Miércoles, 10 de mayo de 2017

MENU

La venta de acciones en el Puerto de Montevideo ¿realidad y perspectivas?

El Comunicado de Katoen Natie sobre la venta de sus acciones en la Terminal Cuenca del Plata S.A (TCP) es una noticia que debería de conmover mucho más al país y ser objeto de una mayor reflexión en nuestra opinión.

Katoen Natie ganó en subasta pública el derecho al 80% de las acciones de TCP en una concesión que el Poder Ejecutivo otorgó a la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) y ésta traspasó a Terminal Cuenca del Plata S.A. una sociedad de derecho privado y de propiedad pública que tenía los derechos concesionales sobre la terminal especializada de contenedores del puerto de Montevideo.

Esta empresa pagó USD 17.000.000 y se comprometió a realizar inversiones en grúas pórtico, en aumento del área de la playa de contenedores y la extensión del muelle de atraque de buques generando una nueva posición y a pagar los cánones a la ANP, por un importe 10 veces superior al precio pagado.

La Administración Nacional de Puertos (ANP) es su socia, con el 20% restante de las acciones o sea que es parte genuinamente interesada en que la empresa de la cual es accionista le vaya bien, porque cobra por el canon y gana como socio.

Sin embargo, desde que la terminal de contenedores comenzó a operar, se levantó en el ambiente portuario el viento de frente contra TCP y las empresas vinculadas.

Se le empezaron a buscar cortapisas por parte de los competidores dentro del puerto restringiendo su operación en los muelles públicos, la ANP (la socia de TCP) mantuvo las tarifas por uso de los muelles públicos mucho más bajas que las de TCP que tenía que cobrar más para amortizar la inversión realizada. Nunca la ANP redujo su “ad valorem” a la mercadería (lo que se suponía debía de ser una política para mejorar la competitividad de la producción y el comercio nacional y por ende aumentar la actividad portuaria) se obligó a TCP a construir una infraestructura para 14m de calado pero el canal de acceso nunca permitió más de 12 m. Por otra parte, hace unos años se anunció desde el Poder Ejecutivo la concesión de una nueva terminal de contenedores a iniciativa de un grupo inversor y se le negó la ampliación de plazo de la concesión a Terminal Cuenca del Plata S.A, entre otras indiferencias o agravios directos que sufrió Katoen Natie de parte de la ANP o del Estado.

Como si eso fuera poco, la empresa competidora dentro del puerto, Montecon S.A, que agrupa a varios operadores portuarios relacionados a las agencias marítimas (lo que está prohibido en la propia ley de puertos y tolerado pasivamente hasta el presente) resultó beneficiada por una serie de ventajas que la ANP le fue otorgando progresivamente. Puede operar en los muelles públicos con menores tarifas de muellaje, mantiene su relación operador-agencia marítima, arrienda áreas portuarias para depósito que se han vuelto una playa de contenedores en sí mismas, desvirtuando el Plan Maestro del Puerto de Montevideo y desacreditando la condición de la terminal de TCP como terminal especializada (tanto, que hoy mueve más contenedores Montecon que TCP). A su vez, paga por el m2 de esas áreas la décima parte que otros operadores portuarios pagan por el mismo piso, todo otorgado en forma directa bajo la forma de permisos, ya que la única licitación que se hizo por el uso de las áreas portuarias fue declarada frustrada.

Esto lo puede ver cualquiera que pase por el puerto o pregunte sobre lo que pasa en el mismo, las circunstancias referidas son claramente conocidas.

No hay duda que en el caso de Katoen Natie, la inversión llegó, el precio pagado por las acciones se transformó en escuelas construidas o liceos mejorados (ese fue el destino del precio de las acciones) se realizaron las inversiones en grúas, muelles y playa y se cumplió con el compromiso de aumentar el número de contenedores por el puerto de Montevideo como obligación de resultado del concesionario y del inversor.

La eficiencia lograda en TCP, obligó a Montecon a equiparse para atender con las grúas móviles a sus clientes y Montevideo se volvió una de las terminales más eficientes del Atlántico sur.

También, en el ínterin, TCP tuvo que enfrentar las inversiones en plena crisis y postcrisis del 2001 y 2002 del Rio de la Plata o tuvo que enfrentar que Argentina decidiera que sus exportaciones no salieran por otros puertos más que los argentinos, lo que llevó a perder parte importante de los mercados de tránsito.

