Martes, 28 de febrero de 2017

MENU

Ministros atornillados

Eduardo Bonomi asumió el 1ro de Marzo del 2010 como Ministro del Interior, junto a la asunción presidencial de José Mujica. En pocos días se cumplirán siete años de su gestión al frente de dicho Ministerio. Fue convocado a sala para ser interpelado ya una infinidad de veces. Su política de seguridad se mantuvo casi inmutable. En el año 2016, por primera vez, hubo un descenso en los delitos. Después de seis años, un descenso casi insignificante en comparación con su aumento desde que él está a cargo de la seguridad ciudadana.

Pero es realmente la culpa de Bonomi? Es decir, sí, él está al mando. ¿Pero quién es su “jefe”? Lo fue Mujica, ahora lo es Vázquez. La política de seguridad fue y es avalada por ellos. Y aún así lo mantuvieron en el cargo. Respaldaron infinidad de veces su gestión, pese a los resultados adversos. Es, entonces, toda la responsabilidad de Bonomi? Yo creo que no. Quienes lo designaron en el puesto de confianza tienen la mayor cantidad de culpa frente al aumento de la violencia y delitos.

Nos sale, naturalmente, culpar a Bonomi. Pero a veces vemos el árbol y no el bosque. Quienes confían y confiaron en él fueron Mujica y Vázquez. Y para el actual Presidente es muy fácil mantener a Bonomi, ya que actúa como escudo de las críticas. Se salva de ellas, pero su responsabilidad es ineludible. Y no solamente la del mandatario, sino la de todo el Frente Amplio que defiende a capa y espada su mandato, y quienes votaron a dicha fuerza política cuando Tabaré había anunciado en campaña que lo mantendría cumpliendo sus funciones.

Algo similar sucede con Astori. Claro, es el blanco de las críticas ante los ajustes fiscales y los tarifazos. Pero sus decisiones son el reflejo práctico del programa económico que el Frente Amplio ha pregonado. Hoy vemos cómo gravan a quienes ganan más (y no a quienes tienen más), cargan a los comerciantes y productores uruguayos y exoneran a las multinacionales. Hoy vemos cómo, lejos de la famosa “colonización”, se ha extranjerizado la tierra.

Y esto no es culpa únicamente de Astori. Ni lo anterior únicamente culpa de Bonomi. Es parte del proyecto político frentista, del modelo país, que alaba el régimen cubano o la dictadura venezolana.

No es el proyecto país que quiero para nuestro Uruguay.

Valentina Rapela

Autor: Valentina Rapela

Representante Nacional por el departamento de Montevideo, electa en las pasadas elecciones de octubre de 2014. Partido Colorado