Domingo, 24 de septiembre de 2017

MENU

No mientan más

Parece ser una estrategia del Frente Amplio la de negar lo que sucede o afirmar falsedades.

“Niega Sancho y vuelve a negar, que si no tienes razón tendrás razones“ dice la máxima que se adjudica a Cervantes pero no es de él.

Dicen que vieron el título del ex vice presidente. ¡Afirman que es quien más sabe de genética en el país!

Pero no muestran el título que todos sabemos ni existe ni existió.

Prometen que no pondrán más impuestos y ponen más impuestos.

Dicen que están bajando las rapiñas y cada vez hay más.

La lista es larga y poco parece importar si lo que se afirma es verdad o no.

Alcanza con afirmarlo para que los acólitos lo repitan, una y otra vez.

El Lunes pasado en el Senado volvieron a mentir.

Otra vez recurrieron a la falsedad para justificar sus falsedades.

Saben que se equivocaron y que no tenían necesidad de hacer lo que hicieron.

Pero, como el escorpión subido al lomo de la rana de la fábula de Esopo, no se aguantaron.

Discutíamos la ley de Rendición de Cuentas y desde la bancada del Frente Amplio ensayaban una defensa de la política económica de Astori.

Venían bien.

Mencionaban el crecimiento económico, afirmaban que el Uruguay está muy bien y que crece como nunca.

El problema se les planteó cuando tuvieron que justificar los motivos por los que si estamos tan bien aumentan los impuestos por segundo año consecutivo.

Entonces recurrieron a su vieja forma de encarar el debate político: mentir.

Repetir mentiras una y otra vez como si ello las transformara en verdades.

Como gran golpe de efecto se les ocurrió citar el caso de Las Láminas.

De la misma forma, baja y artera, en que lo hicieron en la mitad de la crisis del 2003.

Quisieron señalar como el gran resultado del presunto éxito de su política económica el contraste entre el ayer y el hoy en Las Láminas, en Artigas.

De nuevo no tuvieron problema en jugar con el dolor de la gente.

Con voz meliflua afirmaron que en ese lugar del Uruguay se habían recuperado derechos y esto era la prueba de la efectividad de las políticas económicas del Frente Amplio.

Sabían que estaban jugando al límite y aclararon que no querían mencionar ese caso, pero lo mencionaron.

Volvieron a su peor cara. La del 2003 y 2004.

Cuando parecía que valía todo, incluso jugar con el dolor y el drama de los más necesitados, para ganar una elección.

Hoy saben que están en problemas electorales y recurren a lo mismo.

En aquel entonces mintieron con lo de los niños y el pasto.

Se valieron del dolor para sembrar odio y rencor y juntar votos.

Olvidaron que el Partido Colorado, en el gobierno, había creado el Plan Caif y lo aplicaba en todo el país, justamente para prevenir esas situaciones.

Olvidaron que German Rama había impulsado las Escuelas de Tiempo Completo, con las bandejas escolares, para enfrentar estos problemas.

Escuelas de Tiempo Completo que justamente su partido, el Frente Amplio, había combatido y ahora reconoce su valor.

Cuando surgió la denuncia en aquel entonces, el Presidente Jorge Batlle pidió información urgente.

Desde el Consejo de la Educación se hizo un relevamiento inmediato del funcionamiento de los comedores escolares.

El informe fue contundente: cubría con creces la población más vulnerable: almuerzo y desayuno o merienda según el turno. Además se atendían a los hermanos de los alumnos, aún cuando no asistieran.

Pese a las dificultades económicas y la crisis que nos vino de Argentina, la prioridad fue atender a esa población vulnerable.

El Ministro Alejandro Atchugarry dispuso que si había que reforzar las cantidades por aumento de niños, ello se realizaría con una mera comunicación directa a su Ministerio, sin otro trámite.

Nunca los niños comieron pasto.

La Escuela Pública, de nuevo, fue  la mayor protección de los niños.

Pese a ello algunos mintieron para ganar unos votos.

Como volvieron a hacerlo el Lunes mientras se discutía la Rendición de Cuentas.

Esta vez fue más fácil rebatir sus falsedas.

Tuvieron tanta mala suerte que hace unas semanas la médica que ayer denunciaba habia hecho unas declaraciones a una radio.

Dijo que el hambre volvía a hacerse presente en Las Láminas.

Si.

Pese a los doce años de crecimiento económico que hemos tenido, a los presuntos resultados de la política de Astori, el hambre está presente en Las Láminas.

Cuando les cité las declaraciones de la médica no tuvieron respuesta en Sala.

Quedaron descolocados y callaron.

Al día siguiente publicaron en las redes sociales una carta de la médica criticándome.

En esta afirma que no debía citarla y se despachaba contra la dictadura y todas esas cosas que dicen cuando no tienen argumentos.

Esa carta fue su gran respuesta, La respuesta que no tuvieron cuando debatíamos cara a cara en Sala.

Fueron rápidamente a conseguir la firma de la señora para ello.

Olvidaron algo: las declaraciones denunciando lo que denuncié estaban publicadas en la prensa y no desmentidas.

Hay hambre hoy en Las Láminas.

Doce años de crecimiento económico y no pudieron solucionar el problema.

Es más, lo agravaron.

No lo afirmé yo sino la médica de su Partido.

Olvidaron otra cosa: el informe del Ministerio de Desarrollo Social de hace un año.

Ese que concluye que “el 4,3% de los niños en el Uruguay padecen de insuficiencia alimentaria“.

¿Qué es insuficiencia alimentaria?

Entre otras cosas, hambre.

Doce años de crecimiento económico, sin crisis, y seguimos sin solucionar esto.

En lugar de atender el problema resulta que plantean la discusión sobre lo que pasaba ayer y no lo que sucede hoy.

Presentan la cosmética de la situación sin solucionar el drama de fondo.

Mienten, y vuelven a mentir.

Debieran hacer lo que hizo Alejandro Atchugarry en aquellos duros años, en la mitad de la peor crisis económica del país.

Alejandro dispuso el refuerzo de todas las partidas económicas, sin trámites, para atender esta situación que vuelve a golpearnos como sociedad y como seres humanos.

Debieran solucionar el problema. Tienen recursos para ello.

No volver con el pasto y mentiras.

Pedro Bordaberry

Autor: Pedro Bordaberry

Abogado, Senador, 57 años.

  • Rosario

    Impecable y contundente las palabras de Pedro!!!!! Cuànta mentira y falsedad de parte de este desgobierno del fraudeamplio! Ojalá les caiga la venda a los que todavía lo defienden, mas allá de todos los prendidos a la corrupción que campea!! Y que no son pocos, lamentablemente!

  • alejandro1962

    ¿Y la cena Pedro? ¿Que comian de cena esos chiqulines? ¿Y el desayuno los del turno de la tarde? ¿Pasto?