecario y la gran peculiaridad de tener dos bancos estatales que rigen los destinos macroeconómicos del país, como el Banco Central y el Banco República. Todo esto es Estado, creado por los partidos históricos. Tenemos hospitales públicos (que yo sepa construidos antes del “fundacional 2005”) en todos los departamentos y ni hablar de la educación, donde los partidos históricos, con sabia gestión, le entregaron en el año 2015 al gobierno seudo-progresista, 2781 establecimientos educativos públicos. En 10 años de gestión, es decir en el 2015, la cifra había aumentado a 2794. Es decir que los “progresistas” en 10 años construyeron solamente 13 centros educativos. Eso sí, la inversión educativa pasó de 2 millones de dólares por día en educación pública, tanto para los niveles primario como secundario en el 2004, a 4.5 millones de dólares diarios en el 2015.

La gran mayoría de los uruguayos somos estatistas que creemos en el rol social del estado. Lo que no queremos es la concepción del estado que pregona el Frente Amplio, acuñada por el hijo preferido de la Unión Soviética en América Latina, Rodney Arismendy y del espía checo Vivian Trías. Ellos dos generaron y diseminaron la idea de que el paraíso terrenal era la Unión Soviética y el infierno era la democracia “burguesa pro yanqui”. Arismendy, Trías y laderos varios, crearon el aparato conceptual del Frente Amplio, oligarquía, imperialismo, progresismo, yanquis, facho (mote muy común endilgado a cualquiera que no piensa como ellos), Cuba revolucionaria, guerrillero heroico y un largo etc. Trías y Arismendy aplastaron con un pesado granito, al histórico líder socialista Don Emilio Frugoni que pregonaba un socialismo democrático. En la década del 60 fuimos muchos los que nos creímos este cuento chino, al decir del inolvidable Don Jorge Batlle.

El Frente Amplio en 15 años siempre ha contado con por lo menos 16 senadores y 50 diputados. Siempre tuvieron mayoría y confeccionaron la agenda del Parlamento y del país. No hay excusas. Veamos que ha hecho la concepción de estado marxista-leninista con la educación del país.

* Matrícula total de la educación pública y privada en los niveles primario y secundario. En el año 2006 cada día fueron a una escuela, liceo o escuela técnica del sector privado o público 827.122. En el año 2015 había 22 190 alumnos menos estudiando (804.932) en toda la República Oriental del Uruguay (todos los datos que cito son del Observatorio de la Educación de la ANEP).

La responsabilidad de esta situación es del sistema público y el fenómeno no es más grave debido a la muy buena gestión del sistema de educación privada. En definitiva, el sistema de educación pública perdió 39.279 alumnos entre el 2006 y el 2015. ¿Qué sucedió con la educación privada? En el año 2006 había 113.066 estudiantes en tanto que en el 2015 se contaba con 130.155, es decir 17.089 estudiantes más.

Conclusión. El progresismo educativo expulsó 39.000 alumnos en 10 años, de los cuales 17.000 fueron absorbidos por la educción privada, en tanto que no sabemos que ha sucedido con 12.000. Ojalá estén trabajando y no integren las filas de los jóvenes que no estudian ni trabajan. El tan mentado neoliberalismo de derecha y sus inconfesables intenciones no tiene nada que ver con la privatización de la educación pública impulsada por el Partido Comunista de cuño arismendiano, los tupamaros y otros idiotas útiles.

El progresismo educativo ha privatizado en los hechos la educación del país. El “modelito” generado en la cabeza del agente checo y del hijo pródigo de la URSS, ha logrado el objetivo opuesto.

En todos los niveles el progresismo educativo ha fracasado en la gran tarea de crear una educación inclusiva. Don Pepe Batlle y sus herederos políticos, junto a los tres gobiernos blancos, lograron una educación más inclusiva que la de los seudo progresistas, comunistas marxistas-leninistas. A continuación se presentan cifras de la propia ANEP.

* Educación Primaria. En el año 2015 había 48.961 niñas y niñas menos que en el 2006 (306.030). En el mismo período la educación privada primaria incrementó su matrícula en 9538 alumnos (llegando a la nada despreciable cifra de 57.036), un poco más que una cohorte normal en el país. El porcentaje de niños y niñas en establecimientos públicos disminuyó del 87 al 81% en el período bajo estudio incrementándose consecuentemente el alumnado en escuelas privadas del 13 al 18%. Otra perla del progresismo educativo, corrieron a los niños de las escuelas públicas. Obligaron a los padres  a pagar una cuota a 9.538 niños. ¿Progresismo o neoliberalismo progre?

* Educación Secundaria. En todo el nivel, contando Ciclo Básico y Bachillerato, se perdieron 4913 estudiantes. El Consejo de Educación Secundaria es el único responsable de la situación (me informan que con notorios problemas de relaciones humanas en su interior). De ser así. ¿Qué hace el CODICEN, como órgano rector? También aquí se produce una migración de la matrícula hacia el sector privado, ya que los liceos privados cuentan con 7.837 alumnos más que en el 2006. Otra vez la gestión progresista obliga a los padres de 7.837 estudiantes a pagar una mensualidad a los liceos privados. Paradoja, paradoja.

