Lunes, 5 de diciembre de 2016

MENU

Más y mejor Mercosur (sin Venezuela)

La decisión de los cuatro países fundadores del Mercosur de excluir, finalmente, a Venezuela del acuerdo puede ser una buena oportunidad.
Una oportunidad, en primer lugar, de hacer volver al Mercosur a sus orígenes, es decir, que vuelva a ser un acuerdo con fines comerciales y no políticos.
Así fue pensado originalmente pero fue desvirtuado cuando los denominados gobiernos “progresistas“ lo convirtieron en un club de amigos ideológicos.
Los Kirchner, Lula, Dilma, Mújica, Chaves y Maduro lo convirtieron en eso ante la pasividad de Tabaré Vázquez y Lugo y la tenaz oposición del Senado paraguayo.
La indigna resolución que suspendió al Paraguay para de esa forma hacer ingresar a Venezuela haciendo prevalecer lo político sobre lo jurídico como reconociera el entonces presidente Mújica fue la culminación de ese derrotero equivocado.
Las aguas comenzaron a volver a su cauce cuando gobiernos respetuosos de lo jurídico sustituyeron a los partidarios del club de amigos ideológicos.
Basándose en las normas jurídicas desde Argentina el gobierno del Ing. Macri ha solicitado la aplicación de la cláusula democrática.
Como es necesario el consenso y algunos países, entre ellos el Uruguay, no están de acuerdo no se ha podido aplicar esa cláusula que a todas luces aparece como incumplida por el gobierno del Sr. Maduro.
Desconocimiento de procedimientos constitucionales, prisión de opositores políticos y la condena de la propia Organización de Estados Americanos así lo imponían.
Al fracasar la pretensión de aplicar la cláusula democrática se encontró otra vía jurídica para lograr la exclusión de Venezuela: su incumplimiento de aprobar e internalizar una gran cantidad de normas.
Cumpliendo con ellas se otorgó a dicho país un plazo para que cumpla con sus obligaciones y al no hacerlo se le excluyó del Mercosur.
El Sr. Maduro y su canciller criticaron esta decisión calificándola de “golpe de estado dentro del Mercosur“
Ello no ayudará a su futuro relacionamiento con los países del Mercosur.
También solicitó una reunión con el Presidente Vázquez, el único gobernante del mismo signo ideológico que él.
Este ha sido claro en su voluntad de recibirle pero analizar el asunto en estrictos términos jurídicos y no políticos.
Hace bien nuestro Presidente en marcar que el análisis debe ser jurídico.
La política internacional no debe manejarse como un club de amigos ideológicos sino mediante el estricto apego a las normas.
Ello redundará sin dudas en más y mejor Mercosur.
Aunque Venezuela quede fuera de él.

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio