Martes, 18 de agosto de 2015

MENU

La prostitución en Avenida Italia, el duro testimonio de tres trabajadores sexuales

trabjo_sex2¿Es la prostitución una forma de trabajo? ¿Se puede elegir si se entra o no a ella? ¿Hay alguna forma de llegar a ser trabajadora sexual no vulnerando los Derechos Humanos? Estas preguntas generan distintas reacciones.

En la actualidad, algunos movimientos proponen la sanción de esta labor entendiendo que hay una desviación de los códigos morales aceptados por la sociedad.

Frente a esta respuesta represiva, también surgen quienes entienden que el ejercicio de esta actividad es un Derecho donde prima la libre disposición sobre el propio cuerpo -y las resistencias en aceptarla tienen su origen en prejuicios culturales y sociales-. Es así, que proponen una reglamentación de la actividad para garantizar el buen desempeño de la misma, evitando abusos y perjuicios a terceros.

Finalmente, los abolicionistas proponen el combate a la demanda del comercio sexual y la penalización de los clientes: señalan que la reglamentación de la prostitución invisibiliza el abuso de poder al que son sometidas las personas prostituidas, y los malos tratos y violencia que reciben diariamente, naturalizando el comercio sexual y la utilización del cuerpo como mercancía.

En la Ley Nº 17.515 del año 2002, Uruguay adoptó una postura que incluye una reglamentación donde se legitima el trabajo sexual. Esta se caracteriza por una gran cantidad de medidas de control de la prostitución que recaen sobre el/la trabajador/a sexual y no sobre los clientes: obligación de inscribirse en la Jefatura de Policía de cada departamento en el que trabajan, avisar los traslados, someterse a un examen periódico de salud diferenciado del que se prevé para el resto de las personas trabajadoras, previsión de sanciones pecuniarias en caso de escándalos públicos, etc.
trab_sexualEl ejercicio del trabajo sexual se realiza en Montevideo y en el interior del país en locales que por su rusticidad, accesibilidad e infraestructura, dificultan las tareas de los inspectores y generan condiciones de trabajo propicias para el ocultamiento, el aprovechamiento y la explotación de quienes son más vulnerables.

Para lograr una mejor contextualización del tema, El Telescopio entrevistó a tres trabajadoras sexuales en la zona de Carrasco, donde las paradas de ómnibus de Avenida Italia parecen ser el lugar ideal y el negocio más atractivo por “la calidad de vida que existe en la zona”.

En la calle French nos reunimos con Mónica (47) y Giuliana (35) quienes esa noche compartían uno de los lugares más estratégicos de la zona para ser “levantadas”, como ellas describen.

Mónica, expresó que empezó a ser trabajadora sexual porque viene de “un divorcio donde tiene a dos hijos para mantener”. “Trabajé de vendedora y después me dediqué a esto. Lo hago para mandar al colegio a mis hijos -que hoy por hoy son grandes, una ya cumplió 30 años, la tuve a los  17”, agregó.

Por su parte, Giuliana contó que sus inicios fueron “porque me di vuelta, yo vengo del Prado de una familia que me criaron lo más bien, estoy arrepentida de haberme rebelado”. “Hoy en día lo hago para poder comprarme ropa, vestirme, ser alguien”, adiconó.

Finamente, Giuliana contó que antes trabajaba en bailes como Píkaros pero que los coreanos con los que trabajaba eran unos “mugrosos” y que gracias “a un hecho violento”, decidió alejarse.

 

Tarifas y horarios

Sobre las tarifas que manejan, Mónica explica que “supuestamente deberían de ser todas iguales, pero hoy la mujer de la calle no las respeta. Antes de que saliera el VIH tenías otro precio. Yo siempre me cuidé desde la primera vez que salí. La forma de cuidarte es el forro y no hay tutía. En la calle tuve muchas compañeras -incluso trans- que estaban trabajando con VIH y te estaban pinchando los preservativos, ellas hoy por hoy están muertas”.

Los precios que se manejan a lo largo de Avenida Italia son: $300 el sexo oral, $600 la relación y $1000 ambas cosas juntas.

El tema de los horarios es variable entre las trabajadoras. Mónica afirma no tenerlos: va, se para y se vuelve a su casa cuando quiere, o cuando considera que tiene el dinero suficiente. En cambio, Giuliana dice que concurre a eso de las 22:00 horas y se queda hasta las 4:00 de la mañana aproximadamente.

 

Adicciones, amigas de la noche

En cuanto a las drogas, Giuliana afirma que hay “menos en esta zona pero alguno que otro te toca. Si los veo muy duros (marihuana o cocaína) les digo que no. Conmigo eso no va. Yo solo fumo cigarrillos y tomo alguna cerveza.” En la misma línea se manifiesta Mónica: “yo no consumo drogas. A veces pintan clientes que consumen, pero en esto no oís, no escuchas y no ves, sino sos boleta. Esa es la realidad de este oficio. A mí la verdad que no me interesa ni el nombre, ni donde trabajan, ni lo que hacen o lo dejan de hacer, y mi vida privada tampoco la cuento.”

Consultadas sobre si tuvieron problemas con otras mujeres en su misma situación, Giuliana expresa que “no, para nada, afirmo que no las conozco tampoco. Les deseo lo mejor, nos estamos jugando todas”. Mientras tanto, Mónica dice “a mí no me interesa  lo que hagan o dejen de hacer. Ahora, si se paran acá, vengo y protesto porque ésta parada la hice yo. Pagué por ella y compré derecho de piso. Antes no venía y te hablaba una mujer, acá venían y te rompían la cabeza. Tengo varias paradas pero acá al principio hacía mucha plata. Los tipo en autos te hacían cola esperando. Ahora obviamente que cambió mucho”.

Mónica dijo haber sufrido violaciones, “cuando estaba embarazada de uno de mis hijos, me agarró un tipo que me encañonó y cuando me vio la panza le dije que no me hiciera daño. Y bueno, te hacen lo que se les antoja y a otra cosa mariposa. Por eso la mujer cada vez que se sube a un auto tiene que tener el poder y no el tipo; sino reaccionas a tiempo le estás dando lugar a que él haga contigo lo que quiera”.

“Nosotras somos trabajadoras, no estamos por amor al arte. Es mentira que una mujer se para porque le gusta, la verdad es que esto te arruina la vida. También te destroza como pareja, no haces el amor ni encontras marido. No podes tener nada porque te anula. Digo esto en aquellas mujeres que tiene reglas en la cabeza, hay varias que no las tienen. Yo siempre lo tuve claro”, afirmó.

En la misma línea, Giuliana adicionó que “cuando empecé trabajaba en Buenos Aires con los coreanos se dio cuenta que “eran unos mugrientos”. “Uno me pegó y casi me mata. Mi patrón no hizo la denuncia y encima esperó que el barco se fuera”, dijo con gran dolor.

 

Salud y discriminación 

Sobre el tema de la salud, Mónica dice que el problema es que algunas mujeres no tienen libreta. “Si vas a profilaxis, te enseñan. Si tenés algún problema lo comentas con las mismas ginecólogas. Hay colegas que por la plata hacen cualquier cosa y no miran las enfermedades. Yo conocí mujeres que eran portadoras de VIH, las veías en los boliches y contagiaban a todo el mundo. Todos los días se llevaban a uno diferente para contagiarlo. El sidoso que tenía la enfermedad no quería irse solo, se lleva a unos cuantos. Y en este país hay una discriminación tan grande del Sida, que cuando un niño lo tiene, está prohibido decirle. ¡Imagínate si habrá cosas que están re tapadas! Si haces una estadística de cuántas personas tienen (VIH) te asombras”.

Por su parte, Giuliana expresa que tiene la Libreta, y Carné de Salud. Según cuenta, “para la Libreta vas a Profilaxis, te sacan sangre cada tres meses y todos los meses la doctora te examina. También aconseja a quienes piensen ingresar a ese trabajo que busquen otra salida. Esto no es fácil, se arriesgan a un sida. Yo por suerte nunca me enfermé, pero siempre uso preservativo”.

En cuanto al trabajo, Mónica afirma no sentirse discriminada “esto es un laburo como cualquier otro, ¿Por qué soy puta si cobro? No me pongo reglas porque tengo años y no me interesa, pero sí tenía ocho horas de trabajo en invierno o verano. Era una manera de comprarte el derecho de piso de tu parada y hacerte respetar”. En cambio, Giuliana cuenta que se vuelve a su casa en ómnibus, y que sí se siente discriminada porque “ahí ya se dan cuenta de mi trabajo y me miran mal”.

“Yo tengo buenos clientes” cuenta Mónica.” Hoy por hoy te ofrecen plata y hay algunos que te dicen ¨te pago tanto si lo haces sin forro¨; pero les contesto: no muchacho, primero está mi vida. “Muchas salen sin preservativos porque les están ofreciendo platales. Obvio que lo hacen igual, por eso la competencia que hay hoy. Antes no existía esto, y yo paré al lado de trans que trabajan mucho más que una mujer”, agrega.

Giuliana sostiene que tiene “muchos pendejos y algunos veteranos, pero la mayoría se drogan y no les doy bola porque a veces se te dan vuelta”.

 

Violencia en el SIRPA

Sobre los recientes hechos de violencia en el SIRPA, Mónica se detuvo a hablar: “Yo te voy a decir una cosa, las funcionarias trabajan 15 días y los demás lo tienen libre, lo vi con mis ojos. Ellas tienen terrible sueldo y muchas le faltan el respeto a los chiquilines. La verdad que los gurises, cuando están en la adolescencia buscan diferenciarse entre unos y otros, y para eso buscan la agresividad. Hay muchos de ellos que lamentablemente terminan tiroteados, a veces por la Policía, que no miento, les tiran a matar”.

Con respecto a los ingresos de los usuarios, agrega que “la mayoría lo hacen por la ropa, pero más allá de eso -que no me interesa-, es lamentable como vemos la cara del padre, la madre o de una abuela que llora y ve como sufre la familia al tener los hijos ahí adentro. Es una  gran mentira que no se la dan (golpiza) y que ahí dentro tienen todo. Yo te voy a contar una cosa, cuando mi hijo estuvo ahí le dieron Dormicum, que la inyección dura un mes, le venían unos ataques bárbaros. Se sentía mal, quedaba duro y me decía “mamá me siento mal ahora vengo”, iba se recostaba y el psiquiatra le daba una pastilla para contrarrestar todo eso porque quedaba duro. ¿Y qué tenés que hacer?, ojala que la gente reflexione con esta entrevista”, dijo.

 

La historia de una Trans

Macarena (26) empezó a trabajar en la calle “con una amiga cuando tenía 15 años”. Según contó, “no necesito trabajar de esto, lo hago porque me gusta. Cuando empezamos a venir con mi amiga me empezó a fascinar, y no es que lo haga siempre tampoco”, confesó.

En la misma línea, agregó que recién ahora se está interiorizando con respecto a la libreta que deben tener para poder ejercer el oficio: “ahora me estoy moviendo por el tema de mi nombre y de la tarjeta que nos dan”. Macarena decidió cambiar su género a los 17 años por “mi nombre, cuerpo, y mi figura”.

Con  respecto a la práctica con los clientes explica no tener “drama”. “Trato de atender a la persona, y no me estreso por si es viejo, veterano, o joven”, afirmó.

“Para mi seguridad tengo gas pimienta y una navaja. Solo una vez usé el gas, porque un cliente no me quiso pagar” agregó.

Ella se siente discriminada en el trato y las miradas. Siente que hay que avanzar como sociedad en ese aspecto. “No quiero que sientan asco cuando una va por la calle. Quiero que digan “ahí va Macarena y no que ahí va un puto. Somos seres humanos que nos gusta otra cosa, diferente”.

“Eso tiene que cambiar, nosotras somos como cualquier otra persona. Exigimos que si estamos bajo alguna sospecha venga una policía femenina a esposarte porque un masculino no puede. Hoy en día somos mujeres trans comunes y corrientes. No cambia que tengamos genitales de hombre, nosotras nos sentimos una mujer. O sea, somos mujeres que tienen otro organismo, no tenemos vagina pero somos así”, finalizó.

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio

  • Pasion Uruguay

    Muy interesante la nota. Nosotros estamos en contacto permanente con trabajadoras sexuales y prácticamente nos plantean las mismas situaciones y carencias. Recientemente, a partir de la nueva legislación de Francia, hicimos una nota donde una activista y trabajadora sexual (Toni Mac) explica porque la prohibición y prevención solo hacen daño, y porque el trabajo sexual debe ser tomado como cualquier otro trabajo. Le dejo acá la nota http://pasion-uruguay.com/francia-multa-clientes-que-quieren-prostitutas-de-gobiernos/

    Y también el video original de la charla TEDx donde Toni Mac expuso lo expresado en la nota, aunque está en inglés. https://www.youtube.com/watch?v=M2owUN-JYS0

  • Pasion Uruguay

    Muy interesante la nota. Nosotros estamos en contacto permanente con trabajadoras sexuales y prácticamente nos plantean las mismas situaciones y carencias. Recientemente, a partir de la nueva legislación de Francia, hicimos una nota donde una activista y trabajadora sexual (Toni Mac) explica porque la prohibición y prevención solo hacen daño, y porque el trabajo sexual debe ser tomado como cualquier otro trabajo. Le dejo acá la nota http://pasion-uruguay.com/francia-multa-clientes-que-quieren-prostitutas-de-gobiernos/
    Y también el video original de la charla TEDx donde Toni Mac expuso lo expresado en la nota, aunque está en inglés. https://www.youtube.com/watch?v=M2owUN-JYS0