Lunes, 20 de febrero de 2017

MENU

Pasando la linea de no retorno

En Ciencia Política se enseña que quienes actúan en política nunca deben traspasar del punto de no retorno.

¿Qué es el punto de no retorno?

Es una línea imaginaria que cuando se pasa significa que no se puede cambiar el rumbo que se lleva ni volver atrás.

El ejemplo clásico de esto son esas competencias entre dos conductores que enfrentan sus dos vehículos a gran distancia y aceleran con rumbo de colisión. El desafío es ver cuál de los dos desvía su auto para evitar el choque frontal.

Llega un punto en el que si alguno de los dos desafiantes no desvió su auto chocarán.

Ese es el punto de no retorno.

Nuestro país siempre se caracterizó por el dialogo político, la búsqueda de encuentros y grandes acuerdos.

Quienes nos visitan siempre destacan el hecho de que representantes de todos los partidos se puedan sentar alrededor de una mesa y dialogar.

Quien más debe cuidar esto es el propio Presidente de la República. El es el Presidente de todos los uruguayos por más que la mitad no lo hayan votado.

Sin embargo, desde hace rato que esta jugando al límite del punto de no retorno.

Sus críticas al Senador Larrañaga, incluso impostando la voz para imitarlo y criticándolo cuando le señala sus contradicciones, son una muestra de ello.

Ya tenía antecedentes de esta conducta cuando hablaba de pompas de jabón en relación al Senador Luis Lacalle Pou.

A lo que sumó esta semana que termina, desde el exterior, una crítica a toda la oposición de la que dijo carece de propuestas alternativas.

Al hacer esto el Presidente Vázquez no sólo cierra los caminos de diálogo sino que pasa ese punto de no retorno y deja así de lado lo que fue una tradición de respeto característica de nuestro sistema político.

Un camino de no retorno que es mejor no tomar.

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio