Lunes, 22 de agosto de 2016

MENU

Llamado a la responsabilidad

Primero fue el canciller, Rodolfo Nin Novoa.
Acusó públicamente a Brasil de querer comprar el voto de Uruguay en el Mercosur.
No pasó mucho tiempo antes que tuviera que pedir disculpas y decir que fue malinterpretado.
Después fue el Ministro del Interior, Eduardo Bonomi.
Afirmó públicamente que la receta del gobierno del Presidente Mauricio Macri aumentó la pobreza y la indigencia en Argentina, lo que favorecía al Frente Amplio.
Rápidamente el Presidente Vázquez y los ministros Astori y Nin Novoa, tuvieron que aclarar que no compartían las palabras de Bonomi.
Ahora le tocó el turno al Ministro de Trabajo, Ernesto Murro.
Declaró que las inversiones se están trasladando al Paraguay porque en dicho país el desarrollo de las normas laborales, la seguridad social y la libertad sindical son muy bajos.
Estos tres episodios ocurrieron en los últimos quince días.
Cuesta creer tanto desatino de nuestros gobernantes lo que debe llamarlos a la reflexión.
Durante el primer gobierno del Dr. Tabaré Vázquez tuvimos las peores relaciones que se recuerden con nuestros vecinos, en especial con los gobiernos de los Sres. Kirchner en Argentina.
Durante el gobierno del Sr. José Mújica no se avanzó en acuerdos comerciales de tipo alguno, profundizándose tan sólo las relaciones con la desprestigiada Venezuela. País al que se incorporó al Mercosur pasando por encima de las normas jurídicas por motivos políticos según reconoció el propio ex Presidente.
Hoy cuando Argentina generosamente exhibe gestos de concordia, Brasil propone abrirnos al mundo y Paraguay no deja de expresar su deseo de trabajo conjunto con nosotros, nuestro gobierno les responde de esta forma.
En lugar de aprovechar el momento, pensar en el interés del Uruguay y de los uruguayos la ideología de un grupo del partido de gobierno vuelve a predominar.
Atacan a Argentina y a Paraguay y se distancian de Brasil.
Mientras hacen esto se alinean en la defensa de la desprestigiada Venezuela, cuyo gobierno está acusado de gravísimas violaciones de los derechos de sus ciudadanos, con opositores presos y maniobras para evitar la aplicación de las normas constitucionales.
Nuestro gobierno debe entender que el primer interés que debe tener en cuenta es el de todo el país y no el de un grupo ideológico.
Comprender que los países no tienen amigos sino intereses y que su primera obligación es defender el de nosotros, los ciudadanos orientales.
Dejar de lado sus simpatías personales y pensar primero en el Uruguay.

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio