Lunes, 13 de junio de 2016

MENU

La responsabilidad de la oposición

Los tiempos del Frente Amplio en el gobierno se empiezan a agotar.
El cambio de viento económico puso al descubierto las carencias de quienes gobernaron en los últimos doce años.
La crítica situación de la seguridad pública, los malos resultados de la educación y la crisis económica que hoy nos golpea llevó a un retroceso en las simpatías políticas a la coalición gobernante.
Ante ello se abre la clara oportunidad para la oposición de ser una opción de cambio de gobierno.
Algo que muchos sectores vienen reclamando desde hace rato.
Sin embargo, no alcanza con que la simpatías hacia el Frente Amplio bajen. Es necesario que las mismas crezcan hacia la oposición.
Para ello es necesario que la ciudadanía visualice que la opción que le brinde la oposición será de cambio y mejora en la situación del país.
Y, no sólo eso.
Deberá comunicar que está en condiciones de gobernar y de cumplir con la promesa de un mejor país y una mejor situación para los uruguayos.
Para ello deberá aparecer como unida, coordinada y capaz de llegar a grandes acuerdos más allá de sus diferencias.
La tarea no es sencilla puesto que la oposición hoy aparece fragmentada.
Si bien los dos Partidos tradicionales, el Nacional y el Colorado, parecen mantener una buena relación parlamentaria y política, con ello no alcanza.
A ellos dos se suman otros actores.
El Partido Independiente apuesta por acuerdos con tan sólo parte de esos dos partidos en una suerte de espacio social demócrata cuyo alcance es difícil de comprender.
¿Pactará con los grupos wilsonistas de Larrañaga y algunos batllistas? En tal caso ¿cuál sería el alcance de ese pacto?
No parece ser electoral puesto que ni los independientes dejarán su partido ni los otros grupos dejarán los suyos.
¿Los wilsonistas y los del espacio colorado batllista no votarán en la elección nacional dentro de su partido?
En caso de ganar su partido la elección ¿no colaborarán con él?
La situación se agrava aún más con la aparición de otros actores como Edgardo Novick y Ernesto Talvi.
Estos aún no decidieron como participarán en la contienda electoral. Lo único seguro de sus mensajes es que si serán candidatos a Presidente.
En tal caso no hay dudas que por sí solos no podrán ganar la elección.
Por lo que deberán, tarde o temprano, sentarse a acordar o coordinar con el resto de la oposición.
Si se presentan dentro de un partido tradicional (tal parece ser la situación de Talvi cuya candidatura es fogoneada por el ex Presidente Jorge Batlle) tendrán que acordar primero dentro de dicho partido.
Si se presentan conun nuevo partido la situación es mucho más compleja.
Deberán conformarlo, darle autoridades, darlo a conocer, y el período electoral les jugará en contra.
Con seguridad serán los únicos candidatos a la interna de ese partido por lo que se perderán la mitad del período electoral que como se sabe tiene elección interna en Junio, primera vuelta en octubre y segunda en noviembre.
En la elección interna de junio el interés de los electores, la prensa y los analistas será por las internas en que exista competencia (se adelanta ya una reedición, por ejemplo, de la lucha entre Lacalle Pou y Larrañaga). Eso le significará una ventaja muy difícil de descontar después.
Es lo que sucedió en las últimas tres elecciones. Hasta el Frente Amplio se las arregla para tener aunque sea unas internas que, si bien están casi definidas, son atractivas (Vázquez contra Astori, Mújica contra Astori).
Talvi ha comenzado a recorrer el país con críticas hacia el gobierno pero también contra la oposición. Novick luego de su acercamiento a los partidos colorado y nacional en la elección municipal ahora parece haber tomado otro camino. Un camino que incluye cercanía con el Presidente Vázquez y con el Intendente Martínez.
Quien desde la oposición quiera ser opción de gobierno debiera saber que la única forma de serlo es coordinando y manteniendo una buena relación con los otros miembros de la oposición.
Un delicado equilibrio entre las naturales aspiraciones personales, la necesidad de sumar los apoyos de todos y la responsabilidad de pensar en el cambio que necesita el País.
Si no lo hacen, corren el riesgo de que el Frente Amplio les vuelva a ganar.

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio