Sábado, 24 de junio de 2017

MENU

Medidas coincidentes, preocupaciones compartidas…

El periódico Clarín, de la Ciudad de Buenos Aires, publicó el pasado 19 de junio, un artículo sobre los cambios que comenzarían a aplicarse el próximo año en la Secundaria.

Esto obedece a la preocupación de las autoridades ante los magros resultados educativos en las Pruebas Aprender a lo que se suma las altas tasas de repitencia y deserción del sistema educativo.

En nuestro país esas preocupaciones son también compartidas.

En ambos países, a pesar del aumento del presupuesto, no se ha logrado revertir los bajos niveles de egreso oportuno que se relaciona con la repitencia y la baja asistencia.

En Argentina, el 34,7% de los alumnos del Ciclo Básico, tienen mayor edad que la teórica para su año de estudio.

Y el abandono se sitúa en un 10% lo que corresponde a unos 390.000 alumnos.

El Informe sobre el Estado de la Educación en Uruguay, 2015-2016 elaborado por el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Inned) señala que en Educación Media el egreso en las últimas tres décadas se mantiene” lento”.

En 2015 sólo el 71 % de los jóvenes de 22 años, pertenecientes al quintil 5 de la población (20% más pudientes), habían egresado de la educación media.

En el quintil 1 (20% más desfavorecido), el porcentaje apenas alcanza el 15%.

El bajo egreso oportuno, tiene que ver también con los índices de repetición.

El Monitor Educativo de Educación Media, señala que en 2016, 4 de cada 10 alumnos tienen extra edad.

El Instituto de la Juventud, señala en su informe, que 2 de cada 10 jóvenes no estudia ni trabaja.

Frente a estos datos, podemos decir que estamos brindando una educación media que no da respuesta a las motivaciones y necesidades de los alumnos y tampoco a los requerimientos para ingresar al mundo del trabajo

Los jóvenes que cambian el aprendizaje y socialización de las salas de clase y no estudian ni trabajan ¿Qué proyectos de vida tienen? ¿A qué oferta laboral pueden aspirar?

Todo esto interpela no sólo a la educación sino a la sociedad toda para generar espacios de aprendizaje que den respuestas y no se dilaten en el tiempo.

Cuando procedemos a analizar los cambios propuestas, por los Ministros de Educación de Agentina, encontramos coincidencias con las propuestas presentadas por el Partido Colorado, en su programa de Gobierno “Compromiso de Cambio”, por lo cual hemos considerado oportuno establecer un paralelo entre las mismas, ubicando primero las propuestas del Ministerio de Educación de Argentina.

Se reformulará el contenido curricular. Habría menos materias tradicionales y más contenidos aplicados. Las asignaturas deberán garantizar los saberes prioritarios y las capacidades fundamentales y preparar a los jóvenes, “para el desarrollo social, cultura, laboral y productivo”. Crear una nueva propuesta curricular, abandonando la lógica de una educación separada en ciclos fuertemente diferenciados, y a través de menor número de asignaturas asociadas a disciplina específicas, brindando aprendizajes, y competencias esenciales para su desarrollo integral.

Los equipos docentes de cada centro, deberán elaborar un proyecto educativo que le dé sentido a la escuela y motive a los estudiantes.

Fortalecer a los centros educativos, en el marco de Proyectos de Centro, fomentando el empoderamiento de las comunidades educativas.

No habrá más “profesores taxis” que trabajen pocas horas en muchas escuelas. En su lugar los profesores serán designados con cargo y jornada completa en cada centro.

Crear cargos efectivos y radicados en establecimientos docentes para los profesores de educación media, cambiando el actual sistema de elección de horas anual.

Flexibilizar la clásica repitencia, un sistema que demostró no tener éxito y que provoca que los alumnos, especialmente de los sectores más vulnerables, abandonen la asistencia a las escuelas.

Establecer un nuevo régimen de evaluación de los alumnos, sustituyendo la clásica repitencia, por un acompañamiento y seguimiento de los alumnos durante su trayecto educativo básico.

Se harán capacitaciones docentes por parte del Instituto de Formación Docente y se desarrollarán materiales para los profesores y directivos.

Modificar el Plan y los programas de estudio vigente a la fecha para la formación de maestros y profesores, consolidando una política nacional docente, desde la formación inicial hasta el desempeño profesional, que atienda la evaluación permanente, la jerarquización de la carrera y la formación continua.

Como se puede apreciar, las propuestas de cambio del Partido Colorado fueron realizadas mucho antes, buscando lograr un cambio en la situación educativa.

Algunos de los cuales, ya fueron planteados en los Acuerdos Multipartidarios.

Las propuestas con las que hemos realizado la comparación forman parte de un conjunto exhaustivo, que abarcan el conjunto de niveles de nuestro Sistema Educativo.

Queremos resaltar una en especial y que lamentablemente no se ha podido concretar, entre tantas otras.

Crear la Universidad de la Educación, a efectos de dotar a la formación docente del carácter universitario atendiendo una deuda histórica con los maestros y profesores del país.

En definitiva, mucho por hacer por lo que procedería que en lo que resta del año 2017, se alienten y formulen acuerdos que permitan programar una serie de cambios impostergables, para que efectivamente se concreten el próximo año 2018. En particular, la educación media necesita grandes cambios, transformaciones, y para ello se requiere del esfuerzo comprometido de todos, pero en especial del gobierno que tienen responsabilidades únicas asignadas en forma exclusiva.

Teresita González

Autor: Teresita González

Maestra especializada en la “Educación de niños con problemas originados en el desarrollo del desenvolvimiento psíquico”. Licenciada en Educación en la Universidad Mayor de Chile y cursa Licenciatura en Ciencias Históricas –Opción Investigación- en la UDELAR. Cuenta con posgrado de Perfeccionamiento para Directores. Fue Directora General del Consejo de Educación Inicial y Primaria (2000-2005), Consejera Interina del Consejo de Educación Secundaria (1998), Gerente de Programas Especiales y Experimentales (1996 -2000) e Inspectora Nacional de Educación Especial (1990-1995), entre otras funciones.