Fue el 14 de diciembre de 2012, luego de un partido de básquetbol entre Cordón y Welcome.

Soledad Barrios recibió un disparo cuando se asomó al balcón de su apartamento, ubicado en Gaboto y Paysandú.

Por el crimen, fue privado de libertad un menor de 17 años, hincha de Cordón.

Su padre, Carlos Barrios, demandó al Ministerio del Interior y a la Federación Uruguaya de Basketball por considerarlos responsables del asesinato de su hija.

En su fallo, el juez Gabriel Ohanian afirma que “debe resaltarse especialmente que el partido estuvo precedido de amenazas entre ambas parcialidades en redes sociales. Estas amenazas en Facebook eran de conocimiento de las autoridades del basketball, quienes alertaron al Ministerio del Interior de tal extremo”.

El magistrado absolvió de responsabilidad a la Federación de Basketbal.

El juez Ohanian agregó que “las reales posibilidades de cualquier sistema de seguridad pública de evitar que un individuo dé muerte a otro son verdaderamente escasas. Se descarta entonces que el estado sea automáticamente responsable cada vez que ocurre un hecho delictivo con resultado de muerte. La responsabilidad del Ministerio del Interior  surge por la imprevisión de un desenlace que era por demás previsible”.

“Fueron las negligencias del sistemas de seguridad que propiciaron que (Lucas) Brandon se desplazara libremente de una punta a otra de la ciudad con su arma”, estableció.

Además, señaló que hubo testigos que vieron a Barrios “increpando a varios masculinos” desde el balcón, por lo que la “propia actitud de la víctima coadyuvó con el tan lamentable insuceso”.