Viernes, 3 de junio de 2016

MENU

Los impuestos y la política

En la próxima rendición de cuentas se ha propuesto, por parte del Poder Ejecutivo, un incremento significativo de varios impuestos entre los que se destacan el IRPF y el IASS.

Las críticas que la oposición ha vertido sobre esa decisión del gobierno del Frente Amplio han estado, esencialmente, referidas al hecho de gravar la ya menguada capacidad tributaria de los uruguayos y a que, en reiteradas oportunidades, el Señor Presidente de la República Dr. Tabaré Vázquez, como el Señor Ministro de Economía y Finanzas, Contador Danilo Astori, afirmaron que no se iba a realizar un ajuste fiscal y que no se aumentaría la carga tributaria.

La réplica de las autoridades de gobierno ha estado referida, principalmente, a las circunstancias poco favorables que, en el plano económico y financiero, afectan a nuestro país y a la necesidad de reducir el déficit fiscal. Incluso, ha sorprendido, de manera muy especial, el hecho de que el Señor Vicepresidente de la República (¿Licenciado?) Raúl Sendic haya manifestado que la crítica de los partidos de oposición era simplista y patética cuando, por la pésima gestión que le cupo a este señor cuando fungió como Presidente del Directorio de ANCAP, se generó un déficit que se debió cubrir con los U$S 622 millones de dólares que se asignaron para evitar la cesación de pagos de ese ente autónomo, más los U$S 250 millones que se obtuvieron de un préstamo de un organismo financiero internacional. A ello habrá que agregar el déficit que, el funcionamiento de ANCAP y de sus sociedades satélites, continúe generando en el futuro.

Ahora hay algo que no cierra y es el hecho de que, cuando el Presidente Vázquez, en el mes de marzo pasado, manifestó que no iba a aumentar la carga impositiva, sabía perfectamente cuál era la situación financiera y el panorama económico del país. Entonces la pregunta que, necesariamente, debe hacerse es ¿por qué no se dijo la verdad? ¿Por qué se afirmó que no se iba a aumentar la carga tributaria cuando todo indicaba que ello podía ser necesario?

Es indudable que el Presidente Vázquez, está siendo asesorado por el Señor Ministro de Economía y Finanzas Contador Danilo Astori y el equipo de técnicos de gran prestigio que él ha constituido. Pero pueden equivocarse. Alguien dijo una vez que “los economistas son como los meteorólogos, puesto que están preparados para predecir los fenómenos que se van a producir en la economía y estos últimos, en el clima y luego que sus respectivas predicciones no se han cumplido, están preparados para explicar porque no se cumplieron…”

Y en realidad sucede que, tanto en la economía, como en la meteorología, hay un muchísimos factores que pueden jugar que, con frecuencia, son difíciles de detectar y que pueden incidir en el resultado que se ha proyectado. Por supuesto, esa multiplicidad de factores, también inciden en la política.

Una experiencia muy interesante refiere a dos grandes dirigentes del Partido Republicano de los Estados Unidos de América.

Ronald Reagan que, en alguna oportunidad, había dicho “que el gobierno no soluciona los problemas: los subsidia” y que “es como un bebé con un canal alimenticio con gran apetito en un extremo y ningún sentido de la responsabilidad en el otro”, cuando asumió la Presidencia de los Estados Unidos, en 1981, se encontró con una situación económica y financiera sumamente difícil y compleja. Sus asesores fueron contestes en aconsejarle de que aumentara los impuestos para reducir el déficit fiscal. Reagan, hizo lo contrario: bajó la carga impositiva y lo hizo sobre la base de considerar que, si aumentaba el monto de los tributos, que los ciudadanos de su país tenían que pagar, iba a debilitar aún más la economía de esa gran Nación porque la baja en el consumo y en la rentabilidad que ello iba a generar no sólo iba a afectar la economía sino que iba a reducir la recaudación. Por el contrario si rebajaba los tributos, el fenómeno de la reactivación iba a ser facilitado.

Los hechos le dieron la razón. Cuando, 4 años después, Reagan fue por la reelección, la mayoría de la población de su país estaba mejor. Se había incrementado, significativamente, la actividad económica y el nivel de vida de los ciudadanos de los Estados Unidos de América. Incluso, una muletilla que utilizó en su campaña electoral era la pedirles, a los que estaban mejor (“better off”), que lo votaran y así fue, ganó la reelección por buen margen.