En este caso, no se trató de una firma que no se vinculó al país y que buscó una oportunidad, sino que acompañó el desarrollo de la terminal de contenedores con importantes inversiones en Zonamérica y en actividades logísticas en el país, las que seguirán en actividad.

Y personalmente la familia Huts se encantó con el país y se estableció en la famosa y abandonada quinta de Juan José de Amézaga, a la que recicló por completo, le agregó las comodidades posibles en estos tiempos y adquirió la casa de Diego de Arteaga donde funcionan las oficinas de TCP, ambas salvadas de la piqueta del progreso. Incorporó a su decoración el arte nacional y como si fuera poco, aseguró la prevención de asentamientos en el eje este de R8 adquiriendo las tierras circundantes. Tanto el compromiso con el país, que en la siguiente generación hubo casamiento en Bélgica y después en Montevideo y dos hijos uruguayos.

A esta familia y a esta firma, es a la que se la maltrata como se ha dicho antes.

Ironía de simultaneidad, cuando por una puerta se le coloca la alfombra roja a UPM y se accede a sus pedidos ante algo que es hoy apenas una promesa de inversión que le requiere al Estado uruguayo una inversión de USD 2.000.000.000 para un eventual ferrocarril y algunas otras obras,  por la otra puerta, se despide el inversor belga extranjero que es realidad y no promesa, que invirtió lo que debía, tuvo intención de invertir todavía más y que se ganó las acciones en una subasta de total transparencia.

Entonces, ¿Cuál ha sido el divorcio que se ha producido?

Ha sido el divorcio de Katoen Natie con la ANP, su socio de quinta columna, que no sólo dificultaba la gestión de la terminal sino que además favoreció a los competidores.

Tanto va el cántaro al agua que al final se rompe.

Y ahora… ¿Quién puede ser, el comprador interesado?

Tal vez le pueda interesar a Montecon para tener el monopolio de los contenedores en el puerto, o le interese a alguna naviera como en su momento lo estuvo Maersk o tal vez pueda ser MSC generando el conflicto de explotación por armadores y operadores portuarios que deben de ser “neutrales” ante los clientes y que es probable que requieran que el Estado venda su 20% accionario, porque nadie quiere dormir con el enemigo.

También podría ser China quien invierta en el puerto de Montevideo, o se promueva una inversión de la región para consagrar el Acuerdo de Transporte Regional de Cargas y reducir a Montevideo a la condición de puerto “feeder”.

En el marco de las circunstancias generadas en lugar de traer el mundo a Montevideo operando con idoneidad, eficiencia y neutralidad una terminal portuaria, corremos el riesgo de tener sentados en la mesa de la sociedad TCP, con o sin la ANP, al mundo de los financistas, de los armadores o de los competidores del país en la región.

Se auguran desgracias en el viaje.

Lucio Cáceres

Autor: Lucio Cáceres

Ing. Civil, egresado de la Universidad de la República. Vicepresidente de la Academia Nacional de Ingeniería Asesor de empresas de construcción privada y de mantenimiento a partir de 2005. Asesor Regional en Infraestructura (ingeniería de infraestructuras, ingeniería del transporte, evaluación de proyectos, asociaciones público-privadas y concesiones). Realiza Evaluación económica de proyectos de inversión para OEA. Ha trabajado junto a UNOPS en proyectos de infraestructura (aeropuertos , puertos y carreteras), asesorando a gobiernos y los inversores institucionales. -Ministro de Transporte y Obras Públicas entre 1995-2005 -Director Nacional de Vialidad entre 1985-1989 -Profesor de la Universidad de la República , 1975-2010 , UM ( 2011 ) Y -Profesor del curso Máster de la Universidad de Piura, Perú ( 2012-2013 ) , -Consultor para el Banco Mundial, el BID , la CAF y los gobiernos de China, -Paraguay , Panamá , Argentina , Chile, Perú, El Salvador, Honduras y Colombia

  • alejandro1962

    Perdon una pregunta Ing. Caceres: ¿Que se entiende por puerto feeder? Es que no lo pude encontrar en ningun lado. Y el Acuerdo de Transporte Regional de Cargas, ¿que significa?