Viernes, 5 de junio de 2015

MENU

Margarita Xirgu: “Rigurosa, visionaria y apasionada”

Foto: Margarita Musto, Directora General de la Comedia Nacional en la presentación sobre un estudio de la actriz española Margarita Xirgu. EFE

Foto: Margarita Musto, Directora General de la Comedia Nacional en la presentación sobre un estudio de la actriz española Margarita Xirgu. EFE

Así defineron a la actriz española (1888-1969) que se exilió en nuestro país durante el franquismo y que revitalizó la escena teatral, unos investigadores que han recopilado miles de archivos en un catálogo digital presentado en el día de ayer.

“Nos parecía que su figura había dejado una marca importante en todos los países que había atravesado”, dijo sobre este trabajo documental Gonzalo Vicci, codirector del archivo digital que se dio a conocer en Montevideo y que aglutina unos 3.000 documentos sobre su impronta en el teatro de Argentina, Chile, Cuba, Uruguay y Paraguay.

En 1947, en plena dictadura española (1939-1975), la actriz catalana decidió asentarse en Montevideo y alejarse del régimen de Franco.

Su decisión de exiliarse en Uruguay se produjo tras sufrir durante una gira en Argentina la censura del Gobierno de Juan Domingo Perón después del estreno de “El malentendido” de Albert Camus en Buenos Aires.

Esta situación fue aprovechada por el encargado del área de cultura en Montevideo en aquel momento, Gustavo Zabala, quien, con intención de revitalizar la escena teatral uruguaya, envió a un productor para convencerla de que dirigiese una obra de una nueva compañía en Uruguay.

Este fue el comienzo de la aventura de una artista que se granjeó una sólida reputación en nuestro país, donde en 1948 ya dirigía la Escuela Municipal de Arte Dramático de Montevideo y donde se convertiría en la primera directora de la Comedia Nacional uruguaya en 1950.

“Fundó en Uruguay una forma de actuar en el escenario, una forma de interpretar los clásicos españoles, de trabajar en los teatros a la italiana (…) y la impronta de la formación de los actores. Los que se formaron con ella tienen un sello”, destacó Vicci sobre las influencias de la actriz que siguen vigentes en el teatro uruguayo.

Otro de los grandes aportes de Xirgu fue el de hacer llegar al público uruguayo la grandeza del repertorio del Teatro Clásico Español al representar obras de autores como las de su buen amigo Federico García Lorca o como las de Benito Pérez Galdós.

Además, según explicó Vicci, la reputación de la artista española la llevó a las mesas de las comisiones de cultura de Montevideo en las cuales se decidía el devenir del teatro en la ciudad.

Entre 1957 y 1958 Xirgu decidió retirarse de los escenarios y se trasladó junto a otros exiliados catalanes a la localidad de Punta Ballena, en el departamento de Maldonado, donde redujo el ritmo de trabajo y donde residió hasta su muerte, el 24 de abril de 1969.

A pesar de haber vivido muchos años en Uruguay, sus restos mortales llegaron a la provincia española de Barcelona en 1988, ya que en sus últimas voluntades expresó el deseo de ser enterrada junto a su marido en el cementerio de Molins de Rei, su pueblo natal.

Según explicó Vicci, la búsqueda de la documentación para elaborar este catálogo digital se nutre de archivos propios del Teatro Solís, así como de otros acervos públicos de países de la región.

En él se recogen cerca de 3.000 archivos que abarcan fotos, cartas personales, vídeos y hasta entrevistas con algunos descendientes de la artista y se espera que pueda estar disponible al público a través de internet el año que viene.

En este catálogo digital colaboraron los Ministerios de Cultura de Uruguay y España, el cual participó a través del programa de Apoyo al Desarrollo de los Archivos Iberoamericanos (ADAI).

La presentación del archivo, dirigido por la directora del Teatro Solís, Daniela Bouret, contó con la presencia de Estela Medina, una actriz que tiene el “sello” de calidad de Xirgu al pertenecer a la primera generación de actores formados por la artista catalana.

Paralelamente a la presentación del archivo, Medina fue homenajeada por el Teatro Solís al ponerle su nombre a la sala de exposiciones del recinto.

La actriz uruguaya destacó “el rigor” con el que Xirgu daba las clases a sus alumnos y aseguró que esa influencia se la “transmitió tan fuertemente” que todavía le dura hasta hoy.

En este sentido, el codirector de este archivo digital resumió en una frase la idiosincrasia y la pasión de Xirgu: “Podía llegar tarde a un entierro pero jamás a un ensayo”.

 

 

Fuente: EFE

El Telescopio

Autor: El Telescopio