Lunes, 12 de marzo de 2018

MENU

La moral, el respeto y el trabajo

El descaecimiento de los valores morales, que se aprecia en nuestra sociedad, constituye uno de los síntomas más ominosos del deterioro de la convivencia entre los uruguayos y se expresa a través de la inobservancia de ciertos principios que se consideraban importantes en la conducta de las personas y que se manifiesta en la falta de respeto a los otros seres humanos, el incumplimiento reiterado a los compromisos asumidos, la discriminación por razón de sexo, religión o raza, la intolerancia, la codicia, la no consideración a los mayores, al desamor a la Patria, la indiferencia frente a la cultura del trabajo y a la ausencia de solidaridad incentivada por el debilitamiento del sentimiento de gratitud.

El hecho de que dentro de una sociedad determinada, sus miembros no se ayuden, no se presten favores, no se auxilien en caso de necesidad, y no sean agradecidos es sintomático del descaecimiento de la solidaridad que debe existir entre todos los seres humanos y un factor que hace menos placenteras las relaciones humanas. El no ser agradecido, el no prestar nuestro agradecimiento al que no has ayudado o prestado algún favor no sólo constituye la violación de uno de los valores éticos que es necesario preservar, sino que, además genera cierta decepción en aquella persona que nos ha demostrado su solidaridad y, en algunos casos, se constituye en un factor de deterioro del vínculo de amistad y de confianza que nos unía con ella. Otro factor importante, que incide negativamente en el deterioro en las condiciones de vida de nuestra sociedad, es la falta de respeto. No se respeta a los padres, que no saben hacerse respetar, no se respeta a los docentes que muchas veces no tienen los medios para hacerse respetar, no se respeta a los ancianos que son tuteados y tratados como trapos viejos, no se respeta a la autoridad y a la ley penal transformándose en un factor estimulante de la delincuencia que crece a una rapidez sorprendente. De allí a la violencia, de allí a la droga y de allí al deterioro del sistema democrático que tiene, entre una de sus bases, el respeto a las ideas ajenas.

Es pues imperativo combatir este estado de cosas y, a esos efectos, el principal instrumento a utilizar es el de la educación, que se debe proyectar en cursos de instrucción cívica y moral como los que existían en el siglo XX y en el estudio y el análisis de la obra de autores que han dejado un legado en esta materia.

En ese sentido, la Sociedad Rodoniana del Uruguay, en ocasión de haberse conmemorado, el año pasado, el centenario de la muerte de José Enrique Rodó, ha hecho un enorme esfuerzo para restaurar la enseñanza de su obra, en particular, por la defensa que en ella se realiza a los valores morales. Toda la obra de Rodó está asentada sobre sólidos principios éticos entre los que destaca el respeto, en todas sus expresiones y que se manifiesta, en sus parábolas, particularmente, en la Despedida de Gorgias.  En este siglo XXI, en el que cada día se respeta menos al prójimo, a los mayores, a los docentes, a los jóvenes y a las ideas ajenas, la lectura y el conocimiento de estas magníficas parábolas debería ser obligatoria en los correspondientes institutos de enseñanza. Estimo que sería un instrumento eficaz para combatir la retroalimentación que genera la falta de respeto entre los integrantes de la sociedad uruguaya. Como no son respetados, no respetan y así se va generalizando ese vicio que corroe un aspecto esencial de la convivencia humana

Y hay otro aspecto vinculado con la moral que es la cultura del trabajo. Precisamente, Rodó al referirse a la misma, expresa que “es la más alta expresión de la dignidad humana, fundada en la conciencia y la creatividad del propio mérito”. Por su parte, Voltaire hace un cuarto de milenio, dijo:”El trabajo aleja de nosotros a tres grandes males: el aburrimiento, el vicio y la necesidad” y este pensamiento mantiene, en la actualidad, total vigencia. Los famosos “ni ni” que no trabajan ni estudian y también algunos de los que reciben el subsidio del MIDES, se aburren y, en muchos casos, caen en el vicio de la droga y en la delincuencia.

Con respecto a este subsidio, el Frente Amplio, seguramente, con la mejor de las intenciones, ha querido palear la miseria de ciertos sectores carenciados de la población con una mensualidad otorgada por el MIDES (Ministerio de Desarrollo Social) a los desocupados que integran ese tipo de extracto social. ¿Y cuál ha sido el resultado?  En gran medida, el de desalentar, a los beneficiarios del mismo, en cuanto a procurar un trabajo estable. Son muchos los casos en que se les ha ofrecido trabajo y lo han rechazado porque les sirve más cobrar el subsidio y quedarse en su casa tomando mate y haciendo en negro alguna changa, que trabajar y efectuar los aportes que exige la seguridad social. En otras palabras, el MIDES les paga para que no trabajen, cuando debería hacer lo contrario. En lugar de estimular la cultura del trabajo, lo que se está haciendo es estimular la vagancia y la holgazanería, cuando lo que correspondería sería otorgarle el citado beneficio sólo a aquellos carenciados que no pueden (por incapacidad física o de otro tipo) trabajar y con el monto del dinero excedentario generar fuentes de trabajo para el resto de las personas que si pueden hacerlo.

Es indudable que el fortalecimiento de los valores morales constituye una ardua y difícil tarea pero es imprescindible abocarse a ella sin demoras y con particular energía si queremos legarle, a nuestros hijos y nietos, el Uruguay que recibimos de nuestros padres y abuelos.

Edison González Lapeyre

Autor: Edison González Lapeyre

• Catedrático de Derecho Internacional Privado, Derecho Internacional Público y Derecho Diplomático en la UDELAR • Profesor de Derecho Internacional Marítimo de la Academia de Derecho Internacional de La Haya. • Asesor Letrado, Director del Instituto Artigas del Servicio Exterior, Director de Asuntos Culturales, Director de la Consultoría Jurídico - Diplomática • Embajador ante los gobiernos de República Dominicana, Barbados, Haití y Granada y representante Permanente ante la OEA. • Negociador en el Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo, el Estatuto del Río Uruguay, el Tratado para el desarrollo de la Cuenca Hidrográfica del Río Cuareim y el Acuerdo de Extradición y Cooperación Judicial con EEUU. • Integró el equipo legal del Uruguay en el juicio ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya en una primera etapa. • Autor de más de 150 publicaciones de su especialidad.

  • Manuel Patrón Mederos

    El título de arriba mirado desde abajo(I)

    Cada vez más se avanza en lo que significa un Estado omiso y ausente.Se reparte algún mendrugo abajo,se beneficia mucho a algunos privilegiados de arriba y la mayoría del medio queda como pulga de tapera.
    En algunos casos,se obliga al ciudadano a pagar dos veces por el mismo servicio.Tres ejemplos,tres.

    -Seguridad.Se pagan impuestos para que el gobierno de turno brinde este servicio esencial.Pero también hay que contratar guardias privados y colocar rejas y cámaras porque el desamparo es casi total y absoluto.

    Salud.Se paga una mutualista o Salud Pública.Pero también hay que pagar un Servicio de acompañantes porque los auxiliares de enfermería parecen administrativos.Ponen mala cara si tienen que retirar una chata y/o violín;fulminan con la mirada,si además,tienen que higienizar tales instrumentos.

    Saneamiento.Por citar sólo algunos casos.Gran parte de Las Piedras,La Paz y El Sauce,carecen de saneamiento.Las aguas servidas van a parar a las cunetas a cielo abierto.¿Dónde están los controles de Salud Pública?
    No lo resolvió Hackenbruch,no lo hizo Carámbula,no lo hace Orsi y difícil que lo solucione el que venga.

    Hace cuatro días un amigo,obrero él,concurrió a la intendencia de Las Piedras a solicitar una barométrica.Una funcionaria le espetó:“tiene que tener el Carné de pobre del Hospital”.
    Se ve que el intendente Yamandú Orsi todavía no se enteró del Sistema integral de salud.
    Mi amigo está al día con el pago de la Contribución Inmobiliaria y la abona cuasi con religiosidad y con enorme esfuerzo.
    Además,es uno de los pocos propietarios que tiene regularizada toda su propiedad.
    Hace un par de meses,como le faltaba regularizar unos pocos metros de edificación,pidió un préstamo en el Banco República para poder hacerlo.
    Entre agrimensor,arquitecto,plano de mensura,plano de edificación y tasa de la intendencia de Las Piedras,desembolsó,entre pitos y flautas,130 mil pesos.Sólo la tasa de la intendencia superó los 30 mil pesos.
    Se trata de una superficie de terreno de 250 metros de los cuales 140 son de humilde edificación…

  • Manuel Patrón Mederos

    (II)

    Ahora bien.Investigando y sólo a vuelo de pájaro porque no vivo de esto,aparecieron tres iniquidades.Seguro que son más.
    Una,la primera,es que para que un Inspector de la intendencia concurra a inspeccionar la finca mi amigo tiene que pagar 2.400 pesos de viáticos.La finca se encuentra a no más de 20 cuadras de la intendencia.No resulta difícil inferir que existiría un “cruzamiento” de Inspectores para cobrar viáticos.Vieja y efectiva matufia que también se practica en otros organismos públicos.

    Juan Pueblo paga.Paga el que está al día con sus obligaciones.El que no está al día no paga nada ni nunca pagará nada porque la desidia es abundante.Ni siquiera paga ni pagará la barométrica de la intendencia porque tiene “Carné de pobre” aunque en ocasiones tiene dos autos parados en la puerta.El vivo vive del bobo y el bobo todos los meses paga 1.400 pesos a una barométrica particular.Dale que va.

    La segunda iniquidad surge cuando se lee el Expediente 2016/02004/02129 de 10 de enero de 2017 del Ministerio de Vivienda,Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente(MVOTMA) y del Ministerio de Economía y Finanzas(MEF).Allí,se puede apreciar cómo se subsidia con generosidad el agua,cargo fijo y saneamiento,entre otros,a hogares vulnerables,jubilados y beneficiarios del Ministerio de Desarrollo Social(MI.DE.S).Obra loable,por cierto,en particular,lo que tiene que ver con los jubilados,siempre ninguneados por el sistema.

    Pero también en el mismo Expediente se fija una “Tarifa Especial” para “organizaciones gremiales obreras y patronales”,hogares religiosos y hogares estudiantiles sin fines comerciales(¿dónde hay uno?),clubes de organizaciones políticas(¡cuándo no!) y asociaciones civiles sin fines de lucro.Curioso.Porque en algunas de esas asociaciones el lucro es su principal fin;dios te ama y el Estado perdona tus pecados.

    La tercera iniquidad se da en El Sauce.Ahí,a muchos ciudadanos que salen de sus casas saltando por las cunetas y alumbrándose con el resplandor del celular,todos los meses les llega el recibo de UTE donde se incluye 212 pesos por concepto de “Alumbrado Público”.Se cobra por lo que no se brinda.Si en la calle me sacaran 212 pesos a la fuerza y sin derecho,sería una rapiña.

    Así,con estas y otras iniquidades que le soban el lomo al contribuyente,no hay cuerpo que aguante ni potro que lo resista.
    El potro,que ya no es potro sino matungo,cuando ve el pisadero remolonea y se clava como estaca en el barro.◘