Curiosamente, George Bush (padre), que fue Vice-Presidente durante el gobierno de Ronald Reagan y que conocía muy bien la experiencia y los resultados de las medidas adoptadas por éste, cuando asumió la Presidencia de los Estados Unidos, por el Partido Republicano (período 1989-1993), lo hizo con un compromiso : el de no aumentar los impuestos. Incluso en la Convención del Partido Republicano del 18 de agosto de 1989, en la ciudad de Nueva Orléans, manifestó : “I m the one who won´t raise taxes” (yo soy el que no va a aumentar los impuestos) y terminó su discurso expresando “Read my lips: no new taxes” (lean mis labios : no más impuestos). En 1990, con la economía de los Estados Unidos en serias dificultades, Bush aprobó un presupuesto federal que incluía el aumento de los impuestos. Ello fue utilizado en la campaña electoral de 1992, en forma efectiva por el Partido Demócrata, que incidió de manera muy importante en la derrota de Bush para la reelección y en el triunfo de Bill Clinton y su partido.

Es claro que la opinión pública estadounidense se vio influenciada por la decepción generada por el incumplimiento dea la promesa tan enfáticamente efectuada por Bush y, sobre todo, porque el bolsillo pesa muchísimo y, en gran medida, se traduce en la voluntad popular que se expresa en las urnas. Por algo, Bill Clinton, recurrió a la frase de su asesor electoral James Carville : “es la economía, estúpido…!!” La economía y el bolsillo son grandes protagonistas en los procesos electorales de los países democráticos y pensamos que, en el Uruguay, lo van a ir siendo, con mayor fuerza, en el futuro próximo.

Cuando la situación financiera de una empresa se vuelve complicada, lo primero que se debe hacer es reducir los gastos. Por eso creemos que es prioritario, para el Estado uruguayo, antes que aumentar los impuestos, el acotar el costo de su funcionamiento y evitar que se dilapiden los fondos públicos como se hizo en estos diez años de bonanza.

Es imprescindible, terminar con la empleomanía y los cargos de confianza, con los viajes innecesarios, con subsidiar, a través del FONDES, proyectos inviables, con las pésimas gestiones de personas que no estaban capacitadas para desempeñarlas, en casos como PLUNA y ANCAP, en gastar en la Comisión del Puerto de Aguas Profundas más U$S 6 millones de dólares inútilmente, en el gasoducto, en el ANTEL Arena, etc. Si se procede con austeridad, sin atacar la capacidad de consumo de los ciudadanos, vamos a superar más fácilmente esta coyuntura desfavorable. De lo contrario, lamentablemente, es posible que la misma se agudice.

Edison González Lapeyre

Autor: Edison González Lapeyre

• Catedrático de Derecho Internacional Privado, Derecho Internacional Público y Derecho Diplomático en la UDELAR • Profesor de Derecho Internacional Marítimo de la Academia de Derecho Internacional de La Haya. • Asesor Letrado, Director del Instituto Artigas del Servicio Exterior, Director de Asuntos Culturales, Director de la Consultoría Jurídico - Diplomática • Embajador ante los gobiernos de República Dominicana, Barbados, Haití y Granada y representante Permanente ante la OEA. • Negociador en el Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo, el Estatuto del Río Uruguay, el Tratado para el desarrollo de la Cuenca Hidrográfica del Río Cuareim y el Acuerdo de Extradición y Cooperación Judicial con EEUU. • Integró el equipo legal del Uruguay en el juicio ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya en una primera etapa. • Autor de más de 150 publicaciones de su especialidad.

  • Alfredo Barran

    La verdad que no es la primer vez que Vazquez miente antes de una eleccion. En su primera presentacion de candidato a la Presidencia prometio la rebaja del IVA en un 2% lo que no se cumplio hasta antes de la ultima eleccion, una forma demagogica de ganar votos, Luego antes de esta eleccion dijo que no se iban a aumentar los impuestos ya que la economia asi lo permitia, pero pocas horas despues dijo que la situacion economica no era como se la habian (y eso que era el mismo equipo economico del nefasto charlatan de Mujica) Y ahora tambien sale el nefasto e inutil de Sendic a criticar a quienes criticaron este aumento de impuestos diciendo una serie de estupideces propias de quien no esta capacitado ni para tener un titulo de licenciado (otra mentira de los gobernantes del FA)