Viernes, 12 de agosto de 2016

MENU

¿La Pasta base de la economía?

El pasado 13 de julio y tan previsible como un relámpago en un cielo sin nubes, la filial local de la empresa UPM emitió un comunicado a partir del cual han corrido ríos de tinta respecto a que esa empresa construiría una tercera planta de celulosa en nuestro país.

En realidad el citado comunicado (1) comienza diciendo que “UPM iniciará conversaciones con el gobierno de Uruguay sobre el desarrollo de la infraestructura logística.”

Agrega: “Si éstos desafíos pueden ser resueltos en los próximos años, Uruguay podría ser una alternativa competitiva para atender las oportunidades del mercado de la celulosa de UPM en la década del 2020” y termina explicando: “Evaluamos alternativas de crecimiento en diferentes partes del mundo. Esta posibilidad en Uruguay está en línea con nuestra estrategia de crecimiento”

La única mención directa a la posibilidad una nueva planta de celulosa está cuando dice: “Uruguay podría albergar una tercera planta de celulosa de tecnología de vanguardia y con probado desempeño ambiental, si se adecuara la infraestructura logística que permita el desarrollo de emprendimientos de gran escala orientados a la exportación.”

Eso está en línea con las corteses explicaciones que en setiembre de 2014 le daba en Finlandia al entonces Presidente de la República, José Mujica el directivo  de UPM el Sr Jaakko Sarantola que entrevistado por EFE expresaba: “la construcción de una nueva planta de celulosa no está en la agenda de UPM” (2) y también con las declaraciones de la filial local de UPM a la Senadora Aviaga  hace menos de tres meses (3)

Así, incluso en el reporte de UPM  a sus accionistas de Junio de 2016 solo dice respecto a Uruguay que “UPM tiene aquí una planta de celulosa y plantaciones” (4) y en el informe semestral emitido en Julio agrega solamente, al final de los comentarios del CEO, que ”Nosotros también estamos considerando prospectos de desarrollo a largo plazo en Uruguay” (5)

A nivel local el comunicado de UPM siguió a una conferencia en inglés del Sr Jaakko Sarantola que es citado textualmente diciendo en la misma que: “Al momento no está tomada la decisión de inversión” informando también que es muy prematuro decir de cuánto sería la inversión, aunque deberá ser significativa. (6)

Como pasamos de estos hechos a hablar de una inversión de 5000 millones de dólares, determinar el tamaño que tendría la planta e incluso a establecer un cronograma para esa inversión es algo que resulta difícil de comprender.

Igualmente, sería muy bueno aprovechar estas extrañas circunstancias para desarrollar una discusión seria sobre el modelo extractivo que representan estas plantas y sus consecuencias económicas, sociales y ambientales para nuestro país.

Lamentablemente por el lado del gobierno nacional ya se han echado las campanas al vuelo y algo similar sucede desde los gobiernos departamentales que incluso comenzaron a disputarse la localización de esa aún indefinida planta, aunque ahora aparecen con algunas iniciativas conjuntas en un esquema que refuerza la capacidad de la empresa de imponer condiciones.

Eso hace difícil negociar alguna mejora sobre como se podría desarrollar el proceso, ya que queda claro para la empresa como la sola mención de la posibilidad de establecer una nueva planta les abre todas las puertas , lo que les favorece incluso para endurecer su  posicionamiento.

Si analizamos las consecuencias económicas de las dos plantas de celulosa ya instaladas, su posicionamiento en zona franca hace que aporten al Uruguay solamente las cargas sociales de sus trabajadores nacionales, no así de los extranjeros que trabajan en la planta; estando exoneradas de todos los tributos que pagan otras empresas, específicamente impuesto a la renta (IRAE)  e impuesto al patrimonio.

Por otra parte, tal cual lo documenta el sitio web Uruguay XXI (7) en su informe de noviembre de 2015,  los proyectos  de plantaciones de árboles, de los que estas empresas tiene mas de 300.000 hectáreas, pueden ser también exonerados del Impuesto a la Renta Empresarial, el Impuesto al Patrimonio, la Contribución Inmobiliaria Rural  e incluso, especialmente en los casos de UPM y Montes del Plata, del tan discutido en su momento Impuesto de Primaria a los inmuebles rurales.(8)

Alguien puede argumentar fue necesario otorgar todas esas ventajas y renuncias fiscales, que suman cientos de millones de dólares anuales, para establecer y desarrollar el sector, pero difícilmente se pueda justificar la continuación de esas exoneraciones mas allá de  los casi 30 años en que estas medidas han estado en vigor (9) y que en el caso de la celulosa se acrecientan por el régimen de Zona Franca que se aplica a las plantas y algunas de sus principales proveedoras.

Para entender  mejor esto conviene pensar que sucedería si esas mismas ventajas le fueran otorgadas por ejemplo al sector ganadero, y los frigoríficos se establecieran como zonas francas.

Fuera del enfoque impositivo, está el tema de las plantaciones de árboles que cubren hoy casi  1.000.000 de hectáreas de acuerdo con los datos disponibles hasta 2012  en la Dirección General Forestal del MGAP y que seguramente han aumentado en los últimos 4 años de los que no hay datos en la web de esa Dirección.

No contando con información actualizada en la Dirección Forestal, el sitio Uruguay XXI (7) indica que a partir de las plantaciones ya establecidas  el suministro de madera para pasta de celulosa hasta 2030 promedia 10 millones de metros cúbicos anuales de los que las plantas de UPM y Montes del Plata consumen 8. Así si se estableciera una tercera planta con mayor capacidad que las actuales se debería aumentar aún más el área plantada.

Ese incremento solo puede ser realizado en directa competencia con otras actividades productivas que ocupan hoy esa superficie, ya que los promocionados desarrollos en silvopastoreo  de los que se ha hablado desde hace mas de 10 años no se han concretado,  existiendo algunos proyectos de evaluación de su sostenibilidad en el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias INIA (10). Uno de las limitantes encontradas a este esquema es  la baja disponibilidad de alimento para el ganado en las plantaciones de árboles.

Ese aumento del área plantada con árboles tiene también un efecto adverso sobre el empleo rural ya que el número de empleos permanentes por unidad de superficie es menor en las plantaciones de árboles, incluso que en la ganadería bovina. (11)

Por otra parte y entrando brevemente en el tema ambiental, sin que lo especifique la empresa, se ha difundido que la posible nueva planta se ubicaría en la cuenca del Río Negro, muy probablemente sobre el propio río.

El río Negro ya presenta hoy niveles muy superiores a los permitidos en fósforo (12) y es ese uno de los componentes más problemáticos de los efluentes de las plantas de celulosa como  lo evidencian los informes disponibles  en la web de Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) (13) que está hoy en proceso de multar por esa razón a UPM.

Aún sin una planta de celulosa el río negro  presenta episodios de cianobacterias (14), especialmente en los embalses de las represas hidroeléctricas que retienen y hacen más lento el flujo del río cuyo caudal es en promedio siete veces menor al del río Uruguay por lo que los efectos de volúmenes similares de fluentes serían mucho mas evidentes.

Ya sabemos lo que cabe esperar de esta iniciativa si se llega a concretar, hemos vivido dos veces la misma historia.

Como con otras drogas, de esta nueva dosis de celulosa podemos esperar seguramente un corto período de euforia, seguido del bajón que te lleva a buscar otra dosis y quizá finalmente el reconocimiento que no puedes  seguir por esta vía si quieres vivir una vida sana y próspera.

 


 

  1. http://www.upm.com/uy/acerca-de-upm/prensa/Pages/UPM-considera-alternativas-para-su-crecimiento-a-largo-plazo-en-Uruguay.aspx
  2. http://www.elpais.com.uy/informacion/upm-dijo-estar-interes.html
  3. http://elpaistv.com.uy/videos/a-diario/carol-aviaga-4933
  4. http://assets.upm.com/Investors/2016/UPM_Interim_Report_Q1_2016_en.pdf
  5. :” We are also considering prospects for long-term development in Uruguay” http://assets.upm.com/Investors/2016/UPM_Interim_Report_Q22016_en.pdf
  6. http://www.uypress.net/uc_70305_1.html
  7. http://www.uruguayxxi.gub.uy/informacion/knowledge-base/sector-forestal/
  8. http://radiorural.uy/agazzi-impuesto-de-primaria-no-ira-a-rentas-generales/
  9. http://www.impo.com.uy/bases/leyes/15939-1987 Aprobada el 28 de diciembre de 1987
  10. http://www.inia.uy/Proyectos/Paginas/FPTA_311.aspx
  11. http://wrm.org.uy/oldsite/boletin/68/Uruguay.html
  12. http://www.mvotma.gub.uy/politica-de-agua-y-cometidos-del-mvotma/item/download/2616_afcdf3d3591064dea2bd26c14431476a.html
  13. http://www.mvotma.gub.uy/comision-de-seguimiento-upm/item/10008069-acta-ano-2016.html
  14. http://www.montevideo.com.uy/auc.aspx?234875,1,1149
Raúl Viñas

Autor: Raúl Viñas

Magister en Ciencias Meteorológicas, docente en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de la Empresa y la Escuela de Meteorología del Uruguay. Vocero de grupo ambientalista Uruguay Libre de Megaminería.

  • juan

    excelente nota.