* Formación Docente. En el año 2006 había 21.125 estudiantes de magisterio y profesorado en los 31 establecimientos con que cuenta el sistema educativo en todo el país. La cifra de futuros docentes disminuyó a 19.666 en el año 2015. La nefasta reforma curricular del año 2008 igualó para abajo. Los Centros Regionales de Formación de Profesores que iban camino de equilibrar las inequidades regionales, fueron asimilados al “modelo IPA” que tiene su foco en la educación que había en el país en el año 1945. Consecuencia, la tasa de egreso de los CERP disminuyó drásticamente. Los Arismendy le roban estudiantes de profesorado, a los Rodó y Vázquez Acevedo y crean una sociedad donde se profundizan las inequidades regionales. El “modelo” frentista de formación docente es marcadamente montevideano. La estrategia de los CERP era de formar docentes a un buen ritmo para satisfacer las necesidades de los departamentos. El “modelo sindical y montevideano” fue desarticular el modelo CERP y apostar al “Modelo IPA anclado en la década del 60” que no toma en cuenta la situación de los jóvenes del interior del país.

Hilando más fino uno se pregunta cuáles son las causas de esta tragedia nacional donde he dejado afuera las inasistencias (de alumnos y profesores), repetición y abandono educativo (tema para otra columna).

La causa central es la Ley Vázquez de Educación del año 2008. Esta nefasta ley le quitó el poder de decisión sobre la educación a 3 millones de uruguayos y se lo concedió a 300 sindicalistas del área. La ley es corporativista, le otorga el poder a la corporación sindical, en detrimento del constitucional derecho que tenemos todos los orientales, a decidir sobre el presente y el futuro de nuestros hijos. Como todos sabemos el movimiento sindical está absolutamente politizado y dominado por el Frente Amplio, es decir que el gobierno nombra a sus representantes en los consejos y luego los sindicatos del mismo color nombran a los suyos. Todo este engendro culmina con una concepción monocolor de la política educativa. El otro asunto es que la Ley Vázquez desarticuló meticulosamente las medidas que intentaban adaptar al sistema educativo a los cambios contemporáneos. El estatus quo se consolidó, nada de cambios.

La corporación sindical defiende sus intereses a capa y espada, presentando esta situación como si fueran los adalides del progresismo educativo. Nada más alejado de la realidad. La investigación educativa contemporánea presenta algunas pocas certezas. Una de ellas es la autonomía de los centros educativos como eje dinamizador de cambios que generan aprendizajes genuinos. La creación de planteles docentes estables en las instituciones educativas constituye otro elemento positivo. La sinergia entre los centros educativos de un área, conformando redes aparece como otro elemento sustancial para generar círculos virtuosos de aprendizaje alejándonos del círculo vicioso del fracaso escolar. La extensión del horario pedagógico es otro elemento fundamental para crear una sociedad inclusiva y equitativa. Nuestro alumnos en las escuelas públicas reciben 720 horas de exposición pedagógica al año. Mi hijo en Suecia recibió 1200 horas de clase por año, durante 9 años…. Estos temas son meticulosamente boicoteados por la dirigencia sindical… ¿Servirá formar generaciones ignorantes en lugar de generaciones ilustradas? ¿Será electoralmente redituable contar con un poderoso MIDES? En el Uruguay inclusivo y democrático no habrá lugar para el MIDES. Todos trabajaremos y construiremos nuestros destinos sin tutelajes político partidarios. El Ministerio de mayor peso será el de Trabajo y Seguridad Social.

Alberto Nagle

Autor: Alberto Nagle

PHD en Educación. Consultor y Asesor Internacional en materia educativa. Director de proyectos educativos en distintos países de América y en otros continentes.

  • Juan Carlos

    Excelente artículo. Que los turros uruguayos empiecen a avivarse de una vez y no se coman más el falso discurso del frente amplio. Lo único que ellos quieren es una sociedad de burros e ignorantes asustados por la delincuencia que sería la mejor plataforma para perpetuarse en el poder. Son unos inmorales y bajos. Lacras. Hay que sacarlos del gobierno.

  • Walter Maggio

    LEEMOS: “El Frente Amplio ha tenido la gran virtud de instalar en la sociedad la idea de que ellos son los defensores del estado y del sector público y la oposición es neoliberal, privatizadora, entreguista y anti obrera. Obviamente, esto es una monumental falacia que demostraré con hechos”, ACEPTO COMO UNA OPINION MAS. AHORA ACLARO, COMO DECIA EL VASCO. EN 1971 ESE ERA EL PROPÒSITO Y PLANES DE EL PARTIDO, QUE TUVO ALGUNOS TROPIEZOS, COMO QUE EN 1984 NO SE PUEDE PRESENTAR A LAS ELECCIONES Y TRAS OFRECIMIENTO DEL PARTIDO “DEMOCRATA CRISTIANO”, CON ESTE PARTICIPAMOS. Y EN 1994 TABARE VAZQUEZ FORMA EL “ENCUENTRO PROGRESISTA” AL QUE SE ADOSA EL FA, Y PARTICIPAN EN ESE AÑO, EN 1999 Y EN LA 3ra. 2004, CONSEGUIMOS EL 1er. GOBIERNO DE IZQUIERDA Y PROGRESISTA, VOTANDO A VAZQUEZ/NIN/ASTORI, EN EL “ENCUENTRO PROGRESISTA”, EL QUE PLANTO LAS BASES DE LAS QUE SE HABIAN PROMETIDO. PERO… PERO LUEGO VINO EL FA, CON LA MOCHILA CARGADA CON LOS TUPAMAROS ETC. Y TODO, TODO QUEDO EN LA NADA. ETC.